Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calentamiento global

El Ártico se está calentando casi cuatro veces más rápido que el resto del mundo

Un nuevo estudio apunta a que la temperatura del Océano Ártico ha aumentado a un ritmo de 0,75 °C por década durante los útimos 40 años | Estos datos sitúan al Polo Norte como la zona más afectada del planeta por el calentamiento global

Panorámica de la localidad de Nuuk, Groenlandia. HADA AJOSENPÄÄ / INSTITUTO METEOROLÓGICO DE FINLANDIA

Mucho se ha hablado sobre cómo el calentamiento global ha elevado la temperatura media del planeta en tan solo un siglo. Los registros históricos muestran que el mundo en el que vivimos ahora es, de media, un grado más caliente que el mundo preindustrial. Pero este aumento de un grado de la temperatura global no se refleja de la misma manera en todos los rincones del planeta. El Polo Norte, por ejemplo, destaca desde ya como uno de los puntos rojos del calentamiento global. Según apunta un nuevo estudio publicado este jueves en la revista científica 'Communications Earth & Environment', la zona del Ártico se está calentando casi cuatro veces más rápido que el resto del mundo. Esto lo convierte en la zona más afectada del planeta por la subida de los termómetros.

Los registros históricos desvelan que entre 1979 y 2021, el Océano Ártico se calentó a un ritmo de 0,75 °C por década. Esto equivale a un aumento de las temperaturas casi cuatro veces más intenso que la media global. Incluso en esta región helada situada al norte del planeta se observan zonas más afectadas que otras por el aumento de las temperaturas. En la región euroasiática, cerca de los archipiélagos de Svalbard y Novaya Zemlya, se observa que los termómetros se han elevado hasta 1,25 grados por década durante los últimos cuarenta años. El equivalente a siete veces más que en la media global.

Pérdida de hielo marino

Según argumenta el equipo de investigadores que ha liderado este análisis, en un futuro el calentamiento del Ártico podría intensificarse aún más por la pérdida de hielo marino. En las últimas tres décadas, se estima que la capa de hielo marino que se extiende por el Polo Norte del planeta ha experimentado una disminución sin precedentes y se ha reducido a dos tercios de su volumen total. La pérdida de esta superficie helada, así como el deshielo de los glaciares, la nieve y el permafrost contribuye, a su vez, a acelerar el calentamiento en la región (un fenómeno conocido como "amplificación ártica").

En estos momentos, tal y como muestran los registros satelitales de las últimas cuatro décadas, el momento en que el Ártico más sufre su particular 'calor extremo' es durante el final del otoño y el principio del invierno. Es justo en este periodo cuando el hielo marino alcanza sus mínimos y esto, a su vez, provoca que el océano libere más calor a la atmósfera. Este mismo fenómeno también ocurre en verano, aunque en esa temporada no se observan tantas variaciones de temperatura. 

El calentamiento del Ártico es solo uno de los innumerables impactos de la crisis climática provocada por la huella humana en el planeta. Según constata el último informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) en la última década la extensión anual del hielo ártico alcanzó su nivel más bajo desde al menos 1850. Los niveles de hielo registrados a finales de verano eran menores que en cualquier otro momento de los últimos 1.000 años. También se estima que el retroceso de los glaciares, registrado en todo el mundo desde la década de 1950, no tiene precedentes en al menos los últimos 2.000 años

Compartir el artículo

stats