Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así son María Pagés, bailaora, y Carmen Linares, cantaora, premio "Princesa" de las Artes: "El flamenco necesita más apoyo institucional"

El jurado distingue la genialidad y universalidad del cante a través de dos disciplinas, la música y el baile, que dominan las premiadas

Carmen Linares y María Pagés

El duende del flamenco embrujó el primer galardón de los premios “Princesa de Asturias 2022” en su XLII edición. De vuelta a las reuniones presenciales en Oviedo, el jurado de las Artes convocado por la Fundación Princesa de Asturias puso en escena los nombres universales de la bailaora María Pagés y la cantaora Carmen Linares. Un fallo que es un acierto total como reconocimiento a la universalidad y la genialidad del flamenco, una de las manifestaciones artísticas que distingue a la música española.

La decisión describe la obra de Linares y Pagés como “parte de la genealogía del flamenco contemporáneo. Ambas en sus disciplinas han ensanchado el cante y el baile desde el respeto por la tradición, apostando por ampliar sus cauces expresivos, impulsando así el carácter universal de un extraordinario patrimonio cultural, popular y sensorial”.

El jurado distingue la genialidad y universalidad del cante a través de dos disciplinas, la música y el baile, que dominan las premiadas

decoration

Si el año pasado era premiada la revolucionaria creadora del performance Marina Abramovic, en esta ocasión los miembros del jurado destacan a dos artistas que “con voluntad de permanente exploración”, dotan al flamenco “de nuevas herramientas a la vez que amplifica el lenguaje de una manifestación cultural que vive un momento de esplendor y búsqueda de nuevos horizontes. Ambas creadoras despliegan en su trayectoria experiencias que reivindican el flamenco como uno de los géneros musicales más sugerentes de nuestro tiempo y un acontecimiento artístico perenne y único”.

¿Quién es el premio Princesa de Asturias de las Artes 2022?

¿Quién es el premio Princesa de Asturias de las Artes 2022? Amor Domínguez

Carmen Pacheco Rodríguez, Carmen Linares en los carteles, nació en esa localidad de Jaén en 1951. Es una de las cantaoras más completas con un exhaustivo conocimiento de estilos flamencos. Maestra y cantaora-guía de una generación de artistas jóvenes, ha recibido destacados galardones como reconocimiento de su arte desde aquel primero que ganó con solo 15 años en Radio Madrid. Mucho bailó desde entonces, y ahora se aplaude desde Asturias su maestría sin fronteras. Ahí es nada: es la primera cantante flamenca en subir a las tablas del Lincoln Center de Nueva York y el pasado mes de marzo fue una de las nueve mujeres elegidas por el Instituto Cervantes para depositar símbolos de su legado en la Caja de la Letras de la institución. Genio y leyenda.

María Pagés Madrigal, sevillana de nacimiento y madrileña de vocación, es bailaora y coreógrafa de flamenco. En 2002 recibió el Premio Nacional de Danza y en 2014 la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes. Su fórmula es sencillamente compleja: aplicar al hechizo del flamenco un concepto de contemporaneidad creado a partir de la tradición en movimiento y el dinamismo vitalista de un lenguaje y unas ideas como santo y seña de una patria artística. Comenzó en el ballet clásico y exportó ese conocimiento al flamenco. Dualidad mágica al calor creativo de maestros como Manolo Valdivia, Matilde Coral o Rafael García, El Negro. Bailarina profesional en la compañía de Antonio Gades, en 1990 formó su propia agrupación. Durante tres décadas, Pagés ha actuado en los espacios escénicos y festivales más importantes, colaborando con titanes como Mijaíl Barýshnikov, Carlos Saura y Tamara Rojo.

Carmen Linares. efe

Carmen Linares | Cantaora

“Un artista debe conocer sus raíces y luego volar en la dirección que quiera”

–¿Ha sido una sorpresa muy grande?

–Increíble, muy emocionante. Esta mañana, cuando me han llamado, me he quedado un poco en shock, fue muy emocionante y he pensado: “Qué bien poder estar en estos premios donde se reconozca el arte con mayúsculas que es el flamenco”. Estoy doblemente contenta, por el reconocimiento para mí y para el flamenco.

–Lo comparte con una amiga, María Pagés. ¿Un motivo más para celebrar?

–Me parece estupendo y además a María la admiro muchísimo y nos conocemos desde muy jovencitas. Somos amigas y hemos tenido muchas vivencias juntas. Estoy muy contenta y ella también: nos hemos llamado con muchísima alegría, también por que se reconozca la danza y el cante flamencos, lo que unido al premio que le dieron al guitarrista Paco de Lucía en 2004 hace que esas tres vertientes del flamenco hayan sido ya reconocidas en estos premios.

–¿El cante jondo de raíz más profunda, es la base de todo su arte?

