Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Familia Real estuvo en Babia por un rato

Los Reyes y sus hijas pararon en Piedrafita de viaje a Somiedo para entregar el “Pueblo Ejemplar”: “Son muy campechanos”

La Princesa Leonor y la Infanta Sofía flanquean a Graciela Niño, en su hostal. Hostal Babieca

La Familia Real estuvo en Babia por un rato este fin de semana, con motivo de la entrega del premio “Pueblo Ejemplar” de Asturias a Santa María del Puerto, en Somiedo. Si en el enclave asturiano triunfaron por su cercanía y amabilidad con los vecinos, no lo fue menos en Piedrafita de Babia, a unos diez kilómetros del núcleo asturiano.

Los Reyes y sus hijas, por el mercadillo de Piedrafita de Babia.

Los Reyes y sus hijas, por el mercadillo de Piedrafita de Babia. Hostal Babieca

“Encantadores y amables todos. Muy campechanos, en serio”, dice de los Reyes y sus hijas Graciela Niño, la dueña del Hostal Babieca donde paró la familia de camino a Somiedo el sábado por la mañana.

Toda una sorpresa para los residentes de esta comarca leonesa que protagoniza una expresión de lo más habitual, “estar en Babia”, y que tiene precisamente origen regio. En la Edad Media los reyes se iban a este territorio a cazar y a relajarse unos días lejos del agobio de la Corte, por lo que no sabían lo que allí pasaba, así que estaban en Babia, una expresión que con el tiempo ha acabado por significar no enterarse de lo que acontece.

Pues en Babia acabaron el sábado Felipe VI y Letizia, así como sus hijas Leonor y Sofía. En Piedrafita hicieron una parada tras el viaje por carretera desde Oviedo –el día antes fue la ceremonia de los premios “Princesa de Asturias”– a través de la autopista del Huerna, ya que la idea inicial de viajar en helicóptero hasta Santa María del Puerto fue desechada porque la niebla dificultaba al parecer el vuelo.

“Una persona llamó unas horas antes ese día para reservar las habitaciones”, explica Graciela Niño, quien se fotografió con la Princesa de Asturias y su hermana, así como con su padre.

“Al hostal entraron ellas y su madre, el Rey se quedó fuera saludando a la gente y se hizo fotos con todo el mundo”, relata la hostelera leonesa, muy contenta con la sorpresa. “Ellas estuvieron un rato aquí y se fueron sin tomar nada”.

El sábado es día de mercado semanal en Piedrafita y entre los puestos paseó la familia.

Finalmente se subieron al coche de nuevo y todos pusieron rumbo a Santa María para entregar el premio “Pueblo Ejemplar”. Para la vuelta sí que pudieron utilizar el helicóptero, ya que en toda la zona despejó y lució el sol. “Es algo que no volverá a pasar y para el recuerdo queda”, celebra la hostelera.

Compartir el artículo

stats