Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Karikó: "Estoy feliz de haber podido contribuir al desarrollo de las vacunas contra el covid"

La científica húngara y su colega Philip Felgner, dos de los siete premiados con el Princesa de Investigación, han llegado esta tarde a Asturias

La premiada a su llegada

Katalin Karikó y Philip Felgner, dos de los siete “padres de las vacunas” contra el covid, ya están Oviedo. Unos minutos antes de las seis de la tarde, Felgner llegaba al hotel de la Reconquista y apenas diez minutos después aparecía Karikó, en otro coche. Sorprendida por la inesperada recepción, al son de las gaitas, con la prensa y muchos viandantes a la espera, la bioquímica húngara tuvo un ataque de timidez y luego, emocionada, se echó a llorar. “Estoy realmente feliz de haber podido formar parte del desarrollo de la vacuna contra el covid. Ha sido una travesía tan larga y empezó tan lejos, luchando contra las adversidades”, se sinceró Karikó.

La “madre de las vacunas”, que huyó de Hungría cuando el país pertenecía al bloque soviético, que trabajó en Alemania y emigró a Estados Unidos y que ha sacado adelante su trabajo pese al escepticismo de sus superiores y sus colegas, fue la primera en entender como sintetizar y utilizar el ARN mensajero que ha hecho posibles las primeras vacunas contra el nuevo coronavirus. “Yo trabajo habitualmente sola, lo que no es usual, porque la gente suele hacerlo en grandes grupos de profesores, centros de investigación... Espero que eso se mantenga, que sigamos trabajando juntos, porque va a ser solo bueno para el desarrollo de otras vacunas y terapias”, declaró a las puertas del Reconquista.

Feliz, expectante por la semana de celebración que tiene por delante, Karikó comentó que esta es su primera visita a España. “Siempre he estado trabajando, trabajando, trabajando, porque a mí me gusta trabajar y ahora estoy aquí, y este es un sitio tan bonito”, se emocionó, contando que, durante el trayecto en automóvil desde el aeropuerto, había disfrutado del paisaje, “tan verde y tan bonito”.

Compartir el artículo

stats