–Sí. En general, yo pienso que la voz es lo primero que uno aprende a utilizar, pero para mí lo primero ha sido sin duda el cante jondo. Digamos que yo me he nutrido de la raíz y de los pilares del flamenco. Hay una gran documentación y muchos discos, mucha información sobre el cante, y pienso que un artista tiene que conocer su arte y a partir de ahí volar en la dirección que tú quieras. Las bases importan, y como cantaora a mí lo que me ha guiado es el cante jondo.

"El cante jondo es una cosa y lo que hace Rosalía es otra; no se puede meter todo en el mismo saco"

decoration

–Hay artistas como Rosalía o los “Derby Motoreta’s Burrito Kachimba” que desde una raíz flamenca, y a través del mestizaje, están logrando un gran éxito. ¿Cómo lo ve?

–El cante jondo es una cosa y lo que hacen estos artistas es otra. Creo que no se puede meter todo en el mismo saco, no es lógico y no es así. Pero soy una persona absolutamente respetuosa, porque creo que un artista tiene que hacer lo que le gusta y lo que siente. Y si Rosalía y los “Derby Motoreta’s” sienten que deben hacer estos temas y evolucionar de otra manera me parece estupendo, pero si me preguntan si Rosalía es cantaora, evidentemente no. Hay que saber diferenciar sin menospreciar ni muchísimo menos su arte y cómo está evolucionando, como persona joven, su carrera, que es algo tan valioso como puede serlo una cantaora siguiendo la tradición.

–¿Qué deben hacer las administraciones para apoyar más el flamenco?

–No soy experta en esto, pero sí se que se necesita más ayuda, que el flamenco esté presente en los circuitos y las programaciones de los teatros, y que tenga la ayuda que tienen otras músicas. Institucionalmente, creo que se pueden hacer muchas más cosas por ayudar a esta música.

María Pagés, en el estreno nacional de "Utopía" en el Centro Niemeyer, en 2011 . RICARDO SOLÍS

María Pagés | Coreógrafa y bailaora

"El arte que mejor representa lo que es la sociedad española es el flamenco"

–En una entrevista con LA NUEVA ESPAÑA, hace justo ahora tres años, hablaba usted de la necesidad de dignificar el flamenco para que fuese visto como un arte. ¿Responde este premio a esa pretensión?

–Sí. Desde el Centro Coreográfico no paramos de reivindicar la situación del flamenco y de poner de manifiesto la necesidad de la danza de crear comunidad y de lograr la implicación de la sociedad y de las instituciones en su defensa y promoción. Por eso, que una entidad como la Fundación Princesa de Asturias sea la que dé este espaldarazo puede ser un paso importante al que tienen que seguir los de otras instituciones. A ver si podemos conseguir por fin que el flamenco sea valorado, reconocido y dignificado como profesión y como el arte que representa mejor a lo que es la sociedad española.

–Lo comparte con una amiga y colaboradora como es Carmen Linares.

–La verdad es que ha sido una alegría enorme, es un doble premio realmente, y una doble alegría porque Carmen es una gran persona, una gran profesional y un ejemplo desde siempre como gran cantaora. Y aparte somos amigas y compañeras, ha sido una gran alegría, la verdad.

"Ahora el flamenco está consolidado y no tenemos ese miedo que había antes por que pudiese desaparecer"

decoration

–Este 2022 celebramos el centenario del Concurso de Cante Jondo de Granada, ¿puede el premio suponer un espaldarazo similar para el flamenco?

–El concurso tuvo una gran relevancia que ha trascendido, porque había un grupo de grandes artistas e intelectuales como Falla y García Lorca que se reunieron para dignificar y dar visibilidad al flamenco. Y en eso mismo andamos cien años después, y da qué pensar, pero ese es el objetivo: poner en valor el flamenco como el gran arte que es. No se trata, en todo caso, de comparar la situación actual del flamenco con la de hace cien años; ahora el flamenco está consolidado y no tenemos ese miedo que se pudiera tener entonces a que pudiese desaparecer. El flamenco está reconocido como un gran arte, ahora lo que tenemos que hacer es que desde España lo reconozcamos como tal a un nivel más generalizado, tanto social como institucional.

–Mayor apoyo institucional, ¿por qué pasa?

–Lo primero, por que se pusieran de acuerdo todas las partes para crear un plan nacional que tuviera un orden. También pasa por que se programara más, pero esto mismo lo digo de la danza, porque haría falta que hubiera un Teatro Nacional de Danza, algo que siempre ha sido un proyecto pero nunca una realidad. Y también pasa por que el flamenco formara parte de la educación ciudadana, porque sería reconocer un arte propio que no existe en ningún otro país más que en España. Aunque ahora esté presente en otros países su origen está aquí, y es aquí donde tiene que estar reconocido y apoyado.

Compartir el artículo

stats