Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Sosa Wagner y Mercedes Fuertes Autores de “Panfleto contra la trapacería política. Nuevo Retablo de las Maravillas”

“Vivir maniatado por separatistas es una desgracia de consecuencias muy graves”

“El Rey se acreditó como sólido y escrupuloso defensor de la democracia y no vemos a nadie que pudiera superarle en el tablado político”

Mercedes Fuertes y Francisco Sosa Wagner.

Mercedes Fuertes y Francisco Sosa Wagner.

El jurista, catedrático y escritor asturleonés Francisco Sosa Wagner y la catedrática de Derecho Administrativo Mercedes Fuertes publican “Panfleto contra la trapacería política. Nuevo Retablo de las Maravillas” en clara alusión a la obra cervantina en estos tiempos de oscuridad. Ambos autores, casados entre ellos, no se casan con nadie más. Y contestan al alimón.

–Panfleto: escrito satírico y agresivo que se utiliza como medio de combate o difamación.

–Nuestro “Panfleto” es, en efecto, un escrito de carácter satírico y de muy mala leche que disecciona las instituciones políticas españolas con el rigor técnico que se espera de dos profesionales cualificados del Derecho público. No es un medio de difamación porque no contiene nombres propios, las personas quedan en la penumbra con el respeto que todo ser humano merece pero las estructuras políticas son sometidas a un bisturí implacable.

–¿Qué hay de nuevo en este retablo de las maravillas?

–En la obra cervantina, los espectadores no se atreven a denunciar que no ven nada porque quien se atreva es considerado judío o hijo ilegítimo. Nosotros sostenemos que nadie se atreve a denunciar que nuestras instituciones políticas son de cartón-piedra porque la inmensa mayoría o vive al margen de todo ello –lo que es lógico– o está atrapada por la corrección política. Nuestro “Panfleto” es lo contrario de la corrección política.

–¿Qué le inspira Felipe VI?

–Sostenemos que en una democracia la legitimidad no procede solo del voto, nada menos que un poder del Estado, el judicial, no es elegido sino que la Justicia se administra por profesionales del Derecho seleccionados por su cualificación profesional. Ya tenemos dos legitimidades, una tercera es la histórica si se tiene en cuenta que no hay monarquía ni república cuyos orígenes puedan justificarse en conciencia. No hay historia limpia. ¿Alguien puede decir que Suecia no es un país democrático? Pues su rey es descendiente de un general de Bonaparte, algo así como si aquí hubiera arraigado la monarquía de José I. En España, don Felipe se ha acreditado como un sólido y escrupuloso defensor de la democracia y no vemos a nadie que pudiera superarle en el tablado político. Es bueno que alguien no sea elegido sobre todo si se tiene en cuenta que tampoco nos salen muy lucidos los personajes que elegimos.

–¿El virus ha arrancado muchas máscaras?

–El virus ha complicado la situación española: primero, acabando con la vida de muchos compatriotas y después arruinando a muchas familias. Pero no nos engañemos, los defectos de nuestro sistema que nosotros describimos poco tienen que ver con el virus sino con raíces más profundas.

–¿La ciudadanía es engañada o se deja engañar?

–La sociedad española es fuerte, productiva, creadora, ahí están nuestras empresas, nuestros profesionales, nuestros artistas para atestiguarlo. Ocurre que una buena parte de ella no se ocupa de los asuntos que nosotros tratamos, y esto nos parece una actitud respetable. Para quien atiende el teatro de la política nuestra tesis es que no debe dejarse embaucar por los afeites y los artificios, labor para la que este “Panfleto” puede servir. Quien se deja engañar son los creyentes de los partidos y esas gentes hacen mucho daño. Esos que dicen que el PSOE o el PP son una religión.

–¿Tiene solución la brecha entre la sociedad y sus instituciones?

–Solo si se conocen los males y no se deja uno embaucar por las consignas y la palabrería de mítines y otras bazofias políticas.

–¿Los indultos no tienen perdón?

–Forman parte de una estrategia errática del actual Gobierno de Sánchez, la de vivir maniatado por los separatistas. Una desgracia que tiene y tendrá consecuencias muy graves.

–¿La Universidad suspende?

–La autonomía universitaria tal como se ha entendido es una maleta de doble fondo que mete mucho material de contrabando, casi todo averiado. Uno de los autores de este “Panfleto” ha dedicado a la Universidad un ensayo “El mito de la autonomía universitaria” (Sosa Wagner) y una obra narrativa “Novela ácida universitaria”. En estos dos libros hay material para pensar quien no se deje arrullar por la lengua de madera de la mayoría de los mandamases universitarios.

–¿La Constitución actual tiene los días contados?

–Es imposible de reformar. En el Congreso hay 125 diputados que no creen ni en España ni en la Constitución. Contribuyen a desestabilizar peligrosamente el sistema.

Compartir el artículo

stats