Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura sabe que la Fundación Selgas sacó obras de Asturias pero desconoce cuáles

La Consejera admite en el Parlamento regional que se equivocó al confiar en el presidente de la entidad y “presuponer su honestidad”

La consejera de Cultura, Berta Piñán, ayer, en la Junta General del Principado. | Armando Álvarez

La consejera de Cultura, Berta Piñán, ayer, en la Junta General del Principado. | Armando Álvarez

La Consejera de Cultura, Berta Piñán, reconoció ayer, ante la Junta General del Principado, que se equivocó al delegar su voto en el presidente de la Fundación Selgas-Fagalde, Gregorio Peña, en la junta del patronato de dicha entidad celebrada telemáticamente en noviembre del año pasado y en la que

Ayer, dirigiéndose al portavoz de Foro en la Junta General, Adrián Pumares, que fue quien solicitó su interpelación, la Consejera confesó “compartir” con él la preocupación por lo que está ocurriendo con la Fundación Selgas-Fagalde. Berta Piñán puso de manifiesto que la entidad “gestiona uno de los principales espacios de arquitectura residencial, del siglo XIX, que hay en Asturias”, con su palacete, varias edificaciones adyacentes y “un jardín histórico excepcional”, todo en el Pito, en Cudillero, conformando “un sitio histórico de gran interés cultural”. El jardín, explicó, forma parte del Inventario de Patrimonio Cultural de Asturias desde 2016, con la categoría de “jardín histórico” y el edificio principal, la Quinta, se incorporó a ese registro, que le confiere cierto nivel de protección, en 2018.

“Uno de los valores fundamentales de la conocida como la Quinta Selgas es la colección artística que guarda, relacionada íntimamente con la labor de patrocinio y coleccionismo patrimonial hecho por la familia Selgas a lo largo de los años”, señaló la Consejera. “Una colección”, agregó, “que no está expresamente protegida hasta la fecha”. En la Consejería de Cultura, indicó, “no consta ni la lista de obras integrantes ni información precisa de su estado de mantenimiento ni su emplazamiento”. En enero, cuando supo de la intención de la Fundación de vender sus obras, indicó Piñán, la Dirección General de Cultura inició “un proceso de valoración de la colección” y requirió información y el inventario de la colección, con datos sobre el emplazamiento y el estado de conservación de cada obra, al presidente de la Fundación Selgas-Fagalde, para determinar el tipo de protección a aplicar más adecuado.

Peña, según la Consejera, no ha aportado la información que le ha requerido el Principado, alegando que “las piezas que configuran el inventario de la Fundación no se corresponden con una colección ordenada, y si con los cuadros y obras de arte que los fundadores de la entidad tenían en varios inmuebles en Madrid y Játiva”.

Los bienes muebles, explicó la Consejera, pueden declararse bienes de interés cultural dentro de un conjunto, pero los elementos unitarios que lo componen se tienen que catalogar especificando todos los datos necesarios para su reconocimiento individual.

La propiedad niega el vínculo con Asturias


La consejera de Cultura, Berta Piñán, refirió ayer que el presidente de la Fundación Selgas-Fagalde, Gregorio Peña, fundamenta su negativa a entregar el inventario de la colección de arte en que, de todas las piezas que la componen, solo una, el altar del Rey Silo, fue comprada en Asturias. El resto, dice, no tiene vinculación con la región ni “refiere ningún hecho que tenga que ver con la historia y la cultura de Asturias”. Los hermanos Selgas, argumenta Peña, según contó Piñán, adquirieron la colección fuera de Asturias y no tenían residencia en el Principado cuando lo hicieron.

“Los servicios jurídicos del Principado están valorando la situación desde un convencimiento previo de que la colección Selgas-Fagalde sí tiene una relación íntima con Asturias y su historia, dada la relación indiscutible que tuvieron con nuestra comunidad y nuestro patrimonio cultural”, declaró la Consejera, y añadió que están sopesando qué acciones tomar si el presidente de la Fundación persiste sigue negándose a dar el inventario. El palacio del Pito, subrayó Piñán, se proyectó en 1883 como “un auténtico contenedor de obras de arte compradas expresamente para él”, lo que vincula la colección directamente con Asturias.

Piñán: “El BIC no quita que se vendan los bienes pero sí que salgan de España”

La Consejera de Cultura, Berta Piñán justificó su ausencia de la reunión del patronato que aprobó la venta de las dos obras de la Fundación Selgas-Fagalde, el 16 de noviembre de 2020, por la urgencia de una reunión a la que fueron convocados los miembros del Gobierno asturiano para la gestión del covid, en “uno de los momentos más crudos y duros de la pandemia”. Piñán aseguró ayer que una vez tuvo noticia de lo acordado manifestó su desacuerdo al presidente de la Fundación, Gregorio Peña, telefónicamente y por escrito.

Piñán defendió su actuación. “Como patrona hice tal y como tenía que hacer, por responsabilidad y cumplimiento de los deberes de diligencia y lealtad. Hice las consultas y manifestaciones oportunas al presidente de la Fundación, y por escrito”, indicó. Como Consejera del Gobierno asturiano, añadió, hizo “lo propio, adoptando las acciones necesarias para, según nuestra ley de Patrimonio, estudiar la posible declaración de esta colección como Bien de Interés Cultural, protección que no quita que se vendan los bienes pero sí su salida de España o su enajenamiento sin comunicarlo antes al Gobierno de Asturias, que puede así ejercitar su derecho de tanteo o retracto”. “No es una situación deseable, pero la Consejería de Cultura ha estudiado los pasos que había que seguir para proteger en todo momento el patrimonio artístico de la Fundación Selgas”, se reafirmó.

Adrián Pumares, el portavoz de Foro, que fue quien pidió la interpelación de la titular regional de Cultura, la instó a “iniciar los trámites para declarar Bien de Interés Cultural la Quinta, la iglesia y todo el contenido de la colección artística”. “Ya hemos perdido un cuadro de Goya y no se sabe en qué situación está un cuadro del Greco”, advirtió el diputado.

El portavoz de Foro en la Junta General del Principado se preguntó si los patronos públicos de la Fundación (Consejería de Cultura, Ayuntamiento de Cudillero, Universidad y Arzobispado de Oviedo) conocen los estatutos y saben que se están incumpliendo flagrantemente con la dispersión y la venta de sus fondos. “El Gobierno del Principado de Asturias no puede permanecer ni un minuto más como convidado de piedra”, declaró.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Si tienes dudas de cómo suscribirte pincha aquí

Si tienes dudas de cómo suscribirte pincha aquí

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 985 279 722.

Compartir el artículo

stats