Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fundación Selgas niega que las obras de arte de la familia conformen una colección

La consejera de Cultura asume que “no hizo bien” al no ir al patronato que aprobó la venta de dos cuadros y dar carta blanca a su presidente

“Aníbal vencedor”, de Goya.

“Aníbal vencedor”, de Goya.

La consejera de Cultura del Principado, Berta Piñán, dio cuenta ayer en la Comisión de Cultura de la Junta General del Principado de los tiras y aflojas que ha mantenido durante los últimos meses con el presidente de la Fundación Selgas-Fagalde, el abogado Gregorio Varona, a cuenta de la venta de dos de las obras maestras de su colección de arte, el “Aníbal vencedor” de Goya, ahora propiedad del Museo del Prado, y la Inmaculada Concepción del Greco, que se intentó vender al Museo de Bellas Artes de Budapest y cuyo destino resulta ahora incierto. La Consejera y el director General de Cultura, Pablo León, explicaron a los diputados asturianos cómo por dos veces habían requerido al presidente de la Fundación el inventario de la colección y las dos se negó a entregársela y que, por negar, también negó que las obras de arte reunidas y preservadas por la familia Selgas durante décadas en el palacio de El Pito (Cudillero) conformen una colección y que estén vinculadas a Asturias.

La Inmaculada Concepción, del Greco. El cuadro fue adquirido en 1890 por Ezequiel Selgas, desapareció en la Guerra Civil y reapareció en Estados Unidos en 1971. Carmen y Manuela Fagalde lo recuperaron tras un largo y oneroso proceso judicial y lo expusieron en la biblioteca de la Quinta de El Pito. La última vez que fue visto, durante un reportaje emitido por TVE, colgaba en la galería Caylus de Madrid. El patronato de la Fundación Selgas facultó a su presidente a vender cualquier obra en 2017. El Ministerio de Cultura declaró en diciembre de 2020 la inexportabilidad de la Inmaculada, que se planeaba vender al Museo de Bellas Artes de Budapest por  7 millones de euros.

La Inmaculada Concepción, del Greco. El cuadro fue adquirido en 1890 por Ezequiel Selgas, desapareció en la Guerra Civil y reapareció en Estados Unidos en 1971. Carmen y Manuela Fagalde lo recuperaron tras un largo y oneroso proceso judicial y lo expusieron en la biblioteca de la Quinta de El Pito. La última vez que fue visto, durante un reportaje emitido por TVE, colgaba en la galería Caylus de Madrid. El patronato de la Fundación Selgas facultó a su presidente a vender cualquier obra en 2017. El Ministerio de Cultura declaró en diciembre de 2020 la inexportabilidad de la Inmaculada, que se planeaba vender al Museo de Bellas Artes de Budapest por 7 millones de euros.

Lo que la Consejera no llegó a aclarar ayer, pese a la insistencia de los diputados de la oposición, es su papel en este enrevesado episodio y por qué, habiéndole sido notificado el orden del día de la reunión en la que se aprobó la salida al mercado de los dos cuadros, el Goya y el Greco, no asistió y delegó incondicionalmente el voto al presidente de la Fundación.

La Consejera se excusó con que las decisiones que afectaban a ambos cuadros se tomaron “por unanimidad” y dejó al director de Cultura la parte más técnica de su argumentación. Fue él quien aludió a cómo estos últimos meses, tras la venta del Goya a los Amigos del Prado, se han dedicado a reunir documentación que avale que el conjunto de obras, cuadros, esculturas y piezas decorativas, reunidas por los Selgas constituye una colección y que además existe un estrecho vínculo a Asturias. También fue él quien informó del inicio de los trámites para declararla, con la Quinta de El Pito, sus jardines y otros edificios adyacentes, Bien de Interés Cultural (BIC), lo que lleva implícita la prohibición de que ese patrimonio salga fuera de España y la obligación, en caso de venta, de informar a la Administración regional, que puede ejercer su derecho de tanteo y retracto.

En el turno de preguntas, frente al cuestionamiento de los diputados y a las acusaciones de “dejación de funciones”, la Consejera se quedó sin respuestas. “Asumo que no hice bien, y lo he asumido más veces”, admitió. “Delegué mi presencia en la junta del patronato porque no fui consciente de que fuera a votarse nada”, reconoció. Piñán respondió con una negativa a la petición que se le hizo de entregar el orden del día de aquella reunión, en la que se aprobó la venta de los cuadros, pese a la insistencia de Luis Armando Fernández, de Ciudadanos: “Considero que es innecesario”, le contestó, y él concluyó que, por la forma en la que había delegado su voto, lo acordado en aquella junta debería ser declarada nula. “No asistió y delegó su voto sin saber para qué”, afeó la conducta a la Consejera el representante de Ciudadanos, que ha anunciado que, si Piñán no presenta el orden del día que le exige, pedirá su dimisión.

