Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Rey en Santa María del Puerto, Pueblo Ejemplar 2021: "Si esto no es tocar el cielo, mucho se le parece"

La Princesa elogia el tesón vecinal y la ancestral cultura trashumante de la localidad de Somiedo | Los vecinos dedican el mirador sobre las praderías del pueblo a la Infanta Sofía

187

Pueblo Ejemplar 2021: La Familia Real visita Santa María del Puerto, en Somiedo

Los somedanos de Santa María del Puerto, Pueblo ejemplar de Asturias 2001, recibieron en un día soleado y brillante a la Familia Real. Les pusieron la mejor luz y el mejor telón de fondo para que disfrutaran de la montaña asturiana, y así pareció que lo hicieron. De hecho, ante el deseo que les expresó la única adolescente que vive en el pueblo, Desirée Fernández -a la que le tocó agradecer en público el premio-, el Rey contestó muy rápido. ""Esperamos que hoy, desde estas cumbres, hayan podido tocar el cielo", les dijo la joven; y el Rey no tardó en ratificarlo: "Si venir aquí, con un día como el de hoy, no es tocar el cielo, mucho se le parece".

Pero entre piropos y disfrutes, la visita de los Reyes y sus hijas al último enclave elegido como Pueblo Ejemplar de Asturias dio para lanzar algunos mensajes. Tanto el Rey como la Princesa elogiaron el tesón vecinal y su ancestral cultura trashumante. Pasearon por las calles de este enclave de Somiedo con calma, acercándose a la gente que los esperaba, y escuchando con atención a cuantos se ofrecían a detallarles la historia de las comunidades ganaderas de la alta montaña asturiana y muy especialmente sobre la suya propia, la cultura vaqueira. Una cultura que todos reivindicaron como la garante de la sostenibilidad.

“Sois el ejemplo de que merece la pena seguir trabajando para que se revitalicen los pueblos y se cuide su potencial. Es muy necesario para que nuestra sociedad siga mejorando”. Así se ha dirigido Leonor de Borbón, Princesa de Asturias, a la comunicad

decoration

También fue una mañana de sorpresas -a la infanta Sofía le dedicaron un mirador- y de recuerdos -el primer Pueblo Ejemplar que acudieron los Reyes juntos fue el de Villar de Vildas, en Somiedo-. La Familia Real se va enamorada del lugar.

“Sois el ejemplo de que merece la pena seguir trabajando para que se revitalicen los pueblos y se cuide su potencial. Es muy necesario para que nuestra sociedad siga mejorando”. Así se ha dirigido Leonor de Borbón, Princesa de Asturias, a la comunicad vecinal de Santa María del Puerto (Somiedo) en la entrega del premio.

En su discurso, el segundo que pronuncia la Princesa de Asturias en un “Pueblo ejemplar”, agradeció a todos los somedanos las muchas atenciones recibidas. “Gracias por los dibujos tan bonitos que los niños nos habéis regalado a mi hermana y a mí, sabemos que los habéis hecho con mucha ilusión. Y gracias por vuestros regalos, los guardaremos con cariño porque reflejan cómo estáis logrando entre todo conservar el paisaje protegido y privilegiado que os rodea para poder seguir viviendo en un pueblo de montaña. Sabéis unir las antiguas tradiciones vaqueiras con las exigencias de la vida actual, como hemos comprobado hace un momento cuando nos explicabais en qué consiste la trashumancia; o en la iglesia, que con tanto cuidado habéis restaurado”, señaló la heredera de la Corona.

Así fue la visita de la Familia Real a Santa María del Puerto Amor Domínguez

Junto a Leonor iba su hermana Sofía, que se mantiene siempre en un segundo plano. Pero los somedanos tuvieron con ella un cariñoso detalle. Los vecinos han renombrado el mirador de La Calechina, desde el que se tiene una amplia perspectiva de este enclave somedano en la frontera con León. El mirador se denomina oficialmente Mirador de la Infanta Sofía. La Princesa ya cuenta con el suyo propio en los Lago de Covadonga y en el propio parque de Somiedo está el Mirador del Príncipe, con lo que "nos parecía que era completar la serie", como dijo el director del parque.

Los discursos oficiales del día de entrega del premio al “Pueblo ejemplar” ponen el foco, tradicionalmente, en la reivindicación del modo de vida rural y en el manejo sostenible de los recursos. Es el día en que la “España vacía” cobra protagonismo. Y así ha sido, de nuevo, en Somiedo.

