Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las directivas españolas creen que la pandemia impulsó la conciliación familiar

“No hubo una mejora real”, discrepan las empresarias asturianas que, aunque reconocen algún avance, advierten que es “una carrera de fondo”

Begoña Fernández-Costales Miki López

Las directivas españolas creen que la pandemia ha impulsado medidas que contribuyen a la conciliación familiar, según las conclusiones de la última entrega del informe “Esade Gender Monitor”, elaborado por Esade Women Initiative. El estudio, que recoge la opinión de cerca de 900 mujeres profesionales y directivas españolas, señala que un 58,8 por ciento de ellas considera que las medidas impuestas por la emergencia sanitaria han tenido efectos positivos en cuanto a su capacidad de conciliación y un 72,5% afirma que no han impactado negativamente en sus posibilidades de promoción. Hay un 46,2 por ciento que disiente y que teme que la pandemia haga retroceder los avances conseguidos en materia de igualdad de género en los últimos años. La presidenta de la Federación de Empresarias y Directivas de Asturias, Begoña Fernández-Costales, comparte esta impresión y sostiene que “no ha habido una mejora real en cuanto a conciliación”.

Fernández-Costales va más allá y cita el estudio “Global Entrepreneurship Monitor”(GEM), recientemente presentado. Según él un 70 por ciento de las mujeres asturianas implicadas en alguna actividad de emprendimiento declaraba tener miedo. “Eso no es cuestión de que estemos mejor o peor preparadas, sino el producto de lo que llamamos el síndrome del impostor”. Fernández-Costales piensa que, para contrarrestarlo es necesario que las mujeres “nos apoyemos más, con organizaciones como nuestra Federación”. “Las mujeres tenemos que seguir adelante, esta es una carrera de fondo”, comenta.

El informe de Esade 


  • Mejor conciliación. El “Esade Gender Monitor” recoge que el 58,8 por ciento de las directivas españolas consideran que la pandemia ha impulsado las medidas de conciliación familiar
  • Más repartido. El 44,4 por ciento considera que tiene los mismos problemas para conciliar que su pareja y el 28,5 por ciento cree que es más difícil para ellos

Patricia Cauqui, coautora del estudio “Esade Gender Monitor”, considera “llamativo que, si bien un 14 por ciento de las directivas afirma tener más dificultades que su pareja para conciliar con el sistema de trabajo actual, un 44,4 por ciento dice tener las mismas dificultades que sus parejas y un 28,5 por ciento considera que son sus parejas quienes lo tienen más complicado”. “Estas respuestas, cotejadas con las de años anteriores, parecen revelar que los problemas de conciliación no son ya un asunto de género sino un deseo sin género de vivir y trabajar de otro modo”, indica.

El informe constata además que la desigualdad salarial y la dificultad para lograr un equilibrio entre vida personal y profesional, que han sido los principales frenos a la igualdad entre géneros en oleadas anteriores, disminuyen. La desigualdad salarial ha pasado de ser citada como barrera por un 44,7 por ciento de las encuestadas en la oleada de 2016 a serlo solo por un 9,7 por ciento en 2022, mientras que la dificultad para conciliar vida personal y profesional se mencionaba en 2016 en el 24,18 por ciento de los casos y hoy por el 17,7.

También ha aumentado el número de directivas que afirman que sus empresas cuentan con políticas de igualdad de género, volumen que ha pasado del 68,7 por ciento al 72,5 por ciento en los últimos dos años.

Las consultadas consideran que las políticas más implementadas por sus empresas, entre las que destacan la flexibilidad horaria (20,7 por ciento), los programas de mentoring y sponsoring (14,3 por ciento) y la formación en habilidades directivas (15,9 por ciento), son adecuadas y las más eficaces para garantizar la igualdad de oportunidades en la empresa.

Una de cada cuatro directivas participantes en el informe afirma que, en el último año, no ha encontrado barreras en su trabajo por el hecho de ser mujer. Entre las que sí se han tropezado con ellos, se mencionan los sesgos inconscientes (26 por ciento) como el obstáculo más habitual en su día a día laboral y en su camino hacia puestos de alta responsabilidad. En concreto, piensan que tienen más dificultades para ascender que sus compañeros varones, porque todavía existe la idea de que “la mujer prefiere puestos que le permitan una mejor conciliación” o porque en su empresa se sigue “dando por hecho que las mujeres con familia no están comprometidas con su carrera profesional en la misma medida que los hombres”.

Compartir el artículo

stats