“Si no fuera por las peregrinaciones no tendríamos la Catedral gótica terminada: Oviedo es el inicio de una ruta, la del Rey que va a rendir culto al apóstol, pero es probable que antes de él ya fuesen otros clérigos y personalidades”. Así lo dijo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA María Josefa Sanz, catedrática de la Universidad de Oviedo-Doculab y cronista oficial de Avilés, en la mesa redonda del ciclo por el 1.200º aniversario de la dedicación de la Catedral, que se cumple el próximo 13 de octubre.

La profesora Sanz destacó la importancia que tuvieron para Alfonso II las reliquias del Monsacro, “que fueron el respaldo definitivo y también hicieron de Oviedo el fin de una peregrinación, a la vez que etapa de la ruta por el Camino de la Costa”. “Llevo mal eso de que Oviedo sea subsidiaria de Santiago”, indicó Sanz, que destacó cómo en el siglo XV se encargaron mil insignias para peregrinos con la imagen del Salvador, cuyo testimonio se conserva en el Museo de Cluny, en París. “Oviedo no tenía entonces ni 3.000 habitantes”, recalcó. Los peregrinos llegaban atraídos por las indulgencias, la Perdonanza, que se fue ampliando sucesivamente hasta que Juan Pablo II en 1985 la hizo extensible a todos los años.

El Santo Sudario se menciona por primera vez en el año 1075, al abrirse el Arca Santa para hacer un inventario, a petición del rey Alfonso VI, aunque las reliquias que motivaron el Jubileo son las cruces, especialmente, la Cruz de los Ángeles. Por eso el Jubileo se conoce como “de la Santa Cruz”, y al mismo tiempo se le añadió el término de “Perdonanza”, simbolizando alegría y redención a través del perdón. La profesora Sanz, secretaria adjunta de una comisión internacional de la Unesco, así como miembro de número del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA), tampoco se olvidó de reivindicar el llamado “Camino de las Asturias” una ruta olvidada que llegaba a León a través de Boñar.

El público que llenó ayer el aforo del Club para asistir a la mesa redonda del ciclo por el 1.200º aniversario de la Catedral. | Luisma Murias

En la mesa redonda, en la que se abordó la relación del Camino Primitivo con la Sancta Ovetensis, también intervinieron Benito Gallego, deán de la Catedral de Oviedo; , y Raquel Alonso, profesora titular de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo. La presentación y moderación corrió a cargo de María Álvarez, profesora de Historia Medieval y comisaria de la Exposición “Camino Primitivo. Oviedo” de LA NUEVA ESPAÑA, que puede visitarse hasta el 10 de diciembre. El deán remarcó el sentido penitencial del Camino como espacio de reencuentro con Dios y con uno mismo. “Es importante destacar el origen asturiano del culto a Santiago y también resaltar el hecho de que la Catedral se dedicó el 13 de octubre del año 821 al Salvador, que no es un santo más, es Cristo Jesús que murió por nosotros”, señaló el canónigo. “La Catedral es la Iglesia madre de la diócesis de Oviedo, donde tiene su cátedra el arzobispo”, matizó.

Raquel Alonso destacó el importante papel que antes de Alfonso II ya desempeñó la Corte de Pravia en la promoción del culto a Santiago, con el Rey Mauregato al frente. “Es probable que ese hecho también hubiese influido en Alfonso II, que pasó tiempo en Pravia con su tía, la reina Adosinda”, señaló. La profesora Alonso hizo hincapié en el papel de Asturias como último refugio de reliquias y cuerpos de los reyes que, protegidos por las montañas, se encontraban a salvo de expolios.

El ciclo de LA NUEVA ESPAÑA se cerrará el próximo viernes, 8 de octubre, con una charla sobre el archivo sonoro de la Catedral a cargo de Aarón Zapico, clavecinista y director de orquesta, especialista en música antigua y fundador del conjunto “Forma Antiqva”, que estará acompañado por la musicóloga María Sanhuesa, en un acto que cuenta con la colaboración de Banco Sabadell. El Club acoge esta tarde a las 18.00 horas el acto de entrega de diplomas del máster en Dirección y Administración de Empresas 2020-21 de la Cámara de Comercio de Oviedo.