Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias exporta talentos

González Cuesta llama a “reinventarnos” y apuesta por crear “nuevos sectores”

“Allande está poniendo en valor los recursos naturales, como la calidad del cielo nocturno del concejo a través del desarrollo del astroturismo”

Lucía González Cuesta.

Lucía González Cuesta (Canarias). Licenciada en Física por la Universidad de Oviedo con máster en Astrofísica por la Universidad de La Laguna (ULL). Actualmente trabaja en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) desarrollando su tesis sobre estrellas de tipo solar con exoplanetas que han sido observadas por satélites de la NASA. Es la directora del proyecto de divulgación científica itinerante en zonas rurales “Allande Stars” y la única monitora Starlight del Principado.

González Cuesta.

Y Lucía convenció a su padre para subir al tejado a ver las estrellas. Es el primer recuerdo que guarda en el universo de su memoria la investigadora predoctoral del Instituto de Astrofísica de Canarias Lucía González Cuesta (Cereceda, Pola de Allande, 1985): “Yo era muy pequeña. Aquella noche estuvimos recostados en el tejado, como en una escena de una película, disfrutando del cielo lleno de estrellas, haciéndonos preguntas sobre ellas. Cuáles estarían más lejos o más cerca, cuáles son más grandes o más pequeñas, si algunas tendrían sus propios planetas... Ese recuerdo me transporta directamente a un momento en el que soñaba con ser astrofísica y poder trabajar en las respuestas a todas estas preguntas”.

En el mundo rural, afirma, “se fomenta especialmente la conexión con la naturaleza y la curiosidad por comprender desde muy pequeños lo que nos rodea. Tenemos la suerte de crecer en una tierra que, desde un origen humilde, nos enseña que, a través del trabajo duro y del esfuerzo, podemos conseguir aquello con lo que soñamos. Es una de las razones por las que se dice que Asturias tiene algo mágico. La Asturias que conocí en mi infancia estaba cubierta de estrellas, desde los pueblos podíamos ver la Vía Láctea en la puerta de nuestras casas, y, desde núcleos urbanos como Pola de Allande, podíamos contemplar el firmamento sin necesidad de tener que desplazarnos a los montes o los altos de la zona. Hoy, la contaminación lumínica ha comprometido nuestra conexión con el cielo nocturno”.

El problema de muchos concejos rurales de Asturias es la despoblación: “Las cifras son escalofriantes y da vértigo pensar en el número de personas que habitarán estas regiones dentro de varias décadas. En el concejo de Allande, por ejemplo, hemos perdido el 30% de la población en los últimos 20 años, y si nos remontamos a 1950, la pérdida es del 80%”.

No debemos olvidar de dónde venimos, que “vivimos en territorios fundamentalmente basados en la agricultura y ganadería. Debemos luchar por mejorar las condiciones de este sector. Y a su vez, es hora de reinventarnos, de apostar por la creación de nuevos sectores, como es el caso de Allande, poniendo en valor los recursos naturales de la zona, como la calidad del cielo nocturno del concejo a través del desarrollo del astroturismo, y la promoción de la zona por estar en pleno corazón del Camino de Santiago Primitivo, en una de sus etapas más puras, bonitas y salvajes”.

El gran arraigo a su tierra hizo que tardase “en lanzarme a viajar, me costaba despegarme de Asturias. No fue hasta 2016 cuando me fui a Tenerife a hacer el máster en Astrofísica, cuando empecé a hacer estancias en otros países, como Francia o Alemania, cuando empecé realmente a disfrutar el vivir en otros lugares. Querer quedarse en Asturias no está reñido con tener estancias temporales en otras regiones, estas experiencias no son imprescindibles, pero ayudan mucho a cambiar de perspectiva, a abrir la mente y, sin duda, te hacen evolucionar. Los últimos 5 años estudiando y trabajando en Tenerife han sido la etapa de mi vida de mayor crecimiento, no solo a nivel profesional, sino también en la propia evolución personal, en la que, si eres valiente y estás dispuesta, puedes llegar a encontrar tu verdadero propósito en la vida”.

Su idea es tratar de volver a Asturias y “trabajar en proyectos de divulgación científica para intentar ayudar, trabajar en contra de esa despoblación que amenaza a las zonas rurales. Al final todos queremos lo mismo, luchamos por un mismo objetivo, el de proteger el futuro de nuestra tierra, y nosotros queremos hacerlo revitalizando las zonas rurales a través de la Ciencia. Las circunstancias para un regreso futuro a Asturias pasan por encontrar facilidades por parte de las instituciones, su apoyo es fundamental. Que sea una buena noticia que jóvenes con formación queramos volver a nuestra tierra, que haya oportunidades, apoyo a la hora de emprender en nuevos proyectos, poder desarrollarlos en Asturias, vinculados a nuestra formación”.

Echa de menos el otoño asturiano, “los colores de nuestros bosques, los paseos por los montes de Allande, nuestro acento, lo directos que somos diciendo lo que queremos, y… obviamente la gastronomía. El adobo, el butiecho, la carne, los frixuelos, la miel, el olor de la sidra... Pero lo que más echo de menos es a mi familia, los abrazos de mis padres son cada vez más largos desde que vivo a más de 2.000 kilómetros de ellos. Estar fuera de casa te da perspectiva, aprendes a valorar más algunos momentos y también los detalles sencillos”. Los obstáculos forman parte del día a día en un doctorado, “aprendes a lidiar con la frustración, a enfrentarte cada día a problemas que no sabes cómo solucionar, que, con disciplina y esfuerzo, terminan saliendo. Hay momentos duros, pero es cierto que también se desarrollan unas competencias muy importantes, que te ayudan en otras facetas de tu vida”.

Hay una frase que dice que “para el que quiere aprender y sabe escuchar, todo el mundo puede ser un maestro. Si nos paramos a pensar cómo mejorar, tenemos que ver qué han hecho aquellos que se encontraban en una situación similar a la nuestra y consiguieron prosperar. Por ejemplo, con el despoblamiento, hemos visto cómo en cuestión de una década, algunas regiones de Asturias que tenían un futuro incierto han conseguido cambiar la tendencia, crear nuevas empresas y aumentar su población”.

Compartir el artículo

stats