Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La divina Lecouvreur ha llegado al Campoamor

La soprano Ermonela Jaho, como la Adriana que imaginó Francesco Cilèa, se incorpora a los ensayos del último título del festival lírico ovetense

Ermonela Jaho, de la mano de Josep Fadó, y Alejandro Roy, ayer, en el ensayo de “Adriana Lecouvreur” en el Campoamor. | Miki López

“La Lecouvreur, divina!”, escribió Arturo Colautti en el libreto de la ópera “Adriana Lecouvreur”, compuesta por el italiano Francesco Cilèa y estrenada en Milán en 1902, con Enrico Caruso en uno de los papeles principales. La misma frase, en la potente voz del tenor Josep Fadó en el papel del Abate di Chazeuil, recibió ayer, en la sala de ensayos del teatro Campoamor, a Ermolena Jaho, la soprano albanesa que interpretará a Adriana Lecouvreur en la que será la última producción de esta temporada lírica en Oviedo, un título pocas veces visto sobre en la ciudad y que se estrenará el próximo 24 de enero, a las 19.30 horas. Jaho llega precedida por su éxito en “La Bohème”, en Madrid, y en uno de sus mejores momentos profesionales, consagrada como una de las grandes divas del bel canto contemporáneo.

Figurín de Claudia Pernigotti.

Ermonela Jaho, que llegó a Oviedo sin apenas haberse sacudido el papel de Mimi con el que acaba de triunfar el Teatro Real de Madrid, se incorporó ayer por la tarde a los ensayos. Feliz del reencuentro con los compañeros y con el Campoamor, donde cantó el año pasado, sustituyendo a Ainhoa Arteta en “Madame Butterfly”, tras el aplazamiento de la representación por las contigencias de la pandemia.

“Es increíble volver. Aquí me siento como en casa, entre amigos”, declaró Ermonela Jaho antes de concentrarse en el ensayo y después de haber saludado cariñosamente a todo el equipo. Confesó, además, que está especialmente ilusionada por trabajar con Rosetta Cucchi, la directora de escena, con la que reconoce tener “una conexión especial” que se remota años atrás.

Un boceto de la escena de “Adriana Lecouvreur” realizado por Rosetta Cucchi.

Cucchi es la segunda directora de escena de esta temporada lírica en el Campoamor. La anterior fue Silvia Paoli, con “Lucrezia Borgia”. Ayer, Rosetta Cucchi instruyó a los cantantes sobre sus movimientos y sus gestos, minuciosamente y demorándose en una escena en la que además de Jaho, como Adriana, participaban su enamorado Maurizio, encarnado por Alejandro Roy; Josep Fadó como el Abate y Felipe Bou, haciendo las veces del Príncipe de Bouillon.

Falta aún por incorporarse a los ensayos, para que el reparto esté completo, la antagonista de Jaho, Nancy Fabiola Herrera, que interpretará a la Princesa de Bouillon.

Kristine Opolais y Luciano Ganci durante la representación de la producción en el Teatro Comunale de Bolonia.

El argumento de “Adriana Lecouvreur” es simple. Dos mujeres, Adriana Lecouvreur, una popular actriz de la Comedie Française, y la Princesa de Bouillon compiten por el amor de Maurizio de Sajonia, mariscal del ejército francés y la intriga termina con la muerte de la actriz. El libreto está basado en hechos reales, porque la Lecouvreur realmente existió, fue una estrella de la escena francesa y gran amiga de Voltaire, y vivió un romance letal con un oficial francés, que acabó con su muerte por envenenamiento. El libreto de Arturo Colautti está basado en el drama que Eugène Scribe y Ernest Legouvé firmaron en 1849.

Ayer, el director musical, Daniele Callegari, podía hacer poco más durante el ensayo que observar cómo los cantantes empezaban a recrear toda esa tragedia y se familiarizaban con los movimientos escénicos en la sala que lleva el nombre de Emilio Sagi, con las líneas claramente marcadas en el suelo como guías y algo de atrezzo. Para que Ermonela Jaho se vaya acostumbrando a moverse sobre las tablas del Campoamor con el voluminoso vestuario que lucirá en la función antes de empezar se dejó colocar un miriñaque.

Ensayo de ayer por la tarde en el teatro Campoamor de Oviedo. | Miki López

Ensayo de ayer por la tarde en el teatro Campoamor de Oviedo. | Miki López

Los ensayos, que empezaron a principios de semana con los primeros cantantes que llegaron a Oviedo, están blindados contra el covid. Además de las pruebas que los cantantes y todo el equipo que participa en la producción se hacen rutinariamiente, nadie se olvida la mascarilla. Hay cajas de repuesto y botes de líquido desinfectante por todos lados. Alejandro Roy comentaba ayer que, a pesar del tiempo que llevan en esa situación, nadie acaba de acostumbrarse. “Es agobiante y estamos deseando que llegue el día de quitarnos las mascarillas”, admitió.

La “Adriana Lecouvreur” que se estrenará en Oviedo a finales de este mes es una coproducción de la Ópera de Oviedo, con el Teatro Comunale di Bologna y la Sydney Opera House. En Bolonia, la ópera se representó el pasado mes de noviembre, con Asher Fisch en la dirección musical y con críticas muy favorables.

Ensayo de ayer por la tarde en el teatro Campoamor de Oviedo. | Miki López

Ensayo de ayer por la tarde en el teatro Campoamor de Oviedo. | Miki López

En Oviedo, el reparto se completa con los cantantes Luis Cansino, Carlos Daza, Albert Casals, Cristina Toledo y Nogales. De la música se harán cargo la Orquesta Oviedo Filarmonía y el coro titular de la Ópera de Oviedo, el Coro Intermezzo, bajo la dirección de Pablo Moras.

Tras el estreno del 24 de enero habrá representaciones los días 27 y 30 de enero y 2 y 5 de febrero, siempre a las 19.30 horas. El Campoamor mantiene el aforo al 65 por ciento y la Fundación Ópera de Oviedo está muy satisfecha con la respuesta del público, que sigue agotando localidades y que esta temporada ha comprado más abonos.

Compartir el artículo

stats