Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Víctor Manuel: “Con la OSPA, mis canciones crecen”

El cantante agota las entradas para el concierto sinfónico del día 23 de septiembre en la Laboral y programa otro para el 24

Víctor Manuel, en un concierto en Avilés. | R.SOLÍS

En menos de 24 horas se agotaron ayer las entradas para el concierto sinfónico que Víctor Manuel ofrecerá el próximo 23 de septiembre, arropado por la Orquesta Sinfónica del Principado (OSPA), en el teatro de la Laboral de Gijón. Por eso, el mierense ya ha decidido celebrar el día 24 otro concierto, cuyas entradas ya están a la venta en su página web oficial. Será, para sus seguidores, un momento mágico, revivirán los conciertos históricos que en 1999 y, antes, en 1985, Víctor Manuel ofreció con la orquesta asturiana. En esta ocasión, el repertorio estará compuesto por sus clásicos más asturianos. Que adquieren un nuevo empaque al envolverse con el sonido sinfónico. Así lo explica el cantante en declaraciones a LA NUEVA ESPAÑA: “El tratamiento sinfónico de las canciones, si hay maestros arreglando, las coloca en otro lugar; no solo las mías, también canciones populares tan hermosas como ‘Soledá’, ‘Ayer vite en la fonte’ o ‘Pastor que tas en el monte’ se sobredimensionan y sacan a la luz emociones que a veces, de tan repetidas, no sospechábamos que podían tener dentro”.

En 2022 cumple 75 años, toda una vida en los escenarios. Seguro que no le volverá a ocurrir lo que pasó en 1985, en su primera cita con la OSPA, de la que salió “Víctor Manuel en directo”, un LP delicioso. Pero el parto no fue fácil: “En el primer concierto o miniconcierto en la Laboral estaba asustado, todo era nuevo. Por las características del concierto, tres partes, una con banda y Ana y Miguel Ríos como invitados; otra con ‘Beleño’, con el llorado Fernando Largo al arpa y, la tercera, una vez desmontado todo lo que había en el escenario, montadas las tarimas y microfonada, con la Orquesta tras una larga pausa. Cinco canciones con la OSPA dirigida por mi productor y arreglador Geoff Westley. Un lío descomunal… Hoy nunca se me ocurriría plantear un concierto de esas características. Eso solo puede hacerse por ignorancia o inexperiencia, para ser más indulgente”, asegura Víctor Manuel.

De aquel primer concierto, que se emitió al día siguiente por Televisión Española –cuando aún no había más que los dos canales públicos en España– Víctor Manuel también tiene otros vívidos recuerdos: “El teatro estaba aún sin reformar y en un estado muy precario. Lo único que brillaba eran los cientos de yugos y flechas que ribeteaban balaustradas y escaleras de todo el recinto. Presidía la embocadura del escenario un inmenso mural de José Antonio Girón, Ministro de Trabajo con Franco, que saludaba a los representantes de diferentes oficios laborales”, recuerda Víctor. Quien añade al punto: “Pero ese teatro, muy avanzado cuando se construyó, tenía y tiene una sonoridad espléndida y ahí me encontré por vez primera la OSPA para interpretar cinco canciones”.

El que se disfrutará los días 23 y 24 de septiembre será un revival del recital que el mierense ofreció el 14 de mayo de 1999 en el Palacio de los Deportes de la Guía, en Gijón, con canciones propias y adaptaciones de temas tradicionales asturianos. Se llamó “Vivir para cantarlo”: “Del repertorio que entonces manejamos no queremos tocar nada, funciona todo, pero algo habrá que mover para introducir algunas canciones que han crecido y se han hecho mayores en estos 22 años”, subraya Víctor.

“En los conciertos de 1999 fue fundamental el trabajo de Miguel Rodríguez Acebedo. El me lo propuso desde su trabajo en el Ayuntamiento de Gijón y coordinó todo con la OSPA y el Coro de la Fundación Príncipe de Asturias. Hizo un trabajo perfecto”. En aquella ocasión, además de la sinfónica asturiana y del coro de la Fundación, la dirección corrió a cargo de Joan Albert Amargós que también se hizo cargo del grueso de los arreglos. Completaron la nómina de arregladores Enric Palomar y Josep M. Durán. De la Suite orquestal se hizo cargo Lluis Vidal. Como músicos adicionales, Josep M. Durán se encargó de la guitarra española y el piano; al bajo, Guillermo Prats; con la percusión Tino di Geraldo y segundas voces Antonio G. de Diego.

Así se hizo, en palabras del propio intérprete: “Ensayamos en el Conservatorio de Oviedo y yo me había encargado de preparar todo con Joan Albert Amargós. ¿Es el mejor músico que hay en España desde hace muchos años?, probablemente sí. Él dirigió la orquesta y la mayoría de los arreglos. Ensayamos poco para mi gusto y hubo tiempo escaso para el montaje y tomas de sonido teniendo en cuenta que pretendíamos grabar un disco y un programa de televisión para Canal Plus, pero lo hicimos porque no sabíamos que no se podía hacer. El resultado, para mi gusto, espectacular. Seguro que los que estuvieron en el concierto lo recuerdan”.

Por eso, porque Víctor lo recuerda y quiere que sus seguidores refresquen ese recuerdo, saldrá al escenario de la Laboral el 23 y el 24 de septiembre.

Compartir el artículo

stats