Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Auditorio se rinde a la Pasión musical en el preludio musical a la Semana Santa

La dirección de Marcus Creed deja unos excelentes resultados y una ovación

5

EN IMÁGENES: Concierto del León de Oro en el Auditorio de Oviedo Miki López

El temporal adverso y las bajas temperaturas no fueron obstáculo para que los melómanos ovetenses acudieran, en gran número, al Auditorio Príncipe Felipe para disfrutar de una velada musical que anticipa la Semana Santa de la mano de la interpretación de la “Pasión según San Mateo” BWV 244, de Johann Sebastian Bach, sin duda una de las obras más importantes de toda la historia de la música.

Para enfrentar esta magna partitura, enmarcada dentro del ciclo “Conciertos del Auditorio” que organiza la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, confluyeron sobre el escenario prestigiosas formaciones y solistas, referentes todos ellos en este repertorio tan atractivo como exigente.

El ensemble barroco “Il Gardellino”, encargado de inaugurar la pasada edición del ciclo “Primavera Barroca” fue quien llevó el peso de la obra, en esta ocasión bajo la experimentada batuta de Marcus Creed. En el plano coral, el Vocalconsort de Berlín, dividido en dos coros “enfrentados”, iluminó con sus voces bien empastadas (cantando sin mascarillas) cada butaca del Príncipe Felipe, siempre con un volumen extremadamente cuidado y un sonido muy rico en matices. “Los peques de El León de Oro” fueron el acompañamiento de voces blancas ideal para esta velada musical, de prácticamente tres horas de duración. Los pupilos de Elena Rosso destacaron en sus intervenciones por una emisión aseada y un sonido tierno, muy homogéneo, y delicado. Los solistas no fueron a la zaga del brillante elenco que había sobre las tablas.

Público asistente a “La Pasión”.

El evangelista estuvo encarnado con solvencia por el tenor Thomas Hobbs (en sustitución, por indisposición, del inicialmente previsto, Jakob Pilgram), poniendo voz a un sólido Jesús, el barítono Benoit Arnould. Miriam Feuersinger (soprano), Clint van der Linde (contratenor) y Klaus Mertens (bajo) se lucieron igualmente en sus recitativos y arias, logrando extraer de cada uno de los 78 pasajes que forman este monumento musical de Bach, una gran expresividad que mantuvo a los asistentes en vilo, doblegados y reconfortados por completo ante la música de esta velada musical de altísimo nivel, que despidieron con una ovación puestos en pie.

Compartir el artículo

stats