Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menchu Álvarez del Valle, despedida en una ceremonia discreta, emotiva y breve

La popular radiofonista, tal como deseaba, fue enterrada en el cementerio de El Carmen, en un nicho situado justo al lado del de su hija Cristina, fallecida hace veinte años

74

Menchu Álvarez del Valle descansa ya en Ribadesella, tras un íntimo funeral Luisma Murias

Menchu Álvarez del Valle ya descansa en Ribadesella, tal y como era su deseo. La abuela de la Reina Letizia fue despedida en la intimidad ayer, en una ceremonia emotiva, discreta y breve en la que solo estuvieron presentes diecisiete personas: trece familiares y allegados, tres empleados de la funeraria y el sacerdote de la parroquia, José Ramón Fernández Abad. No asistió ningún miembro de la Casa Real.

El entierro de Menchu Álvarez del Valle se celebró en el cementerio de la parroquia de El Carmen, a la que pertenece el pueblo en el que residió las últimas décadas de su vida, Sardéu, que ella consideraba “el paraíso”. La que fuera una de las locutoras más populares, premiadas y admiradas de la historia de la radio asturiana fue enterrada en un nicho situado justo al lado del de su hija Cristina, fallecida hace veinte años.

El féretro con los restos de Menchu Álvarez del Valle llegó al camposanto a bordo de una funeraria poco después de las diez y media de la mañana. El coche fúnebre no portaba ni flores ni distintivo alguno. En la explanada exterior del cementerio ya aguardaban desde hacía unos minutos su hija Henar Ortiz Rocasolano y su nieta Claudia González Ortiz, que habían llegado en un taxi desde la casa de Sardéu, donde han residido en las últimas semanas para acompañar a la radiofonista, aquejada desde hacía tiempo de una grave afección respiratoria.

Unos minutos más tarde, llegaban los demás familiares; entre ellos su hijo, Jesús Ortiz Álvarez, y la esposa de este, Ana Togores Guisasola, y la hermana de la locutora y colega de profesión, Marisol Álvarez del Valle. Tras la entrada de los asistentes al cementerio, el personal de la funeraria sacó el féretro del coche fúnebre y lo depositó junto al nicho en el que, tras un breve responso, se procedió a la inhumación.

Fue un momento de gran emoción sin estridencias. Ante el nicho de Menchu Álvarez del Valle, su hermana Marisol depositó un ramo de flores. Y Claudia González colocó otro adorno floral más pequeño junto al de su tía Cristina. Después, poco a poco, los presentes fueron despidiéndose y abandonando el camposanto. Aún hubo tiempo para más despedidas en el exterior. Ninguno de los familiares de Menchu Álvarez del Valle quiso hacer comentarios.

Así fue el íntimo funeral de Menchu Álvarez del Valle al que no asistió su nieta Letizia Agencia ATLAS

El entierro de Menchu Álvarez del Valle cogió de sorpresa a casi todo el mundo, incluidas las autoridades municipales de Ribadesella. La familia lo llevó en el más absoluto secreto, pues deseaba celebrar las exequias en la más estricta intimidad.

La ausencia de una comunicación de la Casa Real había llevado a pensar a los dirigentes locales que se celebraría una ceremonia íntima en un tanatorio y que, “en unos días o unas semanas”, se celebraría un funeral en El Carmen.

Porque cuando en el año 2005 falleció el marido de Menchu Álvarez del Valle, José Luis Ortiz Velasco, la Casa Real sí había enviado al Ayuntamiento una comunicación en la que anunciaba cómo se desarrollarían los actos religiosos y el protocolo a seguir. En esta ocasión, la ausencia de comunicación oficial respondió a que no participó en el oficio ningún miembro de la Casa Real.

Un tesoro para su bisnieta Carla

Entre los familiares que no pudieron asistir al entierro de Menchu Álvarez del Valle está Carla Vigo, bisnieta de la periodista y la familiar más activa de doña Letizia en las redes sociales. No obstante, quiso despedir también a la matriarca con un recopilatorio de fotos que dan fe del apego que tenía por la abuela de su madre, la desaparecida Érika Ortiz, y con un significativo mensaje en inglés: “Cuando alguien a quien quieres se convierte en recuerdo, el recuerdo se convierte en un tesoro”.

La emotiva sorpresa con la que la sobrina de doña Letizia quería sorprender a su bisabuela Menchu Álvarez del Valle Instagram

Compartir el artículo

stats