Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La huella científica y humana de López Otín, valorada por sus discípulos

Los colaboradores del catedrático de la Universidad de Oviedo rompen cuatro años de silencio para defender la integridad de su maestro frente a los acosadores: “Sus máximas siempre han sido la seriedad y el rigor”

Carlos López Otín y un grupo de discípulos con el investigador italiano Sammy Basso, afectado de progeria (envejecimiento acelerado), pese a lo cual ha cumplido 26 años.

Los discípulos de Carlos López Otín rompen, por fin, un silencio de más de cuatro años. Durante toda la campaña de acoso que, desde finales de 2017, ha sufrido el catedrático de Biología Molecular de la Universidad de Oviedo, sus colaboradores más cercanos habían optado de forma mayoritaria por el silencio. Una discreción que buscaba no entrar al juego de los promotores de la operación de descrédito, desarrollada en buena parte a través de las redes sociales. Ahora que está a punto de cerrarse una investigación interna promovida por la institución académica asturiana, 23 alumnos de Otín de trayectorias muy diversas salen en su defensa y expresan de muy distintas maneras la profunda huella personal, científica y ética que les ha dejado el contacto con su maestro.

"Tras su incorporación a la Universidad de Oviedo en 1987, Carlos López Otín creó un grupo de investigación en el que hemos trabajado más de cien personas de distintas titulaciones (biología, medicina, química, bioquímica, ingeniería industrial, formación profesional...) y países (España, Italia, Japón, Argentina, México, Polonia, Australia, Finlandia, Suecia, Dinamarca...), igualmente diversas en cuanto a creencias, ideología o extracción social. Algunas de estas personas realizaron estancias de unos pocos meses, mientras que otras hemos desarrollado nuestra carrera profesional dentro del grupo durante muchos años, algunos desde el principio. Los científicos formados en el laboratorio hemos continuado trayectorias profesionales igualmente diversas, en la Universidad, en la enseñanza, en la empresa privada o en las administraciones públicas. Los perfiles de los que escribimos aquí en testimonio de la valía científica y personal de los profesores Carlos López Otín y Gloria Velasco reflejan la diversidad del grupo a lo largo de su existencia".

Dr. José María Pérez Freije

Catedrático, Universidad de Oviedo. Miembro del grupo desde 1987.

“Benjamin Franklin dijo ‘Escribe algo que merezca ser leído o haz algo que merezca ser escrito’. Fui el primer discípulo de Carlos y trabajar con él, con Gloria Velasco, y con muchas otras personas extraordinarias que formaron parte de su grupo a lo largo de estos 35 años permitió darle un sentido especial a la frase de Franklin. Entre todos, en un ambiente diverso, respetuoso, comprometido e ilusionante, hicimos ciencia que mereció ser escrita y escribimos artículos dignos de ser leídos. Más de 50.000 publicaciones distintas los han citado, mostrando que decenas de miles de científicos de todo el mundo los encontraron dignos de lectura y de utilidad para sus propias investigaciones. Sueño que el ruido estéril y tóxico no nos impedirá seguir adelante”.

Dr. Adolfo Álvarez Ferrando

Catedrático del Instituto de Genética del Cancer, Universidad de Columbia, Nueva York. Miembro del grupo de 1991 a 1999. 

“Me preguntan, y no pocas veces, quién es el mejor científico que haya conocido nunca. La cuestión es una si no son muchas. ¿Quién es el más brillante? ¿El más original? ¿El más transformador? ¿El más ejemplar? ¿El más comprometido con la ciencia y la sociedad? ¿El más capaz de ilusionar e ilusionarse? Todas valen y todas tiene un nombre y cada una el suyo: Carlos López Otín”.

Dr. José Antonio Uría Campo

Jefe de Sección de Participación Pública, Gobierno de Cantabria. Miembro del grupo de 1989 a 2005.

“Me resulta imposible expresar en tan pocas líneas los sentimientos personales hacia Carlos que, en cualquier caso, convergen todos ellos en agradecimiento infinito, de por vida. Igualmente, de difícil concreción es describir las casi infinitas razones de por qué Carlos es un referente vital para mí, pero lo es. Tal vez por ello todos los días, todos, y en especial manera los últimos casi cinco años, no he dejado de tenerte conmigo, Carlos. Gracias”.

