Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ismael Serrano Cantautor, acaba de publicar “Seremos”

“La música tiene valor terapéutico para convivir con las dudas y miedos”

Ismael Serrano.

Vuelve a los escenarios Ismael Serrano (Madrid, 1974) con una nueva hornada de temas propios. El cantautor acaba de publicar “Seremos”, su nuevo trabajo, siete años después de “La llamada”. En este periodo intermedio ha seguido haciendo música, con versiones de sus temas más conocidos y recopilatorios de una carrera que se inició en 1997, cuando vio la luz “Atrapados en azul”. Ismael Serrano hace parada este jueves en Asturias, con un concierto en el teatro Jovellanos (20.30 horas), que le sirve para recuperar la conexión con su público.

–Saca nuevo álbum después de siete años. ¿Se la ha hecho muy largo la espera?

–Tenía muchas ganas de hacer un disco nuevo con canciones nuevas. Y más aún en un contexto que invitaba a hacer una introspección y repaso de lo vivido, en un tiempo como este, de confinamiento, de crisis sanitaria mundial. La mayor parte de las canciones se han escrito en ese contexto. No he sido capaz de escribir de la pandemia de manera explícita, de los aplausos en los balcones o la épica de los médicos salvando vidas. Pero si me apetecía hablar de esa vida que había quedado congelado, hacer un ejercicio de construcción o revisar los tópicos o clichés del cantautor.

–¿Recuperar esa conexión con el público en los conciertos es su principal motivación en estos momentos?

–Está sirviendo especialmente para recuperar esa sensación de tocar en un teatro. Habíamos tocado al aire libre o en otro ambiente, pero nos faltaba ese concierto en un teatro, en el que a mí me gusta cuidar la puesta en escena o construir un relato. El teatro ayuda a escribirlo ese argumento, para hilar las canciones y contar historias de otra manera. Y también para revisarse a uno mismo y desmitificar la nostalgia o el rol que se asocia al cantautor.

–¿A qué suena “Seremos”, su último disco?

–Es un disco que empieza diciendo “Yo no soy el cantautor que viene a ordenarte la vida”. Tiene que ver con lo que hacía mención, lo de revisarse a uno mismo y acabar con las contradicciones. Se titula “Seremos” porque tiene esa vocación de mirar hacia adelante. Ante la pregunta de si seremos mejores o peores tras la pandemia, pues la respuesta es seremos, que no es poco, porque todo eso pasará. El empeño de mirar hacia adelante es permanente.

–Cumplirá el año que viene 25 años desde la publicación de su primer disco. ¿Qué le motiva para seguir componiendo?

–La música mantiene ese valor terapéutico que te hace convivir con tus miedos y tus dudas. Es lo que te empuja a seguir, aún cuando a veces sientes ese cansancio inevitable. Tengo la sensación de que la carrera musical es un pedaleo constante. Es algo muy exigente. Mi música no suena en las radiofórmulas convencionales, lo hice en su momento, pero dejamos de hacerlo. No tenemos un espacio en festivales donde otra hegemonía estética y musical se impone. Esa sensación de “outsider” te acompaña, y es algo que te enorgullece, pero también al mismo tiempo te agota. La música sigue teniendo ese valor, de que te divierte, y eso es clave. Sigo tratando ser yo mismo. Me motiva el reto creativo, que me ayuda a comprender el mundo en el que vivimos.

Compartir el artículo

stats