Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El FICX, un escaparate con mucho arraigo

Los cineastas asturianos afrontan con emoción el estreno de sus trabajos: “Es una ventana magnífica para demostrar todo lo bueno que se hace aquí”

Por la izquierda, Iván Martínez, Konchi Rodríguez, Samuel Fernandi, Carlos Navarro, José Riveiro, Elmer Guevara, Alberto Vázquez, Teresa Marcos, Juan Caunedo, Elena Román, Pablo Cuervo, Nuria Vizcaíno y Luis Argeo, ayer, en el paseo del Muro de Gijón. | | MARCOS LEÓN

“Además de ser uno de los mejores festivales de España, es una ventana magnifica para demostrar tu trabajo y todo lo bueno que se hace aquí. Tratan muy bien a los asturianos, sabes que te van a arropar”. Teresa Marcos, directora del documental “Patología mamaria”, es una de las dos cineastas asturianas que participan en la sección oficial en el apartado de cortometrajes. Reivindica la producción autóctona, durante un encuentro previo al inicio del Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX), en el que una docena de asturianos hacen piña. “El panorama audiovisual en Asturias está ligeramente mejor que hace 20 años. Empieza a parecer que las instituciones se empiezan a preocupar, es importante, pero creo que debemos conseguir mucho más”, transmite con un mensaje mezcla de satisfacción, pero también de inconformismo, el ovetense Carlos Navarro, codirector de “L’obscurité” junto a Iván Martínez.

El FICX permite descubrir la cultura autóctona. En “Xanas” la gijonesa Nuria Vizcaíno se estrena con su primer trabajo. “Es un viaje a través de las leyendas de Asturias, que se centra en las xanas y toda la mitología que le rodea”, confiesa. “Pretendo dibujar Asturias de una manera enigmática y atractiva. Es una tierra que tiene mucho encanto y hay muchísimas historias y leyendas que deberían explotarse más”, añade.

La obra “Duelo” supone el reencuentro artístico de Elena Román y Pablo Cuervo, mierense y gijonés respectivamente. “Trabajamos juntos por primera vez en un proyecto escolar, él era el lobo y yo caperucita”, rememora con una sonrisa Román, antes de explicar su proyecto: “El espectador se va a encontrar palabras que no han podido decirles a sus seres queridos, son cuatro diálogos, pero que pueden llegar a ser demoledores”, explica sobre un guion que empezó a desarrollara tras la pérdida de su hermana. “Sufrió una enfermedad y no pudo hacerse nada para salvarla. Con la pandemia quise escribirlo en su memoria y el de los seres queridos que nos han dejado. Cada palabra que se escribió fue desde el corazón para todos ellos”, comenta Elena Román.

En la sección oficial de cortos Samuel Fernandi retrocede a sus raíces en el concejo de Caso con “Manual de la siega”. “Es un documental sobre la siega no mecanizada en Asturias. Lo que tiene de particular es una parte más abstracta en la que extraje gestos del trabajo, en un contexto diferente, con un plató de fondo blanco que imita a los tutoriales de artes marciales”, relata Fernandi.

Teresa Marcos, con “Patología mamaria”, cuenta la experiencia de Olga Montero. “Es una pintora y actriz, que cuenta la relación conflictiva que esa mujer tiene con sus pechos, que desde la adolescencia no tenían el tamaño adecuado”, detalla antes de añadir la reflexión que busca. “Se analiza el problema de cuando tu cuerpo no responde a los cánones de belleza establecidos y cómo condiciona tu vida y tu personalidad”, resalta. En su caso ha optado por este registro y alejarse de la ficción por un motivo económico y también “porque cuesta más conseguir la verosimilitud de la obra”.

El dúo integrado por Carlos Navarro e Iván Martínez ofrecen al público en “L’ obscurité”. “Es un guion sobre qué puede ser de nuestra sociedad a partir de ahora. Partiendo de los recortes de libertades que asumimos con completa normalidad, pensamos a donde nos puede llevar eso”, reflexiona Navarro. “La película es muy poética, por las fotos de Iván, pero con un subtexto político por debajo”, detalla.

Aunque nació en El Salvador, Elmer Guevara lleva ya casi 15 años en Asturias. Al festival acude con la obra “Epokhe”, “un autorretrato de una etapa en la vida de bastantes jóvenes, que está como a la orden del día la autodestrucción”, detalla, para añadir a continuación: “Lo llamé así, porque es ese estado mental en el que te encuentras suspendido, y porque el protagonista viaja como para encontrar respuestas para el presente o futuro, está en un búsqueda constante de sí mismo”.

Otros como Juan Caunedo, ovetense, han tenido que hacer el camino inverso. Lleva ocho años viviendo en La Habana, donde ha hecho “Guanabacoa”. “Es una serie de observaciones musicales, de diferentes situaciones o atmósferas de allí en Cuba. Es la observación de un río, de mi pueblo, cuyo nombre Guanabacoa significa ‘Tierra de aguas’, que se va degenerando y se va convirtiendo en otra cosa diferente”.

Konchi Rodríguez, avilesina, es profesora interina. Con un trabajo con alumnos descubrió la figura de Robertina Turón, con la que hicieron un documental que ahora presenta: “Es la primera mujer bombero que hubo en Gijón, que se tuvo que vestir de hombre. Es un personaje increíble y muy divertido, va a gustar, es la vida de muchas mujeres que estuvieron una vida muy precaria”, detalla.

“La inocencia interrumpida” es el documental de José Riveiro. “Habla de la salida de 4.000 niños desde Santurce a Southampon para escapar de la guerra”, relata. “Es una historia que tiene mucho que ver con el contexto socio político actual. Es interesante para recordar”, indica.

Alberto Vázquez, mierense, efectúa un viaje al pasado de su tierra. Con “Mines de Figaredo” recupera con testimonios el conflicto por la nacionalización de este espacio. “Era una mina muy rentable, que no fue nacionalizado en su día porque los dueños no quisieron, pero no invertirán en modernizarla y acabo dando pérdidas”, explica para añadir después que hubo huelgas que duraron dos años: “Y hasta secuestraron a uno de los dos hermanos dueños de la mina y lo subieron al castillete”.

La última propuesta de asturianos mostrada ayer en la previa del FICX, que arranca este viernes con al gala inaugural, será la de “Empatía”, de Luis Argeo, que inaugura además mañana en Gijón su exposición “Emigrantes invisibles”, y que ambas cosas se complementan. “Vamos a crear sonido para las imágenes que vamos a proyectar” , afirma.

Compartir el artículo

stats