Asistimos en primera persona al resurgir de una estrella como Leticia Sabater, no solo en el terreno profesional sino también en el personal. La cantante, con la polémica del alquiler de su casa para fiestas ilegales hecha cenizas, vive uno de sus mejores veranos.

Entre sus proyectos profesionales, Leticia seguirá la estela iniciada por Rocío Carrasco y a la que ya se ha apuntado también Anabel Pantoja. Con una serie documental sobre su vida, la polifacética cantante y empresaria dará a conocer al gran público aspectos de su vida que hasta ahora ha mantenido alejados de la pantalla aunque otros seguirán guardados en el tintero: "soy una artista que llevo 25 años trabajando de presentadora, cantante y actriz fuera y dentro de España, Rocío Carrasco es maravillosa, ha ido a mi colegio, nos conocemos del colegio, pero nuestros perfiles son diferentes. A mí me parece maravilloso lo que ha contado, entonces en mi caso es verdad que he salido con gente muy importante durante toda mi vida, con una persona que ha mandado en el país durante muchos años, son gente discreta que no quiere salir en ningún sitio y yo lo respeto. Para mí esas personas son sagradas y lo serán toda la vida, si es verdad que yo he tenido muchos novios públicos, y que hablaré con muchísimo orgullo y amor de todos ellos, lo que está claro es que esa gente con poder jamás en mi vida las sacaré, para mí el dinero no lo es todo" .

En el terreno personal la vida también le sonríe. No es que haya encontrado al amor de su vida, pero Leticia, asegura, divertirse y estar acompañada: "Estoy entretenida, no creo que sea el hombre de mi vida, pero le quiero y a esta edad, lo que buscas son compañeros que te van haciendo la vida feliz y cuando llegue el definitivo, llegará. es una gran persona a la que quiero mucho".

Leticia Sabater está exultante y pletórica. Por esto no ha dudado en lanzarse al derroche y sucumbir a los placeres del lujo. Todo comenzó con la compra de una casa en Marbella "explosiva, ayer lo hice, no me voy a ir a vivir allí, estoy viviendo aquí en el soto de la moraleja" y continúo con "he tirado la casa por la ventana, me he comprado un porche Caymán, un relojazo, en fin, tenía ganas, pero quiero que quede claro que me lo he comprado con mi dinero, dinero trabajado, son inversiones".