Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos cipreses del Evaristo Valle vuelven al museo convertidos en esculturas

Una microexposición exhibe piezas de madera de Ángel Domínguez-Gil, Pablo Maojo y Rubio Camín

De izquierda a derecha: «Diálogo en el jardín» de Ángel Domínguez-Gil, «Encuentro» de Pablo Maojo y «La Tuerba» de Joaquín Rubio Camín

Los árboles del jardín del Evaristo Valle tienen una vida artística hasta cuando mueren. Dos piezas elaboradas por los artistas Ángel Domínguez-Gil y Pablo Maojo con la madera de dos cipreses caídos del entorno verde del museo, a las que se ha sumado una escultura del artista fallecido Joaquín Rubio Camín, conforman "De madera". Se trata de una microexposición "Sobre mesa" –micro porque son tan solo tres obras y sobre mesa porque es el soporte sobre el que están expuestas– que hoy se inaugura en el museo Evaristo Valle de Gijón. La muestra se encuentra en la sala principal del mismo.

La idea de esta exposición nace por la escultura "Diálogo en el jardín", creada este año por Ángel Domínguez-Gil y elaborada con la madera de un ciprés "Cupressus Marcocarpa" que fue derribado por el viento. Según explica el portavoz del museo, Pablo Basagoiti, se decidió entonces vincular esta pieza a otra llamada "Encuentro" que fue donada hace años al museo por Pablo Maojo y que también estaba hecha con madera de un ciprés del mismo jardín. "Los dos vuelven a tomar vida perpetuando así su recuerdo", reflexiona Basagoiti, que agradece la generosidad de ambos artistas.

Las dos figuras se exponen junto a "La Tuerba", del célebre artista Joaquín Rubio Camín. El Premio Nacional de Pintura fallecido en 2007 fue uno de los primeros artistas que expusieron sus creaciones en este museo. Esta escultura, que es una alusión a la riega natural, procede de una donación que en 2020 hizo Elías García Benavides. "Los tres escultores, pertenecientes a dos generaciones diferenciadas, participan del común interés por la naturaleza y el medio ambiente", afirma Basagoiti.

Por otra parte, el concepto de microexposición "Sobre mesa" ha llegado para quedarse en el Evaristo Valle. Pablo Basagoiti explica que no será la última vez que lo usen: "Hemos colocado las tres piezas sobre una mesa grande en la que se presentarán futuras exposiciones de pequeño tamaño como esta".

Compartir el artículo

stats