Si hablamos de moda en España, uno de los nombres imprescindibles desde hace décadas es el de Eugenia Silva, que no solo es una de nuestras modelos más importantes, sino también una de las estilistas más prestigiosas de nuestro país y una de las primeras en el ranking de las más elegantes año tras año.

Además, en los últimos tiempos ha compartido diferentes imágenes en sus redes sociales presumiendo de su amistad con Victoria Federica, sobre la que prefiere no extenderse pero para la que no tiene más que buenas palabras: "La adoro. Es una niña monísima y a mí me gusta mucho".

"Hemos hecho un tema maravilloso ahora que sale el 15 de agosto y la vais a ver de una manera que no la habéis visto nunca, como una modelo súper profesional" adelanta, revelando así que a su faceta de influencer la hija de la Infanta Elena añade ahora la de maniquí; algo que por otra parte se le da a las mil maravillas, como demostró en su primer reportaje en la revista Telva.

Sin querer entrar en detalles sobre el porte de Victoria, cambiamos de tema y Eugenia nos habla del espectacular momento profesional y personal que vive. Encadenando un proyecto tras otro, la modelo reconoce que hay veces que necesita no hacer nada y descansar con su familia; y esta es una de ellas, ya que está deseando que lleguen las vacaciones cuando, avisa, "desaparecé".

Y la compañía, la mejor imaginable, su pareja, Alfonso de Borbón - "el papá perfecto, no me equivoqué en nada" confiesa enamorada - y sus hijos Alfonso y Jerónimo, de 8 y 5 años. ¿Cómo es como mamá? Eugenia lo tiene claro: "Si le preguntas a ellos soy pesada. Pero también bastante permisiva, me gusta que entiendan las cosas, que no sea una relación autoritaria. Mis niños son buenísimos, se portan fenomenal y no tengo quejas".