DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cambios en Laboral se deben a “cuestiones organizativas”, dice Cultura

Alicia Ventura y Jaime Sordo, los dos patronos privados del centro, ligan su salida a la marcha de las dos directoras: “Su gestión fue transparente”

Laboral Centro de Arte

Laboral Centro de Arte

“Con el fin de equipararlo a otros equipamientos similares de Asturias, se redimensionará la organización”. Así explicaron ayer fuentes del Principado el giro radical que la Consejería de Cultura le ha dado a Laboral Centro de Arte y que ha provocado la dimisión de Alicia Ventura, de Gestión Arte y Ventura, y de Jaime Sordo, de colección Los Bragales, los dos patronos privados de la Fundación Laboral, el ente que regula el equipamiento, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA. Tanto Ventura como Sordo vinculan su adiós a la decisión de no renovar a la gerente, Lucía García, ni a la directora de actividades, Karin Ohlenschläger. “Su gestión fue limpia y transparente”, apuntó Ventura. “Para trabajar en arte tecnólogo hay que ser pacientes y los políticos no saben serlo puesto que dependen de resultados y del voto”, criticó Sordo.

La última semana de Laboral Centro de Arte ha sido movida. En apenas cuestión de días, se decidió ceder una de las mayores naves del centro al clúster audiovisual para que la emplee como plató de cine y televisión. Casi a la vez, se acordó no renovar los contratos ni de García ni de Ohlenschläger, que finalizan a finales de mayo. En el Principado lo achacan a cuestiones “organizativas” para equipararlo a “otros equipamientos semejantes de Asturias”. Sus dos cargos se fusionarán en uno y hasta entonces será el Gobierno regional el que pilote la transición. Habrá un concurso público y competitivo para ver quien asume la batuta de Laboral. El nuevo director deberá “tener en cuenta los fines y circunstancias actuales del centro”, remataron.

Fue hace dos días cuando se produjo una reunión extraordinaria y telemática de la Fundación La Laboral, convocado de urgencia después de que LA NUEVA ESPAÑA desvelara la marcha forzosa de ambas directivas. “Nos enteramos por la prensa”, afeó Alicia Ventura, que resalta que esa decisión debió haberse tomado en el seno de la Fundación. La mujer vincula su salida de la entidad precisamente por la marcha de García y de Ohlenschläger. “Espero que nuestra dimisión sirva para que se reflexione. Me despedí diciendo que ojalá esto sirva para recapacitar”, apuntó.

Por su parte, Jaime Sordo señaló que su marcha se debe a la anulación de la beca LABJovenBragales, aunque también se debe a una cuestión personal. “De forma injusta no se renueva el contrato al equipo actual. Laboral funciona como un pollo sin cabeza”, explicó. Se cancela el contrato de dos personas que tienen un coste anual de 110.000 euros y el nuevo director va a cobrar 60.000 con lo que el ahorro es de 50.000 euros. Ese es el argumento y es una decisión increíble. Supongo, no lo sé, haya algo más”, afirmó

Laboral Centro de Arte acordó hace pocos días ceder una de sus mayores naves al Clúster de la Industria Creativa Cultural y Audiovisual (ACICCA) para que la emplee como plató. Ventura rehusó valorar el tema, pero Sordo sí profundizó en él. “No lo contemplan los estatutos de la Fundación. Se trata de agradar políticamente a un colectivo que poco tiene que ver con el Arte de las Nuevas Tecnologías, el arte digital y la inteligencia artificial. Es un compromiso político. Estamos con el mismo problema de siempre”, lamentó.

Ventura recordó las bondades de Laboral Centro de Arte. “Es un proyecto pionero y muy importante a nivel europeo. Tiene ocho proyectos europeos y a 74 trabajadores asturianos. No es un centro de masas, es especializado. No sé lo que será con el nuevo director. Había dos grandes profesionales y es una pena que no estén. Ahora vendrá otro y espero que también lo haga bien, pero no es fácil”, indicó Alicia Ventura.

Por su parte, Sordo se mostró muy de acuerdo con lo que expresó la alcaldesa de Gijón, la socialista Ana González, que afirmó que “ahora mismo no sabemos qué es Laboral”. “Como patrono, tampoco sé lo que es. Está sin rumbo”, postuló. Preguntado por la gestión actual del Principado, Sordo también fue crítico. “He visto que miran poco para dentro y vienen con propuestas paracaidistas ajenas a Laboral”, zanjó.

Ayer también volvió a expresarse la primera edil gijonesa. Recordó que el diálogo con el Principado “siempre lo ha habido, lo hay y lo habrá”. Eso sí, expresó un punto de vista que parece no casar con la estrategia que tienen el Gobierno regional. “No puede equipararse a otros centros de arte o salas de exposiciones”, dijo. “A nadie se nos esconde que hay dificultades. Quizás haya que cambiar planteamientos para salvarlas”, finalizó.

El diputado y portavoz de Foro en la Junta, Pedro Leal, criticó ayer la situación de Laboral Centro de Arte. “Hasta la alcaldesa socialista de Gijón critica la deriva del centro. A Piñán la cultura, el patrimonio y la música asturiana le importan un rábano porque solo lo ve como vacas a catar para beneficiar a su entorno asturianista”, dijo. La asociación Amigos de Laboral reclamó a la Consejería de Cultura “más transparencia y concreción” en la toma de decisiones.

Compartir el artículo

stats