Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un conocido regatista francés de 62 años sobrevive tras 16 horas bajo su barco: "¡Está abajo, nos está contestando!"

La embarcación volcó en la costa gallega | El deportista consiguió sobrevivir al quedar dentro de una burbuja de aire

Un buceador, junto al velero, con la quilla al sol, en el operativo de rescate. | Salvamento Marítimo

Un naufragio de película con final feliz y digno de celebración. Salvamento Marítimo disfrutaba ayer del éxito de haber rescatado con vida al único tripulante de un velero que volcó en la tarde-noche del pasado lunes frente a la Costa da Morte. El varón, un conocido regatista francés de 62 años, Laurent Camprubi, que estaba preparando la clasificación para la popular "Ruta del Ron" –una regata transatlántica en solitario que se celebra cada cuatro años entre Bretaña y Guadalupe (Antillas Francesas)–, consiguió sobrevivir gracias a la burbuja de aire que se formó bajo la embarcación. 

Y sobrevivió durante más de 16 horas, el tiempo que pasó entre que activó la baliza de alarma al perder la quilla y, sorteando la noche, una mala mar y otras condiciones adversas, los equipos de Salvamento de España le pudieron llevar a tierra. 

La alarma saltó en el Centro de Salvamento de Finisterre el pasado lunes, a las 20.30 horas, a 14 millas de las islas Sisargas, en Malpica. Ya caía la noche cuando fue localizado el velero "Jeanne Solo Sailor" con la quilla al sol, como se dice en términos marinos. No había rastro del único ocupante, hasta que un buzo se subió a la quilla y recibió respuesta a los golpes que empezó a dar en el casco. 

"¡Está abajo, está contestando!", se oye decir con ímpetu a los integrantes de Salvamento que, desde el aire, participaban en el operativo y seguían la acción del buzo, cuyo vídeo se difundió ayer.

En cuanto se pudo, y mientras se trabajaba en la estabilización del velero, dos buzos se sumergieron con botella para inspeccionar y vieron que la puerta del barco estaba abierta. Al asomarse descubrieron a su ocupante, muy nervioso pero con vida, con el agua por las rodillas y bien equipado con traje térmico. Él mismo, una vez que se vio acompañado por los buzos, hizo apnea y salió a superficie, aunque ayudado por los buzos dada la resistencia que ofrecía su traje especial. El primer abrazo de emoción lo pudo dar una vez subido a la embarcación auxiliar del "Sar Gavia"; luego fue izado por un rescatador al helicóptero y trasladado a Alvedro, donde esperaba la ambulancia. Eran las 12.35 horas.

El dispositivo marítimo fue muy amplio y estuvo formado por la embarcación "Salvamar Betelgeuse", el buque "Sar Gavia" (ambos de Salvamento Marítimo) y la patrullera "Río Xallas" de la Guardia Civil, y el operativo aéreo lo compusieron los helicópteros Helimer 402 y Helimer 211 de Salvamento Marítimo, y el helicóptero "Pesca II" de la Guardacostas de la Xunta de Galicia. También se movilizaron medios subacuáticos: el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil llegó a la zona a las 3.30 horas y efectivos de la Base Estratégica de Salvamento Marítimo de Fene arribaron al lugar de la emergencia a las 7.30 horas.

El izado del náufrago hasta el helicóptero. | Salvamento Marítimo

"Para nosotros ha sido muy emocionante porque hemos salvado una vida. Normalmente nuestro equipo va siempre después. En esta ocasión ha sido distinto, porque pensábamos que podíamos salvar a alguien", manifestó Juan Ferrer, jefe de operaciones del Servicio Aéreo de Rescate y de Lucha Contra la Contaminación de Salvamento Marítimo.

Ayer el éxito del operativo aún se jaleaba y se aplaudía en las redes sociales. "Salvamento Marítimo cierra un día muy especial para todos los operativos, para todas las personas que han estado ahí, por tierra, aire y mar, salvando una vida. Puede que el velero se llamara ‘Jeanne Solo’, pero, paradojas de la vida, nunca estuvo mejor acompañado por todo el operativo desplegado por Sasemar", decían los rescatadores expresando su satisfacción.

Compartir el artículo

stats