Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomás Grau Director de orquesta, dirigirá a la OSPA en “El Mesías” en el Auditorio de Oviedo

“Cuando todo se normalice la cultura resurgirá como en un renacimiento”

“El Coro de la Fundación Princesa vuelve tras dos años, los sentimientos están a flor de piel”

Tomás Grau. | Víctor Alonso

Tomás Grau (Barcelona, 1979) ha dedicado su vida a la música. Después de afrontar el mando de multitud de orquestas de música clásica, se atreve con la dirección de la OSPA (Orquesta Sinfónica del Principado) y el Coro de la Fundación Princesa de Asturias con una versión del “Mesías” de Haendel adaptada a los tiempos que corren. Después de tres horas de ensayo durante la mañana del martes, asegura que todo marcha mejor de lo esperado: “Mi intención es sacar lo mejor de ellos”. El concierto tendrá lugar en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, el viernes 17 de diciembre a las 20.00 horas.

–Ha dirigido muchas orquestas y trabajado con diversos solistas ¿Cómo afronta este proyecto?

–Es mi debut tanto con la OSPA como con el Coro de la Fundación Princesa de Asturias, estoy muy ilusionado. Es una oportunidad para conocer gente y músicos.

–¿Cómo surgió esta idea?

–Ha sido una casualidad, estaba libre y me llamaron para preguntar si quería hacerme cargo del proyecto. Había muchas dudas sobre si la producción de “El Mesías” saldría adelante debido a las medidas sanitarias. Para mí fue una sorpresa que se pudiera hacer y que me encargaran este trabajo.

–¿Tiene alguna connotación personal para usted?

–Es una obra que he dirigido varias veces y conozco bien. La música es increíble, teatral, emocional... Tiene momentos muy barrocos pero otros parecen casi romanticismo, una imaginación de Haendel desbordante y una obra muy contemporánea para su época, que busca otros lenguajes.

–¿Qué versión del Mesías encontrará el público?

–Vamos a realizar una representación adaptada al momento en el que nos encontramos. Será un concierto sin pausa, en el que hemos seleccionado los números más representativos de las tres partes de “El Mesías” para que la historia esté completa y la gente pueda escuchar las piezas más conocidas. Todo aclimatado a un coro que tiene que cantar con distancia y mascarilla, igual que tiene que tocar la orquesta, exceptuando los instrumentos de viento. Queremos ofrecer el mejor concierto posible acorde con las circunstancias.

–Es el regreso del Coro después del parón de la pandemia, ¿eso crea expectación?

–Exacto, es la vuelta desde el inicio del virus y creo que eso va a resultar muy emotivo para ellos. Yo he tenido la suerte de estar trabajando desde septiembre de 2020 de manera prácticamente ininterrumpida, pero tanto para el coro como para los cantantes es diferente. Creo que por un lado van a ir muy seguros y tranquilos porque han cantado infinidad de veces “El Mesías”, pero va a ser el primer concierto después de dos años y eso hace que los sentimientos estén a flor de piel.

–Por otra parte el aforo es limitado.

–Eso depende de las comunidades y la incidencia del virus. Por ejemplo, en Cataluña estamos al cien por cien, pero estuvimos muchísimo tiempo al 5 y después al 70 por ciento. En Madrid están con el aforo completo. En otros lugares se implantará el pasaporte covid no solo para el ocio nocturno, también para las actividades culturales. Hay que adaptarse a la situación de cada territorio y a sus gobernantes. En este caso será así, es una pena que no pueda disfrutarlo todo el mundo, pero por otra parte los asistentes se sentirán más seguros.

–Toda esta situación ha hecho que muchas personas se refugien en la música como si fuera un oasis. ¿Usted lo ha notado?

–Totalmente, la música ya era un refugio, pero nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene en nuestras vidas cuando no podíamos hacer otra cosa, cuando se nos ha impedido salir a la calle. Creo que ahora la gente le está devolviendo al sector cultural lo que el sector le dio durante el confinamiento. El público está llenando teatros y auditorios, por desgracia tuvo que venir una pandemia para que la sociedad se diera cuenta de la importancia que cobra este género en su día a día.

–¿En qué situación encuentra la música clásica?

–El público está yendo a las salas de conciertos. Ha resultado imposible crear oyentes nuevos porque no había espectáculos. La gente que era aficionada está disfrutando más que nunca la música en directo, porque no es lo mismo que un disco, “Youtube” o “Spotify”.

–¿Nota mayor interés por parte de algunos sectores?

–Creo que a quien ya le gustaba se mantiene, aunque aún hay gente que tiene mucho reparo, hasta que la situación se normalice. A partir de ahora es cuando atraeremos a otro tipo de espectador, porque este género, la música clásica en directo, ha cobrado relevancia. Como la población lo está valorando tanto, va a generar curiosidad a otros niveles.

–¿Cómo ve el futuro de los conciertos?

–Creo que será muy bonito. Tenemos que superar esta pandemia, se va a conseguir gracias a la medicina, las vacunas y los avances de la humanidad. No podemos caer en los mismos errores. Cuando todo se normalice y esto se convierta en una gripe, volverán a llenarse las salas. La cultura resurgirá, como en un renacimiento, con más fuerza que nunca. Estoy esperando con mucho fervor a dar carpetazo a la situación actual y que este resurgir sea liderado por nuestro sector.

Compartir el artículo

stats