Mario Gas: “Hay que buscar la igualdad desde la diferencia y ensalzar la amistad”

El escenógrafo de “Los gavilanes”, que abre hoy la Zarzuela, admite que la obra puede guardar una relación “metafórica” con el conflicto catalán

Mario Gas. | Luisma Murias

Mario Gas. | Luisma Murias / Franco Torre

Franco Torre

Franco Torre

Mario Gas (Montevideo, 1947), creador todoterreno y emblema de las artes escénicas españolas, es el director de escena de “Los gavilanes”, la zarzuela de Jacinto Guerrero que, en la nueva producción del Teatro de la Zarzuela, abre hoy (20.00 horas, teatro Campoamor) el XXIX Festival de Teatro Lírico Español de Oviedo. “Este es uno de los últimos trabajos de ese genio de la escenografía mundial que ha sido Ezio Frigerio”, destaca Gas al principio de su conversación con LA NUEVA ESPAÑA, aludiendo a su querido colaborador y amigo, fallecido tres semanas atrás. “Con esta producción queremos rendir homenaje al admirado y añorado Frigerio, uno de los grandes maestros de la escenografía mundial en la segunda mitad del siglo XX y lo que llevamos del XXI”, insistirá, posteriormente, Gas.

La amistad, como la que le unía a él con Frigerio, es precisamente un tema relevante en “Los gavilanes”, que eclosiona en el tercer cuadro con la marcha “¡Amigos, siempre amigos...!”. Un momento de gran fuerza en esta nueva producción, con las banderas de Francia y la Provenza, con sus cuatro franjas rojas sobre fondo amarillo, ondeando juntas. “Es una marcha que se hizo muy popular, y creo que en estos momentos es una buena ocasión para lanzar una cierta proclama, para decir ‘no perdamos de vista lo esencial ni nos enfademos por cosas que, en el fondo, no son tan importantes’. Hay que buscar desde la diferencia la igualdad y sentirse cada uno en su sitio y en paz con todos. Es un canto a la amistad que siempre viene bien, porque es un concepto superior, una relación superior, que creo que está bastante maltratada”, reflexiona Gas.

El director de escena reconoce que, en ese cuadro de la obra, se puede establecer una relación metafórica con el conflicto catalán, aunque nunca pensó en reubicar la obra en España para reforzar esa idea. “La acción de la obra siempre ha transcurrido en la Provenza, si bajas un poco puede ser Cataluña, y su bandera es también la de la cuatro barras. Quien quiera entender, por la vía metafórica, que entienda, y quien no quiera entender que no lo haga. Cuando una traslación geográfica puede ayudar a que el público entienda mejor, suelo hacerlo, pero en este caso entendí que así estaba muy bien y se eludían críticas fáciles. Está bastante claro el porqué, el cómo y el dónde se envía esa invitación al público”, sostiene.

Mario Gas destaca, en cualquier caso, la gran calidad del equipo que pondrá en escena la zarzuela, y celebra la gran acogida que tuvo la obra en su ensayo general, en la noche del martes. “Este sector ha sufrido mucho por los efectos de la pandemia y poco a poco se está recuperando. Es bueno que los teatros líricos y de prosa recuperen su actividad y que pueda volver a celebrarse la ceremonia laica del encuentro”, señala Gas, que confía en que llegue pronto esa ansiada recuperación: “Hay que ser moderadamente optimistas”.

Suscríbete para seguir leyendo