Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Vivimos una experiencia increíble", dicen los 59 participantes en la Olimpiada Española de Biología

Un navarro gana en Oviedo el campeonato nacional | Los tres asturianos no se llevan medalla, pero sí “amigos”: “El ambiente no fue nada competitivo, todos nos ayudamos”

A la izquierda, foto de familia de los ocho primeros clasificados (el ganador, en el centro) con el Consejero y varios cargos académicos. Sobre estas líneas, los participantes en la Olimpiada ayer en el paraninfo de la Universidad de Oviedo; y debajo, los participantes asturianos: Alonso Álvarez, Heidi Baas y Carmen Barriuso. | Miki López/ Uniovi

El mejor “olímpico” de Biología de toda España es un navarro. José Javier Quintana, de 17 años y del instituto Sancho III el Mayor, de Tafalla, se impuso ayer a 59 estudiantes en la última jornada de la competición nacional, que acogió en formato presencial la Universidad de Oviedo. Los tres participantes asturianos (Heidi Baas, del colegio Inglés de Llanera; Alonso Álvarez, del colegio Montedeva de Gijón; y Carmen Barriuso, del IES Alfonso II de Oviedo) no se llevaron medalla, pero sí “muchos amigos”. “Estamos súper satisfechos, el fin de semana fue increíble y el ambiente entre los 59 fue muy agradable, nada competitivo, todos nos ayudamos”, resume el gijonés Alonso Álvarez, de 17 años.

Durante dos días (viernes y sábado), “olímpicos” de Biología de todas las comunidades tuvieron que enfrentarse a dos pruebas teóricas y otras cuatro prácticas. Las teóricas, según explica la organizadora de la competición, la profesora de la Universidad de Oviedo Candela Cuesta, constaban de 75 preguntas cada una y de hora y media de duración. Los exámenes en el laboratorio tuvieron que ver con los objetivos de desarrollo sostenible. Los alumnos tuvieron que realizar ensayos sobre patógenos alimentarios, fraude alimenticio, identificación de organismos en el agua y trampas para la avispa asiática. “El balance es muy positivo. Tras dos años con el covid, recuperamos la presencialidad y ese espíritu olímpico. Es toda una experiencia para ellos, no solo son los exámenes, todas las tardes salíamos a conocer Asturias. Visitamos el Botánico, la Laboral, el Prerrománico, al cercado osero...”, explica la profesora.

Esta experiencia comenzó el viernes y acabó ayer, con la entrega de premios y una conferencia impartida por el consejero de Ciencia, Borja Sánchez, que es biólogo e investigador en excedencia del CSIC. El representante del Gobierno se comprometió a impulsar las enseñanzas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) en todas las etapas escolares, pero “especialmente en el paso de la ESO al Bachillerato”. El titular de Ciencia recordó que Asturias está por encima de la media española e, incluso en los primeros puestos, en mayor proporción de alumnado en disciplinas científicas. No obstante, precisó, “queremos seguir mejorando porque el futuro está en todas estas disciplinas y probablemente en una mezcla de ellas”. Sánchez tampoco se olvidó de las Humanidades y del papel que juega en la transformación digital. “En un futuro cada vez más robotizado, la humanización de todos los algoritmos robots van a ser claves y el pensamiento humanístico será más importante que nunca”, defendió.

Después del navarro José Javier Quintana, los siguientes clasificados fueron Daniel Bulnes Roldán, de Andalucía; Pablo Gómez, de Castilla y León; y Vittorio Scarani, de Cataluña. Los cuatro viajarán en julio a Armenia como representantes de España en la Olimpiada Internacional de Biología. Los cuatro siguientes mejores (Raúl Marín, de Madrid; Paulo Joaquín García, de Galicia; Diego López, de Andalucía, y Marc Farrés, de Cataluña) irán a la competición iberoamericana, que tendrá lugar en septiembre en Perú.

“Vine con intención de llevarme alguna medalla, pero sobre todo de pasármelo bien. Y a medida que fue avanzando la prueba, me centré más en divertirme. Ha sido una experiencia única”, cuenta el ganador, el navarro José Javier Quintana. Así que cuando supo que había quedado el primero, “me quedé flipando”, asegura. Quintana tiene claro que quiere estudiar el grado de Bioquímica el curso que viene: “Me encanta la biología”.

Compartir el artículo

stats