Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hombre intranquilo

Emily Blunt y Jamie Dornan.

Emily Blunt y Jamie Dornan.

Extraña película. Casi entrañable. Apuesta temeraria, sin duda, aunque sus hechuras parezcan las de una fiable comedia romántica al uso. En realidad, su irrealidad sentimental está en desuso desde hace mucho tiempo. No hay que llamarse a engaño con un creador como John Patrick Shanley, guionista de títulos tan dispares como “Cinco esquinas”, “Hechizo de luna”, “¡Viven!” o “El asesino del calendario”, y director de la rarísima “Joe contra el volcán” y la potente “La duda”. Arregla destrozos ajenos y, muy de cuando en cuando, firma trabajos personales. Como dramaturgo no paga tantos peajes y le va bien. Una canción irlandesa se queda a medias entre el fiasco y el encanto. No sé si recomendarla. Tampoco la desaconsejo.

Empieza con hermosos paisajes irlandeses para recordarnos que, como bien sabía John Ford, son un escenario magnífico para líos de faltas y romances rumiantes. En este caso, entre una mujer que quería ser cisne y vive entre vacas, y un granjero que piensa que es una abeja y desprecia los sentimientos. Ella le ama desde siempre, él no lo sabe. Puede que sí, puede que no. Hay disputas de tierras, herencias y desheredados, primos de las Américas guapos y ricos que perturban con sus promesas, padres arrepentidos, canciones en el pub y Rolls Royce que circulan por caminos tortuosos. Los irlandeses cuentan historias incluso después de muertos y en este caso todo parece extraído de un sueño empapado de lluvia. Los sueños de los niños arruinan a los adultos; de ahí viene todo. El guión tiene muy buena pinta en sus inicios y luego da unos bandazos desconcertantes, pasa de momentos magníficos (Walken pidiendo perdón mientras agoniza) a otros imprudentes en los que los diálogos se vuelven casi delirantes. Emily Blunt está muy bien pero hubiera necesitado tener enfrente a alguien más consistente que Jamie Dornan, mejor que en “50 sombras de Grey” pero no lo bastante para sacar adelante escenas complicadas de humor absurdo y amor pasado de rosca.

Compartir el artículo

stats