Asturias no siguió el pasado año la tendencia nacional de crecimiento de los casos de violencia de género. En un año en el que el número de víctimas aumentó en España un 9,35% y el número de denuncias en un 8%, en los juzgados asturianos la tendencia fue a la baja. En la región se reconoció a 2.520 mujeres como víctimas de la violencia machista, cifra que supone un descenso del 2,8 por ciento respecto a 2020, según el balance publicado este viernes por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Por lo que respecta al número de denuncias por violencia machista presentadas en Asturias, la caída fue incluso mayor, con 2.532 presentadas, un 4,5 por ciento menos que en el 2020. Y eso que ese año, por efectos de la pandemia, ya había sido de bajada, con un 8,3 por ciento menos en las denuncias presentadas y un 7 por ciento menos en las víctimas reconocidas.

Otros datos que enmarcan la violencia de género en Asturias apuntan a que el pasado año fueron enjuiciadas más de 1.200 personas, unas 500 en los juzgados de Violencia sobre la Mujer, y otros 700 en los juzgados de lo Penal. En los primeros, donde se ven los delitos más graves, el porcentaje de condenas fue del 92% mientras que cuando el procedimiento se sigue en los juzgados de lo penal (que enjuician delitos castigados con menos de cinco años de cárcel) el porcentaje de sentencias condenatorias se reduce al 66%. Con lo que la media resultante es el 76,8%.

Con los datos del 2021, Asturias se sitúa en una tasa de 47,6 mujeres víctimas de la violencia machista por cada 10.000, la cuarta más baja entre las comunidades autónomas, y menor que la media nacional donde la cifra está en una tasa de 66 por 10.000. Entre las comunidades con peores indicadores están varias de las franja mediterránea, en concreto Baleares, Murcia y Comunidad Valenciana, y Canarias. Todas ellas duplican casi la cifra de Asturias.

Respecto a la distribución de las denuncias que se presentaron en la región, la gran mayoría surgen de atestados policiales con denuncia de la víctima; un 15% más son atestados policiales por intervención directa policial y un 12% surge tras presentarse un parte de lesiones en el juzgado. Solo un 0,1% de las denuncias las presentan familiares.

Y si lo que se quiere mirar es el perfil de la relación que tiene la víctima y su agresor en Asturias, la mayoría de los casos se produce entre parejas que no estaban casadas. El mayor número de agresores es una expareja (36,45%), seguido de una pareja; en un 18% la agresión procede de un cónyuge y solo en un 11% el agresor es un excónyuge.

En el conjunto del país en 2021, tras levantarse el estado de alarma, el mapa de las agresiones machistas volvió a indicadores similares a los que se registraban antes de la pandemia. Se presentaron de media 446 denuncias al día y se dictaron en el año 41.073 sentencias condenatorias.

El informe anual del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ muestra que el número de víctimas (159.352) aumentó un 9,35 por ciento y que el número de denuncias ante los juzgados (162.848) se incrementó en un 8 por ciento.

Durante 2021 los órganos judiciales (juzgados de violencia sobre la mujer y juzgados de guardia) acordaron 31.212 órdenes de protección (un 2,4 % más) y dictaron 54.318 sentencias (un 30,6 % más). El 75,62 % fueron condenatorias, lo que ha supuesto un nuevo máximo histórico, subraya el Observatorio. Destaca también las medidas civiles dictadas por los juzgados de violencia sobre la mujer para proteger a los hijos de las víctimas, tras entrar en vigor la ley de protección integral a la infancia y adolescencia frente a la violencia: en 2.008 casos se suspendió el régimen de visitas, un 137 % más que en 2020.