El rey Felipe VI también, como su hija, agradeció la calurosa bienvenida a los vecinos de Santa María del Puerto. Recordó el monarca que, tanto para él como para la Reina, Somiedo es un concejo conocido y que tiene una relevancia especial en su biografía, pues acudieron a este hermoso rincón de Asturias el año en que se casaron, en 2004. “Como bien recordaba el Alcalde -Belarmino Fernández- no es la primera vez, como sabéis, que la Reina y yo visitamos Somiedo. En la primera ocasión vine yo solo y hace ya unos años, no tantos pero hace unos cuantos, vinimos la Reina y yo a Villar de Vildas, y estuvimos en la preciosa braña de la Pornacal. Pues permitidme que reitere ahora lo que dije entonces: la Asturias milenaria y acogedora, tolerante y fuerte, con visión de futuro y respeto al pasado; la Asturias emprendedora, esforzada, esperanzada tiene aquí, en Somiedo, el mejor de los ejemplos”, ha dicho el Rey en su discurso.

Felipe VI enumeró las dificultades que tiene vivir en el medio rural como el que este sábado se homenajeó: “El clima, las distancias, la falta de infraestructuras pueden originar muchos problemas”. Sin embargo, como indicó el Rey, “con vuestra actitud y vuestro carácter no solo habéis logrado vencer estas dificultades, sino que habéis construido una comunidad vital y llena de futuro, respetuosa con el pasado pero abierta a los extraordinarios cambios de la actualidad. Una vida, un modo de vivir, que los más jóvenes, con su permanencia en el pueblo y su deseo de formar aquí sus familias y de educar a los más pequeños en el respeto y la valoración de la vida rural, habéis conseguido fortalecer y acrecentar. Por eso sois ejemplares, por eso hoy os entregamos este premio”.

El Rey elogió este tesón: “Podéis sentiros muy orgullosos de todo ello. Ahora ya no vivís alejados, porque estáis en permanente contacto con el mundo; ya no os veis obligados a iros lejos, porque estáis dispuestos a transformar los obstáculos y dificultades en posibilidades de futuro, porque lucháis por convertir cada oportunidad en una realidad llena de potencial".

En su discurso, Felipe de Borbón, citó a Jovellanos al hablar de las “alfombras de un verde vivísimo” que envuelven el entorno somedano: “Estas ‘alfombras de un verde vivísimo’, como el las llamaba, que con tanto sentido de la responsabilidad y tanto esfuerzo protegéis y ponéis en valor con vuestro trabajo y vuestra ilusión, conservan hoy la memoria de lo que habéis sido y proyectan la imagen de lo que, gracias a vuestra tenacidad y a vuestra voluntad, los vaqueiros seréis en el futuro”.

El medio rural y su "forma sensata de entender la vida"

Un señalado discurso fue el que leyó, por su parte, el Alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández, que no dudó en dedicar sus palabras a las vacas y a los ganaderos. Seguro que fue su forma sutil de reivindicarlas ante el problema del lobo que acucia a los ganaderos.

Fernández habló de la importancia de culturas como la de los trashumantes, sobre las que pivota el cuidado de la "geografía que disfrutamos todos, pero es fruto del trabajo esforzado de unos pocos". "Los somedanos estamos orgullosos de nuestro entorno, flora, geología, fauna (el oso como especie emblemática) con la que compartimos el territorio. Pero más aún lo estamos —y agradecidos también— de las vacas que nos acompañan desde el origen de los tiempos y hoy hacen de telón de fondo en este acto.. Sin ellas hoy no estaríamos aquí. Permítanme que le dedique este discurso a las vacas, a las gentes que nos precedieron y a quienes hoy continúan su estela, y que han hecho posible que hoy estemos aquí celebrándolo.. Se ha puesto de moda la palabra resiliencia y el medio rural es el mejor lugar para dar con la definición. Quedémonos con eso, con la resiliencia del medio rural, con su manera sensata de afrontar la vida. Y el ejemplo es este pueblo. Es un motivo de orgullo para los vaqueiros, para Somiedo, para Asturias. Es un pueblo ejemplar", dijo el Alcalde.

También precioso resultó el discurso leído por la joven de Santa María del Puerto, Desirée Fernández, que agradeció el premio y recuerdó a vecinos, a padres y a familias que han enfrentado una actividad tan dura como la ganadería en la alta montaña asturiana. Aseguró que hay futuro en la zona porque "a los niños como yo se nos inculca el orgullo por estas tierras". La joven se ha acordado de los habitantes de La Palma y se llevó por ello un gran aplauso.

Entre las presencias señaladas en Santa María del Puerto estuvo la de la familia del joven Pablo Riesgo, el sanitario que trabajaba en Jove y falleció por covid hace meses. La familia recibió la invitación de la Familia Real para que estuviera en la zona y para que pudieran conocer a la Princesa de Asturias, algo que les hacía especial ilusión. Y más aún por la vinculación vaqueira de la familia.

Lo dicho, fue una jornada que se convirtió en una reivindicación de la cultura vaqueira, del medio rural y del paisaje de Asturias.

Compartir el artículo

stats