DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Julián Fuentes Reta | Director de "Las cosas que sé que son verdad"

“Hago teatro para la gente que paga la entrada y vuelve feliz a casa”

“Prefiero que los actores se coman las cosas no vivas de mis espectáculos, por eso las escenografías van a lo más esencial”

Javier Fuentes Reta.

Javier Fuentes Reta.

Julián Fuentes Reta (Zaragoza, 1978) es el director de “Las cosas que sé que son verdad”, el segundo drama del australiano Andrew Bovell que lleva a escena; hoy (19.15 horas), a las del Centro Niemeyer, en Avilés y mañana, a las del Jovellanos de Gijón (19.30 horas). Por el anterior, Bovell, que fue “Cuando deje de llover”, se llevó el premio “Max” al mejor director. Promete un tercero: “El jardín”.

–Campanazo con “El proyecto Laramie”.

–Sí. Nos puso en el mapa. Fue en 2011: tenía 32 años, vaya. Fue la primera con la que salimos de gira. Inconscientemente, con ese espectáculo comencé a sistematizar lo que vino después.

–Trabajan con compañía casi fija siempre. Es raro, ¿no?

–Ayuda que nos conozcamos todos: compartes sinsabores, aplausos... Estamos Jorge Muriel, Borja Maestre, Pilar Gómez... pero también Susi Sánchez, Julio Vélez y, ahora, Verónica Forqué. Con el tiempo manejamos el mismo lenguaje a la hora de ensayar.

–Dicen que es lento rumiando cada espectáculo.

–Sí, bastante lento, pero seguro. Voy despacio para que me dé tiempo a reflexionar... Siempre digo que puedo hacer una obra en diez días si he estado meses rumiándolo todo.

–¿Y cómo llegan a los dramas de Andrew Bovell?

–Estudié en Australia, crecí profesionalmente. Viví allí y trabajé. Formamos una compañía, viajamos por todo el país. Un día Jorge Muriel me pasó un texto de Bovell. No lo conocía. Bueno, es el autor de una película de culto (“Lantana”). Montamos “Cuando deje de llover”, vino Bovell a ver la obra y le gustó. Así que nos pusimos con “Las cosas que sé que son verdad”. Y ahora estamos con el tercero.

Javier Fuentes Reta.

Javier Fuentes Reta.

–¿Con cuál?

–“El jardín”. Estamos a ver si la podemos levantar.

–Tal cual están las cosas, monta con grandes repartos.

–Así trabaja Bovell, al pie del escenario. Y me gusta. La gente va al teatro a ver personas. En “Cuando deje de llover”, a nueve; en “Las cosas que sé que son verdad” bajamos: solo seis. Prefiero que los actores se coman las cosas no vivas del espectáculo, por eso mis escenografías van a la esencia.

–¿Para quién hace teatro?

–Para la gente que paga una entrada y vuelve feliz a casa. Ellos son los que te dan la oportunidad de seguir.

–¿Qué tal se lleva con los premios?

–Vienen bien porque te hacen subir tu estatura en la profesión.

Compartir el artículo

stats