Dr. Juan Cadiñanos Bañales

Director del Laboratorio de Medicina Molecular del IMOMA. Miembro del grupo de 1998 a 2003.

“El laboratorio de Carlos ha sido siempre una escuela de Ciencia con mayúsculas, uno de esos pocos lugares a los que siempre apetece ir a trabajar. Y eso, en el mundo experimental, en el que los fracasos son mucho más frecuentes que los éxitos, es mucho decir. ¿Dónde está el secreto? Sin duda, en la capacidad innata de Carlos para contagiar su curiosidad incesante e inquieta por las cuestiones más relevantes del conocimiento (no solo de la biomedicina), su capacidad de trabajo ilimitada y su preocupación sincera por los problemas de las personas, a nivel individual y social. Creo que estas son las principales cualidades que hacen que quienes hemos tenido la suerte de conocerlo de cerca sintamos una admiración próxima a la veneración”.

Dr. Víctor Quesada Fernández.

Profesor de la Universidad de Oviedo. Miembro del grupo desde 1999.

“Trabajar con Carlos y Gloria significa dar lo mejor de uno mismo en proyectos de primer nivel. Pero, volviendo la vista atrás, no recuerdo una sola orden por su parte. Solamente entusiasmo, discusiones razonadas y sobre todo el ejemplo que nos dieron en todo momento. Y recuerdo especialmente lo más importante. Cómo, después de ver lo que se exigían a sí mismos y el impacto internacional de sus trabajos, tenían la empatía y sacaban el tiempo para preocuparse por mejorar la vida de cualquier persona con la que se cruzasen”.

Dr. Guillermo Mariño García.

Profesor, Universidad de Oviedo, ISPA. Miembro del grupo de 2001 a 2009. 

“En mi carrera he trabajado con diversos líderes de grupos de investigación de relevancia internacional, y he de decir que la profesionalidad y el rigor científico de Carlos es la más alta que he visto con diferencia. Mientras que en la mayoría de los laboratorios la prioridad es publicar artículos, en el laboratorio de Carlos la máxima prioridad siempre ha sido desarrollar un trabajo serio, riguroso y metódico para poder comprender los entresijos moleculares en los que se basa nuestra biología. Siempre recordaré dicha etapa como una de las más enriquecedoras de mi vida, en la que crecí mucho como científico y aún más como persona, principalmente gracias a Carlos”.

Dr. Ignacio Varela Egocheaga

Profesor Titular, Universidad de Cantabria, IBBTEC. Miembro del grupo de 2003 a 2008.

“El laboratorio de Carlos López Otín es un lugar muy especial donde se concentró una ingente cantidad de calidad humana y científica. Era un placer pasar horas allí. Entre las lecciones que aprendí de Carlos y de la gente que trabajaba con él puedo destacar la gran dedicación científica, la necesidad imperiosa de aprender algo nuevo cada día y la generosidad para transmitir sus conocimientos a los estudiantes. No he vuelto a encontrar un ambiente así en ninguno de los laboratorios en donde he trabajado después”.

Dra. Araceli Díaz Perales

Catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, Universidad Politécnica de Madrid. Miembro del grupo de 2003 a 2006.

“Mi estancia en el laboratorio de Carlos ha sido esencial para mi desarrollo profesional. En ese lugar, pude aprender de primera mano lo que era hacer Ciencia competitiva, con ética y profesionalidad. Diariamente, se animaba a las discusiones de todo tipo; la organización del laboratorio, el respeto a todos y a todo, y la cercanía en el trato eran normas no discutibles. Todo era una forma alternativa de hacer ciencia en España, muy poco frecuente. Es sin duda hoy en día un laboratorio de referencia internacional”.

Dr. Alejandro Piñeiro Ugalde

Investigador postdoctoral, Universidad de Oviedo. Miembro del grupo desde 2005.

