DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El último viaje de Joaquim

La Fundación Ambulancia del Deseo, con sede en Oviedo, traslada a un caboverdiano de Burela a Lisboa para que pueda morir en su país

De Asturias a Cabo Verde: El emotivo viaje de la ambulancia del deseo para hacer realidad el sueño de Joaquim

Pasar sus últimos días de vida en Cabo Verde. Ese era el deseo de Joaquim Pereira Almeida, un caboverdiano afincado en Burela (Lugo), enfermo terminal aquejado de varias patologías y con graves problemas de movilidad. Su familia tenía los recursos justos para costear el billete de avión, pero no para pagar su traslado hasta el aeropuerto de Lisboa (Portugal), donde tenía que coger el avión que le llevase a cumplir esa última voluntad. El pasado sábado, la Fundación Ambulancia del Deseo, con sede en Asturias y que atiende las voluntades de enfermos graves y terminales, hizo ese sueño realidad al recorrer con él los más de 700 kilómetros que separan su patria adoptiva del aeródromo lisboeta. Hoy, Pereira disfruta de su familia y su tierra.

Llegada a Burela (Lugo). Juan González y Benjamín Thorgoot preparan a Pereira para bajarlo a la calle.

Llegada a Burela (Lugo). Juan González y Benjamín Thorgoot preparan a Pereira para bajarlo a la calle.

Todo comenzó el pasado jueves, 6 de mayo, cuando una trabajadora social del Ayuntamiento de Burela contactó con la Fundación Ambulancia del Deseo para explicar la historia de Pereira. La dirección de la entidad, con sede central en Murcia, estudió el caso. Y tras corroborar que, efectivamente, Pereira no disponía de los recursos propios para afrontar el viaje y que hacer el trayecto era viable, enviaron todos sus datos a su delegación en el norte de España, abierta el pasado octubre en Asturias gracias a la colaboración de Transinsa.

Último adiós. La familia del caboverdiano, entre ellos su bisnieta de unos días, se despide de él en la calle.

Último adiós. La familia del caboverdiano, entre ellos su bisnieta de unos días, se despide de él en la calle.

“La primera persona con la que contactamos fue con su hija. Estaba emocionadísima, porque veían imposible poder hacer este viaje y nosotros les dábamos la oportunidad de lograrlo”, recuerda Juan González Camblor, enfermero y director de la base de la Fundación en la región, que acompañó a Pereira en el que fue el primer viaje de Ambulancia del Deseo asturiana. Con ella acordaron fechas y horarios para un trayecto que se materializó el pasado sábado. En torno a las 9 de la mañana, González y el técnico de emergencias –también voluntario– Benjamín Thorgoot salieron de Asturias rumbo a Burela en ambulancia. Allí les esperaban, una hora después, Pereira y su familia. “Estaban todos para darle su último adiós. Hay que tener en cuenta que no lo iban a ver más. Era un viaje sin retorno. Fue muy bonito”, asegura González, para quien uno de los momentos más emotivos fue el adiós a su bisnieta, nacida unos días antes.

En Burela comenzaron otras 15 horas de ambulancia hasta Lisboa. Además de por los técnicos, Pereira estuvo acompañado por su hija María Fernanda. “Nos agradecía todo el rato lo que hicimos. Para ellos era muy importante que su padre pudiese cumplir el deseo de pasar sus últimos días en Cabo Verde. Pensaban que no iban a poder hacerlo”, explica González.

Llegada a Lisboa. González, Thorgoot, María Fernanda y Joaquim Pereira, en el aeropuerto, antes de embarcar.

Llegada a Lisboa. González, Thorgoot, María Fernanda y Joaquim Pereira, en el aeropuerto, antes de embarcar.

Pese a que apenas puede moverse y no habla, Pereira también trato de agradecerles el favor a su llegada al aeropuerto lisboeta. “Ver cómo nos miraba ese señor, cómo intentaba incorporarse para darnos la mano, cómo levantaba el brazo en señal de alegría... Eso lo paga absolutamente todo”, afirma sin dudar González del que fue su último adiós a Pereira.

El sanitario asegura que mantiene contacto con la hija de Pereira vía Whatsapp. “Sabemos que han llegado bien y que están allí con su familia”, relata González, que incluso ha recibido alguna foto en la que se puede ver al caboverdiano disfrutando de su país natal.

Destino Cabo Verde. Pereira, ya en Cabo Verde, disfruta de su familia y de la tierra que le vio nacer.

Destino Cabo Verde. Pereira, ya en Cabo Verde, disfruta de su familia y de la tierra que le vio nacer.

Transinsa y la Fundación Ambulancia del Deseo firmaron un convenio de apertura de sede en Asturias el pasado octubre. Se trata de la primera base fuera de la Región de Murcia de la entidad y tiene como domicilio la sede de Transinsa, en el polígono Espíritu Santo. Desde allí atenderán los servicios de la Fundación en la zona norte de España.

“La principal finalidad de esta unión es poder llegar a cumplir los sueños de un mayor número de personas, aumentando así la red internacional de Ambulancias del Deseo, que ya se reparten por más de 15 países en todo el mundo”, destacan desde Transinsa.

El convenio de apertura se firmó hace poco más de medio año, pero Transinsa ya había colaborado anteriormente con la Fundación Ambulancia del Deseo. Fue en noviembre de 2018, cuando ayudaron a Julio, un quirosano afincado en Oviedo de 96 años, a cumplir su sueño de volver a Tene, su pueblo natal.

Fundación Ambulancia del Deseo ayuda a trasladar a enfermos muy graves o en fase terminal y con pocos recursos económicos para que cumplan algunos de sus sueños. El de Joaquim Pereira solo es el último.

Compartir el artículo

stats