Ya no hay vuelta atrás: la Escuela de Minas se trasladará a Mieres. El Consejo Social de la Universidad de Oviedo, el órgano que representa a la sociedad asturiana dentro de la institución académica, aprobó esta tarde de forma definitiva los seis planes estratégicos del Rectorado de Ignacio Villaverde. Uno de ellos, el de infraestructuras, incluye el polémico traslado de los estudios de Minas al campus de Barredo. A la vista del resultado, de poco sirvió la petición que hizo el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, al presidente del Consejo Social, el empresario asturmexicano Juan Antonio Pérez Simón, para que los consejeros “no sean cómplices de este expolio contra la dignidad y los intereses de Oviedo”. “Tengo muy claro que si este plan sigue adelante, el responsable no será el Rector sino los dirigentes del Consejo Social y el Gobierno Socialista de Asturias”, llegó a escribir el regidor. 

Según ha podido saber este periódico, el equipo de Villaverde recibió un amplio apoyo de los miembros del Consejo Social, formado por un total de 29 personas. Está el propio Rector, el secretario general de la Universidad, Ángel Espiniella, y el gerente, José Antonio Díaz Lago. Además, hay representantes del Consejo de Gobierno de la Universidad, de las organizaciones empresariales, de los sindicatos, de la Junta General y del Consejo de Gobierno del Principado. Solo hubo un voto en contra y dos abstenciones.

Lo que se aprobó esta tarde es la hoja de ruta que seguirá el equipo de Villaverde para reordenar y modernizar la Universidad en los próximos años. Entre sus planes está hacer varios cambios de sedes en Oviedo a medio y largo plazo antes de que entre en funcionamiento el futuro gran campus del Cristo.  Los movimientos en cadena son los siguientes: trasladar la Escuela de Minas de Oviedo a la Politécnica de Mieres, mover la Facultad de Ciencias al edificio de Minas, ampliar la Facultad Formación del Profesorado y Educación absorbiendo Ciencias y la Escuela de Ingeniería Informática, llevar Informática al Cristo, desplazar Enfermería y Fisioterapia a la Facultad de Medicina y mudar, finalmente, Medicina al HUCA.

Las primeras fichas que se moverán afectarán a Llamaquique y a Minas, con el fin de que las facultades de Ciencias y Formación del Profesorado ganen espacio a la vista del crecimiento de alumnos que han experimentado en los últimos años. La idea del Rector es ejecutar este cambio dentro de este mandato (antes de 2025). Ese es el tiempo que le quedará a la Escuela de Minas en Oviedo en la que fue su sede durante seis décadas en la calle Independencia. 

A partir de ahora, el equipo de gobierno de la Universidad de Oviedo deberá elaborar un expediente de extinción –la Escuela de Minas– y la creación de un nuevo centro –el resultante de la fusión de Minas y la Politécnica de Mieres–. Este documento, que ya incluiría plazos y costes, deberá pasar otra vez por todos los órganos de gobierno de la Universidad, entre ellos el Consejo de Gobierno y el Consejo Social. Y, finalmente, llegará al Consejo de Gobierno del Principado, que es el financia a la Universidad. Este proceso podría implicar varios meses o incluso más de un año.