Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mirador para enfocar a la hermana menor: la sorpresa que Somiedo le dió a la Infanta Sofía

La joven recibió como regalo la asignación de su nombre a un balcón colgado sobre el imponente paisaje de Santa María del Puerto

La Reina Letizia abraza a la Infanta Sofía ante el aplauso del Rey, justo cuando su hermana Leonor en su discurso cita el nuevo nombre que llevará el mirador. | Irma Collín | CASA DEL REY

“¡Ahí va!”. Al acercarse junto a su padre, su madre y su hermana al mirador en el que acaba la visita real a Santa María del Puerto, la hija acostumbrada a vivir más lejos del foco da un respingo de sorpresa y avanza hacia el primer plano: ha descubierto en la placa recién destapada que el mirador –ella no lo sabía– se llama desde ayer “Infanta Sofía”.

La hija menor de los Reyes recibió ayer en el “Pueblo ejemplar de Asturias” 2021 el primer reconocimiento público que deja en Asturias la huella de su nombre, una estructura de piedra en la zona de la Calechina, a la salida de la localidad por el Norte, desde la que se domina el caserío del pueblo, a la izquierda, y, al frente, un valle tapizado de verde bajo la crestería montañosa que separa Asturias de León.

"¡Ay va!", la sorpresa de la infanta Sofía al descubrir su nombre en un mirador de Somiedo Amor Domínguez

Se ve que en Asturias, a los príncipes, a las princesas y a las infantas se les regalan miradores. Será por vistas. El bautizado como “de la Princesa” en honor a Leonor está en Covadonga desde el Día de Asturias de 2018, coincidiendo con su primera visita al Principado, y domina los macizos central y occidental de los Picos de Europa y el lago Enol. El que la Infanta Sofía recibió ayer como regalo inesperado está extremadamente cerca del “Mirador del Príncipe”, el que su padre inauguró en La Peral en 1990, en su primera visita a Somiedo poco después de la declaración del parque natural somedano.

La Infanta, a la que la línea sucesoria de la Jefatura del Estado va habituando a un papel menos protagonista del que se asigna a su hermana, no pudo ocultar su sorpresa al recibir el primer tributo que honra su rango y su nombre. Intercambió una mirada de complicidad con su padre, recibió un abrazo cariñoso y entre risas de su madre y con un “no lo sabía” sonrió de forma muy visible y con cierta timidez por encima de la mascarilla. Hubo que insistirle en que la homenajeada era ella, porque llegó a pensar que la placa con su nombre era un error. Fue, en todo caso, “un detalle muy bonito que emocionó a la Infanta”, afirma el director del Parque, Luis Fernando Alonso, que presenció la escena con el alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández Fervienza, y el presidente del Principado, Adrián Barbón, entre otros.

Se ve que en Asturias, a los príncipes, a las princesas y a las infantas se les regalan miradores. Será por vistas. El “de la Princesa” en honor a Leonor está en Covadonga desde el 2018 y el “Mirador del Príncipe" lo inauguró su padre en La Peral en 1990

decoration

Desde el mirador, al frente, la vista abarca las viejas tierras de labor convertidas en pastos que arropan al pueblo. Al fondo, a la derecha, la peña Penouta, y en sucesión encadenada hacia la izquierda cierran el valle Pena Blanca, el alto Prefustes, la Pena El Chamazal, Pena Prieta, Pena El Mediu, Pena El Teixu y el alto Rabinas. Sabiendo mirar, se puede apreciar lo que los paneles instalados junto a la barandilla del mirador dicen del paisaje, y que los Reyes leyeron ayer junto a sus hijas. Que “el paisaje de Santa María del Puerto ha sido modelado por el ser humano, que mediante la ganadería extensiva ha aprovechado de manera sostenible los recursos naturales de este singular paraje...”. Luis Fernando Alonso se lo hizo ver también ayer, en el día en que los premios “Princesa de Asturias” le hicieron con toda la intención un guiño a la hermana pequeña.

Se percibe el empeño de no permitir que las intensas luces que enfocan, sobre todo, a la primogénita dejen en sombras a la hija menor de los Monarcas. El pasado viernes, en el discurso de Leonor durante la ceremonia de entrega de los Premios, la Princesa mencionó a su hermana Sofía al subrayar en el cierre de su parlamento que son las dos las que en Asturias “nos sentimos siempre en nuestra casa”. Ayer, además de la sorpresa de ver su nombre en la placa que la identifica para siempre con este mirador somedano, la Infanta volvió a tener su hueco en las palabras que la heredera de la Corona pronunció en El Puerto.

El balcón colgado sobre el imponente paisaje somedano tiene todo el simbolismo, liga a la perfección con el mensaje que la Familia Real quiso transmitir ayer en su recorrido por la localidad: “Desde el mirador que está en la Calechina, y que desde hoy se llama Mirador de la Infanta Sofía”, proclamó Leonor, “hemos visto cómo protegéis vuestro entorno y cómo miráis al futuro con esperanza y deseos de fortalecer vuestra forma de vida. Sois el ejemplo de que merece la pena seguir trabajando para que se revitalicen los pueblos y se cuide su potencial. Es muy necesario para que nuestra sociedad siga mejorando”.

Compartir el artículo

stats