“Aníbal vencedor”, de Goya. Es el primer cuadro documentado de Goya, datado en 1771. Se exponía en depósito en el Prado. Fue vendido por 3,3 millones de euros a la Asociación de Amigos del Museo, que el pasado mes de abril lo donó a la pinacoteca nacional.

“Aníbal vencedor”, de Goya. Es el primer cuadro documentado de Goya, datado en 1771. Se exponía en depósito en el Prado. Fue vendido por 3,3 millones de euros a la Asociación de Amigos del Museo, que el pasado mes de abril lo donó a la pinacoteca nacional.

La actitud del Alcalde socialista de Cudillero

“Esta es la historia de una negligencia colectiva, compartida y consentida”, sentenció Ricardo Menéndez Salmón, de Somos, que se refirió a la trama en torno a la venta de patrimonio de la Fundación Selgas-Fagalde como “realismo sucio de Raymond Chandler, pero en asturiano”. Salmón fue el primero en hacer alusión a la actitud del alcalde de Cudillero, el socialista Carlos Valle, que justificó la venta de patrimonio de los Selgas, lo que considera “desafortunado y poco solidario” con la propia Consejería de Cultura. “¿Cómo es posible que sea el Prado el que avise a la Consejería de Cultura de que la Fundación Selgas-Fagalde ha vendido un Greco cuando el alcalde de Cudillero asistió a la reunión que lo aprobó?”, cuestionó más tarde.

En defensa del regidor de Cudillero, Berta Piñán solo acertó a decir que “sus palabras no fueron bien interpretadas por los medios de comunicación”, a lo que la diputada del PP Gloria García le replicó, cuando le llegó el turno, con la lectura de algunos de los entrecomillados del Alcalde publicados en la prensa regional. “Es lo que es y dice lo que dice, no hay equívoco”, finalizó la portavoz del PP.

Ángela Vallina, la representante de IU, objetó que todo lo que concierne a este asunto está “hecho, por decirlo suavemente, de forma oscura y ladina” y urgió a la consejera de Cultura a pedir una auditoría de las cuentas de la Fundación Selgas- Fagalde. De lo contrario, le advirtió, “seguiremos con las excusas para vender patrimonio”.

Tampoco salió indemne la titular de Cultura del Principado de la intervención del diputado de Foro Pedro Leal. “Es usted consejera de Cultura y protege el patrimonio cultural, no solo el lingüístico, de todos los asturianos”, le echó en cara.

El Principado “reforzará” el turismo sostenible y la industria cultural con fondos de la UE


La consejera de Cultura, Berta Piñán, informó ayer en la Junta General de los proyectos que su departamento financiará con los fondos europeos vinculados al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del programa “Next Generation”. El dinero que llegará de Europa servirá, según la Consejera, “para reforzar su apuesta por el turismo sostenible y las industrias culturales”. Piñán apeló a “la implicación de todos y todas porque este es un reto fundamental para el futuro de nuestra comunidad”. La Consejera informó de los dos programas en el apartado de turismo, el ordinario de sostenibilidad turística que cada año convocan las administraciones local, autonómica y nacional y al que en este año se han presentado 15 proyectos. Además, este año habrá un programa extraordinario de sostenibilidad turística y se ha elaborado la Estrategia de Turismo de Asturias 2020-2030. En el ámbito cultural el Principado tiene previsto desarrollar un programa de ayuda a los aceleradores culturales, con el objeto de impulsar la transformación digital y la incorporación de las nuevas tecnologías; otro de ayudas para ampliar y diversificar la oferta cultural en áreas no urbanas; otro más para la modernización y la gestión sostenible de las infraestructuras de las artes escénicas y musicales y uno más para la restauración y puesta en valor del patrimonio cultural declarado BIC, para el que está prevista una partida de 51 millones para todas las comunidades, Asturias también espera beneficiarse de los fondos para el área deportiva, 300 millones para tres planes: el de digitalización, el de transición ecológica de instalaciones deportivas y el social del deporte.

Compartir el artículo

stats