Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enrique Pascual Pons Presidente del Gremio de Libreros y de la Feria del Libro de Madrid

“La pandemia demostró que las librerías aún son espacios relevantes”

“Conchita Quirós era la más grande, su manera de entender el oficio trascendió a toda España”

Enrique Pascual Pons. | Irma Collín

Enrique Pascual Pons es director de Librerías y consejero de las editoriales de Derecho e Historia del grupo Marcial Pons y preside el Gremio de Libreros y la Feria del Libro de Madrid. Está en Oviedo como miembro del jurado del premio “Princesa de Asturias” de Comunicación y Humanidades, que se falla este miércoles.

–¿Se lee cada vez menos?

–Nunca se ha leído tanto como ahora, los índices de lectura van siempre creciendo y estamos en una sociedad que es verdad que no lee lo suficiente, pero sí que ha ido incorporando la lectura como una de las vías de escape. Se vio con la pandemia: ese encierro nos vino bien para darnos cuenta todo lo que un libro puede hacer por nosotros.

–¿Cómo está la industria editorial?

–El año pasado en la Feria del Libro un experto como Porter Anderson, al analizar los datos de la industria editorial, decía que España ha sido el país que mejor se había recuperado del covid en términos de industria editorial, donde menos había impactado y que antes había vuelto a situaciones parecidas o similares de antes de la pandemia. Eso quiere decir que tenemos una industria fuerte que es capaz de soportar esos golpes y además una sociedad a la que le gusta leer. Aparte hay una cosa: ahora los fenómenos editoriales son brutales. Antes no se daba tanto: todos leímos “La historia interminable” o “El Señor de los Anillos”, pero es que ahora un youtuber puede estar vendiendo cientos de miles de ejemplares.

–Es como la lógica del blockbuster en el cine, ¿no?

–Sí, y además cuando esos fenómenos impactan, sobre todo en los jóvenes, es increíble. Lo devoran. Se está viendo ahora con el manga, que experimenta un ascenso meteórico y no solo en España, también en el resto de Europa y EE UU.

–Hablaba de la pandemia, ¿la venta online supone el fin de la librería tradicional?

–Eso pensábamos. Al principio decíamos entre los libreros, que la pandemia parecía diseñada por Jeff Bezos (risas). Pero luego nos dimos cuenta que las librerías, los espacios, esos mensajes que teníamos desde el primer día de nuestros clientes de “Aguantad, por favor, no nos dejéis”... hemos visto cómo se ha vuelto a generar una unión entre lectores y libreros porque las librerías siguen siendo espacios relevantes. Es verdad que competimos contra las grandes plataformas y no vamos a ser los que vendamos más best-sellers, pero no nos ganan en la parte humana. Las encuestas de hábitos de lectura lo dicen: la gente prefiere comprar en librerías independientes y se fían de su librero de referencia.

–Teníamos una así en Oviedo: Conchita Quirós.

–La más grande. Era “La librera”. Nos ha enseñado mucho a todos. Tenía una manera de entender el oficio y de hacerlo universal en un sitio como Oviedo. Su manera de entender la librería trascendió a toda España e incluso fuera.

Compartir el artículo

stats