Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sueños de los asturianos con un cromosoma de más

Un piso, una novia, un trabajo... Los jóvenes con síndrome de Down comparten las ilusiones del resto de chavales de su edad y cada vez tienen más posibilidades de lograrlas: “Todos somos iguales”

Adrián Vega:  "Los que tenemos Síndrome de Down somos igual que el resto de personas"

Adrián Vega: "Los que tenemos Síndrome de Down somos igual que el resto de personas" VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Miki López

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Adrián Vega: "Los que tenemos Síndrome de Down somos igual que el resto de personas" Elena Fernández-Pello

A sus 24 años Adrián Vega sabe muy bien lo que quiere: “Trabajar en una oficina, con una mesa para mí solo, un ordenador, una impresora, una fotocopiadora y hacer planes de viajes; tener una casa con mi pareja y un hijo, para eso tengo que sacar un título, para ganar dinero y poder mantener a mi esposa y a mi hijo”. A su compañera Laura Campo le gustaría ser profesora, Adrián Arias desearía “vivir en México y trabajar en el Leroy Merlin” y otro de sus amigos, Óscar Arias, lleva ya unos años empleado en un Domino’s Pizza y ahora su objetivo es “tener novia y ser feliz”. Los cuatro hacen planes de futuro similares a los de muchos otros jóvenes de su edad. Ellos han nacido con un cromosoma de más y eso les hace especiales, pero en lo esencial no hay diferencias. “Todas las personas tenemos los mismos intereses, los mismos derechos y somos iguales”, afirma Adrián Vega.

Él y sus compañeros hablaron ayer de su día a día y de sus planes de futuro en un encuentro con alumnos y profesores de la Facultad Padre Ossó de la Universidad de Oviedo. El acto fue organizado desde el área de Cooperación de la Universidad en colaboración con la Asociación Down Asturias coincidiendo con el Día Mundial del Síndrome de Down, que desde 2011 se celebra el 21 de marzo.

Cada vez hay menos nacimientos de niños con ese síndrome, según cuenta Ana Luque, la gerente de la Asociación Down Asturias. Su salud y su calidad de vida han mejorado y su longevidad es mayor. El envejecimiento de este grupo de población requiere una actualización de los servicios y la atención que necesitan. “Parece haber una base genética compartida con el alzhéimer, lo que no quiere decir que todas las personas con Down vayan a desarrollar alzhéimer, pero es algo a tener en cuenta”, indica la portavoz de la asociación. Por lo demás, las posibilidades de los jóvenes con Down de tener una vida independiente y de cumplir sus sueños son cada vez mayores.

La Asociación Down Asturias, creada en 1985 con el propósito de facilitar la inserción social de las personas afectadas por el síndrome, cuenta con talleres de formación y terapia ocupacional, también con programas de ocio en los que colaboran voluntarios. Ayer, en Oviedo, las trabajadoras que acompañaron a los jóvenes en el acto de la Facultad Padre Ossó aprovecharon para hacer un llamamiento al voluntariado. Quienes estén interesados, informaron, pueden contactar con la asociación a través de su correo electrónico (downasturias@downasturias.org).

Compartir el artículo

stats