Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Flema asturiana en el “Día de la Libertad”

Asturianos residentes en Reino Unido viven con expectación pero sin dramatismo la primera jornada sin restricciones por la pandemia

Inglaterra vuelve a la antigua normalidad y elimina todas las restricciones legales de la pandemia Agencia ATLAS | EFE

El Reino Unido vivió ayer su primer “Día de la Libertad” poniendo fin a las últimas restricciones legales por la pandemia. El uso de las mascarillas ya no es obligatorio en locales como restaurantes o pubs pese a que los contagios diarios continúan rondando los 50.000. Desde ayer ya no habrá límites por ley en el número de personas que pueden juntarse en espacios cerrados o asistir a eventos.

La retirada de las restricciones se acomete pese a que la comunidad científica se muestra contraria y se prevé que las infecciones en el país alcanzarán los 200.000 casos al día a finales de verano.

Algunos medios locales mostraron imágenes de ciudadanos, mayoritariamente jóvenes, esperando a la entrada de locales nocturnos desde la medianoche para disfrutar del primer día sin restricciones sociales desde que estalló la pandemia en marzo de 2020.

LA NUEVA ESPAÑA contactó ayer con asturianos residentes en Reino Unido para conocer su punto de vista sobre la situación.

Héctor Miguel Ordiz (Oviedo): “Lo que se ve es que la gente ya no lleva la mascarilla en los sitios cerrados. Trabajo en el transporte ferroviario, y aunque los trabajadores sí tenemos que llevarla, los pasajeros no. En cuanto a viajar fuera, depende todavía de los países, y del color en el que estén. Por ejemplo, si el destino está en ámbar, como es el caso de España, solo será necesario hacer dos tests a la vuelta: uno en el país del que vengas y otro a la llegada, pero ya no será necesario hacer cuarentena. Eso sí, de momento es algo que solo sirve para los que somos de aquí, no para los que vengan de fuera, aunque imagino que cambiará. Otro de los temas es respecto a los contactos. Si un compañero del colegio de mi hijo da positivo, ya no entraríamos nosotros en la cuarentena. Siempre y cuando estemos vacunados. De hecho, discotecas y similares están abiertas únicamente para personas con las dos dosis e inmunizadas. Los casos siguen subiendo, pero está previsto alcanzar el pico a mediados de agosto”.

Juan Carlos Baragaño Casielles (Lada, Langreo): “Yo resido en Escocia, donde Nicola Sturgeon (primera ministra) sigue un calendario distinto al que aplica Boris Johnson en Inglaterra, lo mismo que pasa en las otras dos naciones de Reino Unido, Irlanda del Norte y Gales. Aquí en Escocia la desescalada va más lenta, de hecho la mascarilla sigue siendo obligatoria en transportes e interiores públicos, por ahora. No en exteriores, como no lo fue nunca durante la pandemia. Hoy me encuentro en Edimburgo y sí es cierto que la gente está muy animada comprando en centros comerciales, consumiendo en bares y terrazas, los trenes van muy llenos, y en Edimburgo en especial se nota ya mucha más afluencia de turismo, se ve mucha gente con maletas, la mayoría vienen de Inglaterra debido a que el sistema de semáforos que aplica Reino Unido es aún bastante estricto tanto para irse como para quienes quieran venir de otros países”.

Tania Benito (Avilés): “El ‘Día de la Libertad’ ha pasado bastante desapercibido. Después del largo confinamiento del invierno (casi 5 meses) en abril ya nos sentimos libres, y ahora tenemos que reflexionar para recordar qué ha cambiado. El Gobierno ha levantado la mayoría de las restricciones en Inglaterra, pero las compañías han tomado el relevo en cuanto a prudencia se refiere. En supermercados, restaurantes, piscinas o colegios cuelgan ahora carteles recordando que es recomendable llevar mascarilla, aunque no sea obligatoria. Las discotecas han vuelto a abrir, y aunque algunos hacen cola para entrar, otros evitan ir a lugares que puedan estar concurridos. Los que se han mostrado responsables durante la pandemia se muestran ahora más ansiosos que nunca”.

Paula Álvarez Rodríguez (Oviedo): “En este momento estoy de cuarentena. Acabo de llegar de mis vacaciones en Italia, un país que Reino Unido tiene situado en la Ambar List. No te puedo decir mucho de la situación de hoy. Antes de quitar las medidas, ya había mucha gente por la calle sin mascarilla, y en el partido de Italia contra Reino Unido los bares estaban llenos de aficionados sin distancia, abrazándose y mucho menos con la mascarilla puesta. Llevamos año y medio con el virus, tenemos que aprender a vivir con él. Si se hacen las cosas bien se podría vivir, el problema es que la gestión se basa en una cuestión económica más que de salud. El Gobierno tiene una estrategia con esto, nos ha quitado los países turísticos de la lista verde además de poner restricciones para quedarnos en Inglaterra y gastarnos el dinero de las vacaciones aquí. Yo seguiré usando mascarilla si tengo que ir al supermercado o coger el metro, en estos sitios te lo piden, pero el Gobierno no así, lo que es una contradicción constante. En verano dicen que el virus tiene menor efecto, veremos qué tal se desenvuelven las nuevas variantes en invierno”.

Compartir el artículo

stats