Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias exporta talentos

La geóloga Abigail Calzada anima a “mejorar en atraer y retener a profesionales de industria 2.0”

La geóloga avilesina señala desde Luxemburgo que Asturias “es bastante desconocida en el exterior; eso sí, quien la conoce la adora” | “Si no sales con la mente abierta a diferentes formas de vivir, mejor quédate donde estás, serás más feliz y los que te rodean también”

Abigail Calzada.

ABIGAIL CALZADA (Luxemburgo). Avilesina de 38 años, dejó España para especializarse en Ciencias Planetarias tras licenciarse en Geología por la Universidad de Oviedo. Su centro de trabajo está en Luxemburgo, en donde investigó durante más de cuatro años para la compañía japonesa Ispace. Actualmente trabaja en el Centro Europeo de Innovación en Recursos Espaciales. Participó en la búsqueda de un lugar seguro y novedoso para el alunizaje de un rover emiratí.

“Los asturianos vamos aprendiendo de nuestros errores, aunque todavía nos queda mucho por aprender”. Palabra de la geóloga avilesina Abigail Calzada desde Luxemburgo: sabe mucho de aprendizajes, lecciones de vida y sueños infinitos.

No fue fácil: “Mi primer viaje al extranjero fue para trabajar como limpiadora en Inglaterra cuando tenía 20 años. Estaba estudiando ya Geología, pero sentía la necesidad de viajar, explorar, vivir aventuras. Además de pasarlo genial, aprendí mucho. Y no solo el idioma, sino también otras maneras de ver la vida, otras culturas, otras maneras de trabajar. Quizá lo más importante de aquella época fue descubrir que era más valiente, resuelta y capaz de lo que me había imaginado. Años más tarde hice un Erasmus en Ámsterdam, estudiando Geología y donde tuve la oportunidad de empezar a dedicarme a mi pasión: las ciencias planetarias y la exploración espacial. Ya desde entonces no paré de viajar y vivir en diferentes países. En todos aprendí, crecí y guardo grandes recuerdos y amigos”.

Nació en el Avilés de los años 80 así que “la Asturias que conocí en la infancia es la Asturias industrial, la de Ensidesa, la de la reconversión. Mis primeros años los recuerdo en una Avilés sucia, deprimida y de muchos conflictos laborales, pero también era una Avilés con mucho movimiento y marcha. Apenas lo recuerdo porque era muy pequeña, pero me hablaron mucho de la movida avilesina de aquellos años y la gran creatividad de numerosos grupos musicales y asociaciones que se crearon en aquella época. Mi primer recuerdo es el parque de La Toba en Llaranes, al que mi madre solía llevarme cuando era muy pequeña. También Trasona en Corvera y el grupo de baile regional ‘Horizontes de Trasona’ donde bailábamos casi todas las mujeres de mi familia: mi abuela, mi madre, mi tía y yo”.

Ricos recuerdos: “El sabor de los miñuelos que me preparaba mi abuela materna. Tenía tanto ese sabor en la memoria que no paré hasta que encontré la receta por internet cuando ya mi abuela no la recordaba. Me gustaría mucho regresar a Asturias y pienso en ello a menudo. Desafortunadamente el sector de la exploración espacial es inexistente. Para regresar deberían existir ofertas laborales, incentivos para la creación de empresas y un ambiente atractivo para el desarrollo del sector de la exploración de recursos espaciales”.

“Los asturianos vamos aprendiendo de nuestros errores, pero todavía nos queda mucho”

decoration

Además de su familia y amigos, “a los que echo más de menos de lo que ellos se creen, echo mucho de menos la montaña. En Luxemburgo solo hay colinas y el paisaje no es ni de lejos tan espectacular como Somiedo o los Picos de Europa. También echo mucho de menos los veranos de la Asturias pre-Covid bebiendo sidra en alguna fiesta de prao o en conciertos de grupos musicales locales de Avilés. Nunca fui muy de ir a la playa, pero igual es porque Luxemburgo está lejos del mar, ahora me apetece muchísimo ir”.

Cuando estaba haciendo el doctorado se daba cuenta de que “mi trabajo deseado todavía no existía. Los científicos planetarios trabajaban mayormente en investigación en universidades u otras instituciones, pero no directamente en las empresas que recién se estaban –y están– creándose de explotación de recursos espaciales. Al terminar mi doctorado una empresa japonesa de transporte lunar me dio una oportunidad que yo aproveché para mostrar el valor que aportan los científicos lunares y planetarios en la empresa privada, más allá de la investigación. Me siento muy orgullosa de haber seguido ese camino de crear mi puesto de trabajo acorde con mis expectativas, capacidades y conocimientos”.

Abigail Calzada.

Asturias “es bastante desconocida en el exterior, eso sí, quien la conoce la adora. Lo primero que mencionan es la comida, les encanta no solo por la cantidad, sino también por la calidad. Muchos también hablan de lo impresionante de su naturaleza y su geología. Es más conocida entre muchos geólogos y amantes de la montaña. Quizá la mayor carencia es lo difícil que es viajar hasta Asturias. Buscar vuelo o alguna manera de llegar a Asturias nunca lleva menos de 10 horas y casi siempre pasando por Madrid, Barcelona u otro aeropuerto en el que muchas veces incluso hay que pasar noche. Debería haber más opciones para viajar a Asturias desde el centro de Europa”.

Ningún lugar es perfecto: “Siempre hay cosas que mejorar. Asturias debería mejorar en la atracción y retención de profesionales sobre todo de la industria 2.0. Me consta que hay muchas iniciativas en Asturias en este campo que están haciendo una labor maravillosa. Y lo mismo, mejorar las comunicaciones para atraer el talento”.

“Debería haber más opciones para viajar a Asturias desde el centro de Europa”

decoration

Luxemburgo tiene muchos trabajadores transfronterizos de Francia, Alemania y Bélgica así que “tenemos conocimiento cercano no solo de cómo se gestiona la pandemia en Luxemburgo, sino también en esos países. Esto sorprenderá a más de uno, pero Asturias lo ha hecho mucho mejor que cualquiera de esos países. Y me refiero sobre todo a los asturianos que siempre se han tomado la pandemia muy en serio, han respetado mayormente las recomendaciones y se han vacunado de manera masiva. Una pandemia siempre es una situación excepcional y pedir que todo sea perfecto es imposible pero vistas la situación, Asturias lo ha hecho mucho mejor que muchos países europeos a los que miramos con admiración. Los asturianos pueden sentirse orgullosos de su esfuerzo, de su responsabilidad y de su solidaridad.”.

¿Qué pedir a los políticos? “Inversión en educación en ciencia y tecnología. Suena muy clásico, lo sé, y es poco atractivo para los políticos porque no puedes ver resultados en una legislatura. Me encantaría trabajar con los partidos políticos, instituciones científicas y organizaciones para realizar un plan que haga de Asturias un centro de reconocimiento a nivel mundial en tecnología e innovación”.

Soy joven. Tengo sueños. Necesito salir fuera. ¿Qué hago? “Tener una mente abierta y aprender. He conocido a muchos emigrantes españoles que se pasan el tiempo quejándose del tiempo, de la comida, de la forma de salir, de cómo en España todo es mejor. Si no sales de España con la mente abierta a aceptar diferentes formas de vivir, mejor quédate donde estas, serás más feliz y los que te rodean también”.

Compartir el artículo

stats