Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Formación profesional

Marineros por vocación... y formación

Las empresas armadoras se apoyan en los ciclos formativos para encontrar profesionales con los que ampliar sus tripulaciones, ante la falta de relevo generacional en el sector

Moisés Soliño y José Miguel Gestido.

Comenta que viene de un ciclo medio de formación profesional. Que descubrió el amor por el mar con 20 años y decidió quedarse ahí.

“No sé qué le vi, pero me sentí a gusto tanto con la tripulación como con el trabajo. Era lo mío. Me metí de una. Sin pensarlo"

José Miguel Gestido

decoration

Entre la marinería se convirtió en uno más en los meses de formación práctica del Ciclo Dual Superior de Máquinas del Instituto Politécnico Marítimo-Pesquero del Atlántico de Vigo. Entre septiembre y diciembre aprendió la teoría, en tierra. Entre enero y junio –o julio en función de las mareas– se embarcó en la realidad, en el mar. Lo mismo el segundo año de formación. A sus 22 años ha logrado tropezarse con algo que muchos no logran en toda su vida, una vocación. Esa instintiva voz vital que le recuerda que puede hacer de las largas jornadas a bordo un proyecto, también de uso y disfrute.

Con la empresa armadora Moradiñas navegaron las pesquerías del Atlántico Norte. Trabajó tanto en máquina como en puente. “Tenemos horario pero es algo continuo. Si hay una avería, cualquier cosa, hay que estar”, reconoce el alumno. Entraba a las 8 de la mañana, hasta que las doce del mediodía le confería una pausa para comer. Retomaba a las cuatro y media las rutinas de mantenimiento del barco, eso que llaman retén. Y una pausa de seis y media a ocho da paso otro turno. Hasta la media noche, cuatro horas de guardias en las que estar atento a la congelación del barco, al motor principal, a las presiones, temperaturas y posibles fallos que pueda haber. “En las guardias se suele hacer el mantenimiento de los distintos motores”, cuenta. “Lo que surja”.

  • La primera FP dual pesquera, un éxito: inserción laboral del 90%

La primera marea, reconoce, no tiene nada que ver con la última. Porque fue adquiriendo habilidades a la par que responsabilidades. Una senda de aprendizaje acompañada de interés propio y tutores: jefes de máquinas de largas trayectorias vitales y profesionales, amén de capacidades de docencia.

“Queremos que aprenda en otros barcos de la firma, que pase por todos los puestos”

decoration

“Queremos que conozca de todo. Que se forme. No solo como jefe de máquinas, sino que aprenda en otros barcos de la empresa y que pase por todos los puestos”, reflexiona Moisés Soliño, responsable de la empresa armadora Moradiña. Así es que cuando se terminó el convenio con la escuela de formación, la compañía lo contrató. “Hay empresas que no se comprometen a contratar al alumno al terminar el convenio”, expone Gestido la que, considera, ha sido su suerte.

Porque el mar tiene un problema de relevo generacional. Los profesionales del sector, los que tienen experiencia, rondan los 50 o 55 años. Y ya se sabe que se jubilan a los 55 años. La siguiente generación poco interés encontró en la profesión: “Hubo un vacío generacional. No quisieron ir al mar”, expone el reto Soliño. Aunque comienza a atisbarse un cambio de tendencia.

“Empieza a haber gente joven que ve un futuro en el mar. Gente con vocación que quieren estudiar para trabajar en el sector”, argumenta el responsable de la armadora.

Un punto en el que el ciclo formativo del Instituto Politécnico Marítimo-Pesquero del Atlántico de Vigo se articula como catalizador. A efectos prácticos, la escuela formativa se encuentra con alumnos aventajados si proceden de un ciclo formativo medio “porque ya fueron a un barco”, cuenta Consuelo Romar, jefa de estudios de la Escuela Náutica de Vigo. Los que no, parten de desconocimiento total del sector. “Todos han trabajado mucho, a nadie se le regaló nada”.

Salvo excepciones contadas, los alumnos del ciclo dual superior de máquinas están empleados en la pesca. Añade Soliño que entre los criterios de selección prima la actitud. “Hacemos una entrevista y vemos si tienen vocación por el mar”. A su juicio, la empresa se arriesga, forma a los jóvenes, establece convenio con el centro de formación profesional.

  • Alumnos de la FP dual viguesa embarcan de nuevo pese al COVID: “Se aprende a bordo”

Otra cosa ya es la agresiva competencia entre empresas por profesionales, en un entorno en el que falta relevo generacional. Gestido asume la extrañeza con la que se observa a un joven que quiera ir al mar.

“Probé el Atlántico Norte. No todo el mundo vale para estar tanto tiempo fuera de casa”

decoration

“Probé los mares del Atlántico Norte durante dos meses y medio. Habría que probar a echar cuatro o cinco meses. A ver qué tal se me da. No todo el mundo vale para estar tanto tiempo fuera de casa”, reflexiona. Aprende, todavía, de sus compañeros. Y se prepara para hacer de su proyecto de vida el mar. 

Del barco al aula: el hándicap de la acreditación de la trayectoria profesional

La mayoría de trabajadores de los barcos, “tanto en máquinas como en puente”, tienen mucha experiencia. Son profesionales que empezaron muy jóvenes en el mar, que no pudieron estudiar y que hoy no se pueden permitir perder un año o tres para hacer un curso de formación de máquinas o de patrones que acredite su experiencia con un título, expuso Moisés Soliño, responsable de la armadora Moradiña en el marco del la Jornada sobre FP Dual en el ámbito marítimo pesquero, celebrada en ARVI. “Hacia el despacho sin simples engrasadores, pero son auténticos jefes de máquinas sin título”.

Así es que Soliño aprovechó para pedir que se cree una acreditación formativa para estos profesionales que no pueden “dedicar dos años a estudiar”.

  • El mar gana terreno a las aulas: "Dejo atrás a una niña, pero lo hago por ella"

Entre sus argumentos figuran la larga trayectoria en barcos así como su alta capacitación. “Pedimos esfuerzo por parte de las administraciones para facilitar la titulación y que esas personas accedan a la cualificación. Están cualificados pero no con títulos”.

Compartir el artículo

stats