Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura exige a la Fundación Selgas los papeles que impiden la venta del Goya

La consejería exige que envíen en diez días los inventarios de 1993 y 1927, donde se constata que el cuadro "Aníbal vencedor" se integra en una colección que no puede desmembrarse

El cuadro de Goya “Aníbal vencedor”, que fue propiedad de la Fundación Selgas, hoy en el Museo del Prado. Eduardo LAGAR

El Principado ha dado un plazo de diez días, con amenaza de sanción, a la Fundación Selgas-Fagalde para que le envíe de manera urgente los inventarios de sus bienes hechos entre los años 1993-1994 y también el efectuado en 1924 por Juan Selgas. En toda esta documentación, como ya adelantó LA NUEVA ESPAÑA, se incluye como parte de la colección los cuadros “Aníbal Vencedor”, de Goya, y una Inmaculada Concepción de El Greco, las dos joyas pictóricas de una entidad con un patrimonio valorado en 95 millones de euros pero que asegura pasar por problemas de viabilidad económica. La Fundación ha vendido el Goya a la Asociación Amigos del Prado por 3 millones de euros y planeó la venta del Greco al museo de arte de Budapest, aunque esta última operación la abortó el Ministerio de Cultura.

Los gestores de la Fundación Selgas, creada precisamente para proteger y mantener la integridad de la colección de arte y todo el patrimonio depositado en la Quinta de El Pito (Cudillero), han negado que ambos cuadros pertenezcan a la colección. Es más, han respondido por escrito a la consejería de Cultura que ni siquiera existiría colección como tal y que, en ningún caso, estaría vinculada a Asturias. Acreditar que ambos cuadros pertenecen a la colección, como atestiguan los dos inventarios requeridos por el Gobierno asturiano, apuntalaría las denuncias efectuadas por todos los partidos de la oposición en la Junta: que la Fundación habría vulnerado la ley al contravenir sus estatutos y desmembrar la colección, contraviniendo el deseo expreso de las fundadoras, Carmen y Manuela Fagalde.

La consejería de Cultura, Berta Piñán, compareció este viernes en la comisión de Cultura de la Junta General del Principado para responder la pregunta efectuada por Ciudadanos a través de su diputado, Armando Fernández Bartolomé, el único que mantiene la presión política sobre Piñán, toda vez que el resto de los grupos políticos parecen haber abandonado la petición de explicaciones, más o menos airada, sobre el caso. El asunto está en manos de la Fiscalía, que ha abierto diligencias de investigación tras las denuncias presentadas por Podemos y Foro.

 Piñán avanzó novedades sobre la marcha del expediente de protección de todo el conjunto de El Pito, incluidas sus colecciones artísticas, como Bien de Interés Cultural. Para ello están solicitando toda la documentación necesaria a la Fundación Selgas-Falgalde. Sin embargo, los papeles llegan a cuentagotas. La consejera de Cultura subrayó ayer que las peticiones de la administración asturiana, efectuadas el pasado día 19 desde la Dirección General de Patrimonio, llevan aparejadas sanciones en caso de incumplimiento. Pese a ello, Piñán incidió en que “el diálogo con la fundación es tortuoso, es difícil”. Y todo ello pese a que la propia consejera es integrante del patronato de la entidad, donde también está representada la Universidad de Oviedo y la diócesis asturiana.

Armando Fernández Bartolomé había preguntado a Piñán sobre si la consejería de Cultura valoraba iniciar acciones legales contra la fundación o personarse en el caso, si finalmente la Fiscalía aprecia indicios de delito. Al respecto, la consejera apuntó que sus servicios jurídicos adoptarían “medidas de exigencia responsabilidad” si hubiera posibilidad a ello. También comentó que, además del expediente BIC abierto en la Comisión de Patrimonio, han pedido una auditoría interna a la propia fundación y al Ministerio de Cultura que efectúe una investigación a través del Protectorado de Fundación, el departamento encargado de la tutela pública de este tipo de entidades.

Armando Fernández Bartolomé incidió en la responsabilidad política que tiene Berta Piñán como miembro del patronato, pues delegó su voto en la reunión en la que se decidió la venta del Goya y el Greco. Tras este encuentro, celebrado en noviembre de 2020, el gobierno del Principado aseguró que el presidente de la Fundación, el abogado Gregorio Peña Varona, había “traicionado la confianza” que Piñán había depositado en él al usar ese voto delegado para apoyar la pérdida de un patrimonio vinculado a Asturias desde hace más de un siglo. El diputado de Ciudadanos incidió en que “al margen de lo que digan los tribunales ustedes tienen una responsabilidad política”. Y añadió que “no se entiende de que más allá de pedir que se haga una auditoría el Principado se inhiba jurídicamente”. “Están ustedes en una posición muy difícil y según se va buceando cada vez más difícil”, añadió. “Ha habido una negligencia impresionante”.

El diputado regional de Ciudadanos aludió a las informaciones publicadas por LA NUEVA ESPAÑA, periódico que destapó el caso, cuando le preguntó a la consejera si tenían las actas de la Fundación de los años 1993 y 1994, desveladas por este diario y donde el propio presidente de la Fundación Selgas reconoce que el Goya forma parte de la colección de El Pito. “Yo sí las tengo. Se me han hecho llega de manera privada”, confesó Bartolomé. “Lo que me llama la atención es que usted no las tenga”, espetó a la consejera. Piñán le dijo que era “afortunado" porque además de tener toda la documentación que la consejería le había remitido “tiene usted un anónimo”. “ Es una información que si nos llegara a la consejería no podríamos más que tener que contrastarla”, añadió.

Compartir el artículo

stats