Un nuevo rumbo para el descenso de Laboral

Los Amigos de Dionisio de la Huerta proponen un museo del piragüismo en una de las naves vacías del centro artístico

Laboral Centro de Arte. | J. P.

Laboral Centro de Arte. | J. P. / P. PALOMO/ S. F. L.

P. PALOMO/ S. F. L.

Con la marcha de sus dos principales gestoras y en pleno debate sobre cuál debería ser su futuro, Laboral Centro de Arte empieza a buscar su sitio en el panorama cultural y artístico de la región con, de momento, más propuestas que soluciones. La cesión de una de las naves del complejo al Clúster de la Industria Creativa Cultural y Audiovisual (ACICCA) para habilitar mil metros cuadrados en un gran plató de cine y televisión, una operación adelantada por LA NUEVA ESPAÑA, es el paso adelante más claro en la reactivación del espacio. Mientras tanto, otros colectivos intentan incorporarse ahora al plan de usos del centro. El último, la Asociación de Amigos de Dionisio de la Huerta, cuyo responsable, Alberto Estrada, ha propuesto utilizar alguna de las naves con poco uso como espacio expositivo relacionado con la cultura deportiva, aunque la idea no parece viable a ojos del Principado.

El complejo gijonés ya había modificado parcialmente sus estatutos para asumir la temática de protección patrimonial, lo que le permite acceder a financiaciones ligadas al Xacobeo. Después, este diario dio a conocer la cesión de la nave Mediateca Extendida, una de las mayores del complejo. Tiene 1.036 metros cuadrados y aforo para 518 personas, así como acceso directo desde el exterior. Está cedido a ACICCA, que llevaba tiempo reivindicando la necesidad de contar con un plató público en la región para impulsar el trabajo de productoras. Al mismo tiempo, se dio a conocer el rechazo a que Lucía García y Karin Ohlenschläger, gerente y directora artística respectivamente, sigan al frente del complejo.

Estrada explica que hace dos meses trasladó al Principado su propuesta de utilizar alguno de los locales en desuso para impulsar un plan expositivo variado en el que se incluiría, por ejemplo, una comparativa entre una piragua de la época de De la Huerta, cuando pesaban 150 kilos, a una actual, que suele rondar los 30. “Es una forma de ver el avance de las nuevas tecnologías y pensábamos que podría encajar en Laboral Centro de Arte. Pedimos una parte de almacén y otra como exposición, porque tenemos muchas ideas”, razona el responsable de la asociación, que llegó a reunirse con Pablo León, director general de Cultura y Patrimonio.

Desde el Principado no se han pronunciado aún, aunque la agrupación piragüista considera que la región adolece de un espacio propio para repasar y promocionar la historia del deporte en Asturias. La propuesta sigue bajo debate y no han recibido todavía luz verde por parte de las administraciones, con las que han debatido también poder ocupar un local en La Morgal para almacenar su fondo museístico.

La agrupación tiene en su posesión donaciones de figuras tan importantes como Pedro Pablo Alvargonzález, Janel Cuesta y Agustín Antuña, y su última donación fue a manos de la familia del reputado Chus Valgrande. La asociación lleva años reivindicando gozar de un espacio expositivo propio en el que poder dar a conocer todo este material, pero también gozar de algún tipo de local público que se pueda usar como simple almacén, ya que sus instalaciones no les permiten resguardar todos los objetos históricos en condiciones de seguridad. Entienden sus responsables que, si se diseña un buen plan expositivo, su proyecto podría entrar dentro de la temática que ampara Laboral Centro de Arte si el patronato aprueba la medida y recoge esta temática cultural-deportiva en sus estatutos.