Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La familia del joven sanitario gijonés que falleció por covid, en el Pueblo Ejemplar: "Le hubiera encantado estar aquí"

El padre de Pablo Riesgo explica que fue la Reina quién les invitó durante el acto homenaje a las víctimas del coronavirus que hubo en Madrid y pondera el Premio a los "padres de las vacunas"

Por la izquierda, Lara González, Pelayo Riesgo, Joaquín Riesgo, Sonia Rivero, Montserrat Rivero, Luis Manuel Riesgo y Soledad Fernández Artime, ante la iglesia de Santa María del Puerto. | A. D. Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Por la izquierda, Lara González, Pelayo Riesgo, Joaquín Riesgo, Sonia Rivero, Montserrat Rivero, Luis Manuel Riesgo y Soledad Fernández Artime, ante la iglesia de Santa María del Puerto. | A. D. M. PALICIO / A. DOMÍNGUEZ

Junto a la puerta lateral de la iglesia de Santa María del Puerto, entre la algarabía de la visita real, Luis Riesgo, Montserrat Rivero y su familia esperan a los reyes, a la Princesa y a la Infanta con una doble sensación ambivalente de gratitud y tristeza. El consuelo de sentirse arropados y reconfortados junto a la impresión de que “no tendríamos que estar aquí”. Los padres de Pablo Riesgo, auxiliar de enfermería del hospital de Jove de Gijón fallecido a los 26 años después de padecer el covid, acudieron invitados por los reyes al recorrido del Pueblo Ejemplar. Los monarcas y sus hijas se pararon a su lado al salir de la iglesia y compartieron con ellos un rato que no olvidarán, un momento “emocionante” que es en realidad el cierre de un curioso y emotivo círculo que empezó a trazarse el pasado 15 de julio en el Palacio Real de Madrid, el día que a Pablo se le otorgó a título póstumo la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil.

Presidieron aquel acto los Reyes y Luis y Montserrat les dijeron que les gustaría conocer a sus hijas. Dicho y hecho, les invitaron a los premios Princesa. “Mejor al Pueblo Ejemplar”, propuso Luis. Sin saberlo, estaba decidiendo venir a El Puerto, al lugar donde los Riesgo, da fe su apellido, tienen parte de sus raíces vaqueiras. Aquel 15 de julio todavía no se había fallado el premio al Pueblo Ejemplar, pero el destino hizo el resto y los trajo hasta aquí, hasta esta puerta de la iglesia de Santa María donde ayer volvieron a conversar con los Reyes, conocieron a la Princesa y la Infanta y les agradecieron, “emocionados y muy agradecidos”, todas sus atenciones. La invitación de la Reina les llegó esta semana. No deberían estar aquí, repite Luis, al borde de la lágrima, pero ha valido la pena.

El Rey le entrega la medalla al mérito a la madre de Pablo Riesgo, Montserrat Rivero, con un emocionado Luis Manuel Riesgo, padre del joven, al lado; detrás del Rey, la Reina Letizia. Casa Real

Cuenta que ellos son vaqueiros, él nacido en San Jorge de Heres (Gozón) y su abuelo en Les Cabañes, descendientes de un asentamiento vaqueiro en Verdicio y “con antepasados en el puerto de Somiedo”. “A mi hijo siempre se lo decía”. No querían por nada del mundo robarle plano al pueblo premiado, “ellos son los protagonistas y nos han tratado fenomenal”, pero sí agradecer con emoción el trato que han recibido de los monarcas desde que la tragedia sacudió con tanta furia a su familia y sobre todo volver a recordar “con orgullo” al hijo muerto que “sigue con nosotros”. “Nos dicen a menudo que era un héroe, pero no”, vuelve Luis. “Era muy sencillo y estaba enamorado de su trabajo”.

 Sentada en una silla, la abuela paterna de Pablo, Soledad Fernández Artime. Junto a ellos, sus tíos Sonia Rivero, Joaquín Riesgo y Lara González y su sobrino Pelayo Riesgo encontraron el consuelo que, uno por uno, les fueron dando los miembros de la familia real. En un día inusualmente caluroso para ser otoño a 1.482 metros de altitud, los Riesgo Rivero recibieron calor en Somiedo. Los apellidos delatan el origen, que no está muy lejos del lugar en el que ayer volvieron a obtener el consuelo de los reyes. A Pablo, cuenta su padre, “le habría encantado estar aquí. Le gustaba mucho investigar sus orígenes”. Dice llevar en el corazón para siempre “a todos los sanitarios que trabajaron junto a mi hijo en Urgencias” y destaca la importancia de la concesión del premio “Princesa de Asturias” de Investigación Científica y Técnica de este año a los investigadores que han dado a luz la vacuna contra el covid-19. “Gracias a ellos estamos hoy aquí”, proclama Luis Riesgo, “aunque algunos se hayan quedado por el camino”.

Compartir el artículo

stats