Tras muchos años de espera y de problemas administrativos, los admiradores de la cantante ya pueden disfrutar de primera mano del museo biográfico de Chipiona y de los objetos personales de Rocío Jurado que allí se exponen. La tierra natal de la cantante demuestra el anhelo que había de poder rendirle homenaje, formando largas colas a las afueras del museo en su primer día.

La hija de la cantante ha sido la encargada de cortar la cinta de la inauguración, momento que ha sido aclamado por todos y que no ha dejado indiferente a nadie. Rocío Carrasco cortaba varios trozos de la cinta para poder tenerlos como recuerdo del gran día.

El alcalde de Chipiona, Luis Mario Aparcero, tampoco faltaba a la cita. Rocío Carrasco le recibía con un gran abrazo tras haberle ayudado a que su sueño se hiciese realidad. Miguel Poveda, gran amigo de la cantante y de su hija, ponía su granito de arena cantando en directo un par de canciones de "La más grande".

La presencia de Carmen Borrego, el maestro Joao, Ana Bernal-Triviño, su prima Rocío, Antonio Martín o su grupo de amigas más íntimas hacía de la inauguración del museo uno de los días más felices de Rocío Carrasco. Como no podía ser de otra manera, Fidel Albiac acompañaba a su mujer, feliz de verla sonreír. "Porque me ve bien y porque se hacen las cosas como se tienen que hacer y bien".

Meses atrás, ya anunciaba que no habría invitaciones para su familia mediática, algo que tenía muy claro desde el principio y que ha mantenido hasta el día de hoy. Minutos antes de dar comienzo con la inauguración, Rocío Carrasco aseguraba que nadie de su familia mediática se ha intentado poner en contacto con ella para acudir a la inauguración del museo. "¿Conmigo? No" aseguraba.

En un día tan importante para ella, confesaba que lo único que le faltaba para que todo fuese perfecto, era la presencia de su madre y de su padre, aunque siempre les tiene presentes en su día a día. "sí, a ella, a la única, a ella. Y a mi padre, pero a ella" afirmaba a los medios de comunicación.

Muy satisfecha con la inauguración del Museo Rocío Jurado, está contenta porque su madre estaría muy orgullosa y muy feliz de ver su sueño hecho realidad. Recordaba lo duros que han sido los últimos años en los que no se ha visto con fuerzas para desmentir que ella no era la culpable de que la construcción del museo no avanzase. "Ha sido muy duro el que se materialice, ha sido muy duro tener que soportar, año tras año, que digan que es por mi culpa. Eso es muy chungo, es lo más difícil porque yo sabía que, tarde o temprano, se iba a materializar porque los problemas que había se iban a solucionar. Pero yo en ese momento no estaba fuerte como para decir: oye, que lo que estáis diciendo no es verdad" recordaba.