“Tener a Carlos como director de Tesis ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. El conocimiento, la humanidad y la generosidad que acumula es abrumadora. Tiene la virtud de extraer lo mejor de las personas y la capacidad de estar siempre disponible. Sus motivaciones nunca han sido la ambición o la fama, sino servir a la sociedad a través de la ciencia. Gloria y él crearon algo especial en el modesto Dpto. de Bioquímica y Biología Molecular. Les estoy enormemente agradecido y trataré de seguir su ejemplo de conocimiento y valores”.

Dr. Gonzalo R. Ordóñez

Director de Medicina Personalizada y Laboratorios, NASERTIC, empresa pública de Gobierno de Navarra. Miembro del grupo de 2005 a 2011.

“Desde aquel lunes de mayo de 2005 en el que lo conocí, Carlos ha sido el modelo que dirige mi vida personal y profesional. Por su integridad, ética y esfuerzo innegociables, sin concesiones al alarde ni al autobombo, sin más orgullo que el de ver a sus estudiantes, discípulos e investigaciones crecer y abrirse camino. Por transmitirme y hacerme partícipe de su humanidad y generosidad infinita hacia los demás. Porque guardo su ejemplo y sus palabras como el tesoro más valioso y querido. Porque cuántas veces ante una decisión, he recurrido a ¿qué haría Carlos en mi lugar? Gracias, Carlos, por tanto sin pedir jamás nada a cambio”.

Dra. Ángela Moncada Pazos

Investigador sénior en Unidad de Nanomedicina, CIDETEC. Miembro del grupo de 2006 a 2013.

“Para mí Carlos es un ejemplo científico y humano. En los años que trabajé en su grupo, no le vi hacer magia: le vi trabajar muy duro y vi su motivación por ayudar. Vi un investigador brillante y vi la puerta de su despacho siempre abierta para aquel que lo necesitase. De hecho, creo que más incluso que la vocación científica, lo empujaba la bondad. Y nunca vi otra cosa que no fuese rigor y honradez en su trabajo. Esta fue mi experiencia, que no cambiará. Mi opinión de Carlos tampoco ha cambiado y le apoyo sinceramente con profundo respeto y cariño”.

Dra. Miriam Fanjul Fernández,

Senior Genomic Scientist, Victorian Clinical Genetic Services (Australia). Miembro del grupo de Carlos López-Otín de 2007 a 2013.

“Se acercaban las siete de la tarde. Libreta en mano, mis compañeros y yo entrábamos al despacho de Carlos. ‘Contadme, ¿qué habéis aprendido esta semana?’ Aquellos eran los Martes con el Profesor. Y es que la dedicación de Carlos, a sus estudiantes, a la ciencia y a la sociedad no conoce limite. Carlos es Inspiración. Positividad. Fuerza. Visión. Carlos es Alma. Rigor. Curiosidad. Carlos te transforma. Carlos te da el 200%. Cualquiera que haya pasado una tarde en su despacho lo sabe. Me siento absolutamente privilegiada de que Carlos haya formado y forme parte de mi vida. Del tiempo que dedicó a educarnos como científicos y escucharnos como personas. Privilegiada de tenerlo como Mentor y seguir compartiendo aquellos, y tantos otros martes, con él, mi Profesor. Gracias”.

Dr. Álvaro Fernández Fernández.

Investigador Beatriz Galindo, Universidad de Oviedo. Miembro del grupo de 2007 a 2016 y desde 2021.

“Dos palabras me vienen recurrentemente cuando pienso en Carlos y Gloria. Por un lado, ‘inspiración’. Como en aquella primera clase de Biología Molecular. No sabía qué era una tesis o un artículo científico, pero la semilla de la curiosidad y el afán por el descubrimiento quedó sembrada en los presentes. Inspiración que se experimenta cada vez que se interactúa con ellos. El otro término: ‘altruismo’. Disposición constante. A sus compañeras/os, dentro y fuera de la universidad. A sus estudiantes. A sus oyentes en charlas, acercando la ciencia (y su importancia) a peques y no tan peques. A las innumerables personas que, afectadas por alguna enfermedad, acudían buscando consejo. Esa generosidad e inspiración infinitas, junto a su labor docente e investigadora, merecen siempre mi admiración y gratitud”.

