Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barráez: “La OSPA es ya una de mis orquestas favoritas”

El venezolano dirige este viernes a la sinfónica asturiana en el concierto “Noche de difuntos” y anuncia “muchas sorpresas”

Rodolfo Barráez, ayer en el Auditorio. | IRMA COLLÍN

Rodolfo Barráez debuta el viernes en el podio de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA) y no lo hará vestido de director. No lo revela pero “habrá muchas sorpresas y yo llevaré un traje especial”, dice el venezolano. Es su primera vez en Asturias y dirigirá el concierto “Noche de difuntos” con un programa que recoge grandes éxitos del repertorio sinfónico, como la icónica “Danza ritual del fuego” de “El amor brujo” de Falla o el poema sinfónico “Danza macabra” de Saint-Säens. Será en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo (20.00 horas, entradas 10 y 15 euros). La OSPA ha invitado al público a “unirse al concierto con disfraces macabros”. Barráez lleva ya un par de ensayos con la OSPA trabajando “en un repertorio muy intenso, muy bello y muy virtuoso con el que vamos estar con el ánimo siempre arriba y con mucha vitalidad”. Se trata de “contar la historia de terror y las cosas mágicas y fantásticas que hay en la música”.

Pero no solo es eso. “La OSPA se ha convertido en una de mis orquestas favoritas”, revela el director. Y lo es por dos razones, la primera “porque es una orquesta muy motivada y tiene algo que no es muy habitual, conjugar un nivel muy alto con mantener la disciplina en todo momento”, además, añade Barráez, “la orquesta tiene mucho respeto y entonces el nivel se multiplica”.

Pero hay algo más. Rodolfo Barráez se formó en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros de Venezuela, y su creador, el fallecido José Antonio Abréu recibió el premio “Príncipe de Asturias” de las Artes en 2008. “Si supiese que voy a dirigir a la OSPA seguro que estaría muy contento”.

Barráez recuerda aquel premio. ”Yo era muy pequeño y estaba en ‘El Sistema’, todos lo celebramos porque fue muy especial”. A partir de ese momento, el director sintió “una conexión muy especial” con el Principado.

Rodolfo Barráez sigue muy vinculado a “El Sistema. “Es la formación que tengo”, insiste. En ese proceso pasó pronto de ser alumno a ser profesor. “La producción de alumnos era tan elevada que teníamos que pasar pronto a ser profesores”, explica, y añade: “pronto me di cuenta de que enseñando aprendía cosas que no podía aprender estudiando, encontraba nuevas herramientas”.

Por eso siente que tiene una deuda con esa formación y sigue poniendo su talento al servicio de “El sistema”. “Yo fui formado enteramente de manera gratuita y ahora que soy director y la situación en Venezuela es tan complicada, he creado una escuela de directores de orquesta en mi país. Espero que esos niños que ahora están en esa escuela estén en el podio de la OSPA dentro de 10 años”.

Compartir el artículo

stats