Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El asturmexicano Pérez Simón enriquece la gran retrospectiva de Magritte

El empresario cede cinco obras de su colección para la muestra en el Thyssen

Un visitante en la exposición de Magritte en Madrid, | J. L. Roca

Un visitante en la exposición de Magritte en Madrid, | J. L. Roca

El Museo Thyssen Bornemisza presenta en Madrid desde ayer y hasta el próximo 30 de enero la exposición “La máquina Magritte”, la gran retrospectiva sobre la obra del surrealista belga. La muestra no habría sido lo mismo sin la aportación del empresario asturmexicano Juan Antonio Pérez Simón, que ha cedido cinco obras de su colección privada a la exposición del Thyssen. Así, los visitantes podrán disfrutar de “Ejercicios espirituales” (1936), “El bosque alegre” (1948), “Recuerdo de un viaje” (1955), “El mundo familiar” (1958), y “La locura de Almayer” (1960), todos ellos cedidos por Pérez Simón.

La exposición es la primera retrospectiva de René Magritte (1898-1967) que se celebra en Madrid desde la que le dedicó la Fundación Juan March en 1989. El título “La máquina Magritte” destaca el componente repetitivo y combinatorio en la obra del gran pintor surrealista, cuyos temas obsesivos vuelven una y otra vez con innumerables variaciones.

El empresario llanisco Pérez Simón es poseedor de una magnífica colección artística. A lo largo de los últimos años ha cedido en depósito algunas obras al Museo de Bellas Artes de Asturias.

Compartir el artículo

stats