Dr. Pedro Moral Quirós y Dra. Clea Bárcena Fernández

Dr. Pedro Moral: Investigador Principal, ISPA, Asturias. Miembro del grupo de 2007 a 2014. Dra. Clea Bárcena Fernández. Investigadora postdoctoral, University of Cambridge, Reino Unido. Miembro del grupo de 2011 a 2017. Dra. Clea Bárcena: Investigadora posdoctoral, University of Cambridge, Reino Unido. Miembro del grupo de 2011 a 2017.

“En el mundo académico, pocos doctorandos pueden afirmar sin el menor temblor de voz que se sentían una prioridad para sus mentores. Que entre los viajes transoceánicos, la divulgación en escuelas, la atención a familias en desesperada búsqueda de respuestas y las clases en la universidad, los emails de sus estudiantes eran respondidos en cuestión de minutos y sus manuscritos corregidos en pocas horas. La puerta de esos despachos siempre permanecía abierta para discutir experimentos, comentar la belleza del vuelo de los estorninos o filosofar sobre las claves de la vida. Sólo hay en nosotros admiración, agradecimiento y amor hacia lo que Carlos y Gloria son y serán siempre, unos científicos y mentores excepcionales”.

Dr. David Rodríguez Martínez

Profesor Ayudante Doctor, Dpto. de Bioquímica y Biología Molecular, Universidad de Oviedo. Miembro del Grupo de López Otín desde 2009. 

“Todos los que hemos tenido el privilegio de conocer a Carlos insistimos en el hecho de que su calidad científica está a la altura de su humanidad. Y es que creo que Carlos sólo concibe su vida a través de la ciencia como vehículo para poder ayudar a los demás. Lo atestiguan las innumerables personas que siempre han tenido su puerta abierta y su dedicación más absoluta, así como las decenas de jóvenes que han encontrado en Carlos el mentor más implicado a la hora de iniciar o encauzar sus propias carreras investigadoras. Gloria ha sido el corazón y el alma del laboratorio, siempre preocupada por el bienestar de todos. Se la echa muchísimo de menos”.

Dra. Julia Martínez Fraile

Científica senior, Elasmogen, Escocia. Miembro del grupo de 2010 a 2016.

“Durante los años que estuve en el laboratorio de Carlos aprendí lo que significaba la entrega absoluta. Presencié cómo Carlos y Gloria dedicaban su vida entera a la ciencia y al laboratorio, teniendo siempre la puerta abierta para todos nosotros y para multitud de familias que acudieron a ellos intentando buscar respuestas donde la medicina no había sabido proporcionárselas. La generosidad y dedicación con la que Carlos y Gloria han ayudado al desarrollo de la Universidad de Oviedo y a la comunidad asturiana en general son incalculables, y por ello, todos deberíamos estar profundamente agradecidos”.

Dra. Yaiza Español Fernández

Lab-manager. Miembro del grupo desde 2010.

“Con frecuencia se afirma que Carlos goza de un mayor prestigio y reconocimiento fuera de Asturias y de España. Y quizás haya gente del entorno que no le valore como merece, pero los que le valoramos, que somos muchos, lo hacemos con total admiración y absoluto convencimiento de su excelencia, como científico y como Homo sentiens sentiens. Su CV está repleto de cifras apabullantes, incuestionables: artículos publicados, proyectos financiados, científicos formados, premios recibidos… Pero no refleja la entrega absoluta de su vida a la ciencia, a la mejora de la calidad de vida de la gente. No sólo la de quienes acuden directamente a su despacho en busca de respuestas, sino la de todo el mundo. Misma dedicación que Gloria, que siempre procuró para el laboratorio un engranaje eficaz que posibilitara su inmensa labor. Gracias infinitas a los dos”.

Dr. Xurde Menéndez Caravia

Investigador posdoctoral, Universidad de Texas Southwestern Medical Center (Dallas, EE.UU.). Miembro del grupo de 2014 a 2019.

“La experiencia vivida en el laboratorio de Carlos fue, sin duda, la más transformante de toda mi vida. Durante casi cinco años tuve la inmensa suerte de interactuar diariamente con una persona con un talento científico extraordinario, una capacidad de trabajo abrumadora, un rigor ético exquisito y un compromiso social que pocas veces he visto. Carlos, y también Gloria Velasco, me han demostrado, una y otra vez, que son capaces de sacar lo mejor de cada persona; y eso es precisamente en lo que consiste ser un buen maestro. Es un honor ser un discípulo de Carlos. Para mí es un referente vital indiscutible, y es también un orgullo para la Universidad de Oviedo y para toda Asturias. Carlos ha entregado su vida a tratar de hacer un mundo mejor, y ahora nos toca a nosotros, a todos y a todas, reconocerle lo que con tanta generosidad nos ha dado”.

Dra. Olaya Santiago Fernández

Investigadora postdoctoral, Albert Einstein College of Medicine, Nueva York. Miembro del grupo de 2015 a 2021. 

“Conocí a Carlos hace diez años en una clase de Biología Molecular. Fue allí donde, como muchos otros, me contagié con su empatía y su pasión por la ciencia y decidí que me dedicaría a la investigación. Desde entonces, he tenido la suerte de vivir el brillante trabajo que se lleva a cabo en su laboratorio y en especial, la forma en la que Carlos ha dedicado sus días y sus noches a tratar de ampliar los conocimientos sobre las enfermedades de la humanidad”.

Dra. Sandra Freitas Rodríguez

R&D Specialist, Nanovex Biotechnologies. Miembro del grupo de 2015 a 2021.

“Tras sembrar en mí la inquietud por explorar lo inexplorado durante sus clases magistrales, tuve la oportunidad de formarme como investigadora de la mano de Carlos y todo su equipo. Así, durante casi siete años, me enseñaron no solo las técnicas más innovadoras de Biología Molecular, dignas de las instituciones científicas más relevantes del mundo, sino también multitud de lecciones de la más alta calidad humana. Con su puerta siempre abierta para todos nosotros, Carlos siempre ha sido y será el mejor de los mentores, personal y profesional, que cualquier estudiante pueda imaginar”.

Dra. Diana Campos Iglesias

Investigadora contratada, Universidad de Oviedo. Miembro del grupo desde 2016.

“Curiosidad. Fue lo que sentí la primera vez que escuché en la Facultad de Biología una clase de Carlos, una de esas personas que tienen la extraordinaria capacidad de transmitir y contagiar la pasión que sienten por lo que hacen. Una verdadera fuerza motivadora, presente día a día en el laboratorio, un cálido lugar en el que Carlos y Gloria construyeron una gran familia. Con la puerta y la mente siempre abiertas, dispuesto a ayudar a todos, Carlos no solo brilla por su ciencia, sino también por su humanidad”.

David Roiz del Valle

Doctorando. Miembro del grupo desde 2015.

“Carlos ha sido siempre para mí un referente, como científico y como maestro. Me dio la oportunidad de formar parte de su grupo de investigación cuando empecé mis estudios de Biología, y durante los últimos siete años he sido testigo de su enorme dedicación y del gran impacto positivo en la sociedad del trabajo desarrollado por su laboratorio. Desde que le conozco, he visto su cercanía como persona y profesional tanto con estudiantes como con gente necesitada de su experto consejo molecular”.

Lucas Moledo Nodar

Graduado en Biología, realizando actualmente el Trabajo Fin de Máster en el grupo de Carlos López Otín.

“Conocí a Carlos cuando me dio clase por primera vez en segundo de Biología. Estaba muy desilusionado, a punto de dejar la carrera, cansado de vivir lo que era mi pasión como algo pesado y carente de interés. Las clases de Carlos me devolvieron la alegría por aprender y cuando empecé a trabajar en el laboratorio, investigando las bases de mi propia enfermedad, no podría haberme sentido más cómodo y acogido. El laboratorio de Carlos es excepcional tanto a nivel científico como humano y no puedo sentir otra cosa que orgullo por formar parte de él”.

Compartir el artículo

stats