Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Docentes del Conservatorio exigen que no se pierdan las plazas de catedráticos

«Educación abarata siempre en las ramas artísticas», denuncian los afectados del centro Superior, que temen la pérdida de alumnos

El Conservatorio Superior de Música NACHO OREJAS

Al Conservatorio Superior de Música de Asturias le faltan catedráticos. Es la denuncia que están planteando varios profesores de música que, aseguran, cuentan con el respaldados de los sindicatos, y que están preocupados por la «irregular e ilegal asignación de plazas docentes en el Conservatorio Superior de Música de Asturias (CONSMUPA)». Reclaman que se están asignando las plazas vacantes directamente a personal contratado por función pública «que no opositó», sin seguir el procedimiento correcto. Y que la Consejería de Educación lo está permitiendo. 

Según recogen un Real Decreto del año 2009 y una Resolución del Principado de Asturias del año 2014, a los profesores de instrumento se les exige ser catedráticos para formar parte de la plantilla de los conservatorios, y para serlo es condición indispensable tener la titulación superior de la especialidad y titulación de máster. Incluso les respalda una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, del año 2019, reseñan.

Las últimas oposiciones que se convocaron en este ámbito fueron en el 2014, y de las 42 plazas de catedráticos solamente se cubrieron 15. Al no haber suficientes perfiles con la titulación máxima exigida, esas plazas restantes se deben cubrir siguiendo un orden, recurriendo a funcionarios en comisión de servicios y a funcionarios interinos. 

La problemática que se denuncia es que en lugar de ello se lleva a cabo esa contratación por función pública, recurriendo a profesores que no tienen la titulación superior de la especialidad. Esta situación lleva ocurriendo desde ese año 2014 en varios instrumentos (citan los de piano, trompeta, violín y trombón), pero «la más flagrante», sostienen, y que ha motivado que den a conocer la problemática, se dio en septiembre de 2021, cuando se jubiló el profesor de violonchelo y para sustituirle se contrató a una profesora, «virtuosa en el instrumento pero sin ninguna titulación» ni especial formación en el desempeño como docente. 

«Les interesa hacer el menor gasto posible, y contratando de esta forma sale mucho más barato que mediante el sistema de interinidad», sostiene uno de los denunciantes. También se pone el acento en que cuando un profesor se jubila o pasa a desempeñar un cargo como la Jefatura de Estudios y tiene menos horas docentes, «se cargan la plaza»: «Normalmente no se sustituyen, y es así como se van liquidando plazas, se reparten esas horas lectivas entre los profesores que hay, aumentando considerablemente la carga de trabajo», se queja. 

Además de reclamar sobre una situación que perjudica el aceso a unas plazas de los que sí tienen la titulación correcta, en su denuncia inciden en que ya está pasando factura en prestigio y «varios alumnos han pedido el traslado a otros conservatorios, por considerar que no están recibiendo la formación adecuada. Los alumnos son conscientes de lo que ocurre; hay que tener en cuenta que el nivel competitivo en el mundo de la música es muy alto porque las pruebas para entrar en las orquestas son muy duras». Al mismo problema atribuyen, también, el hecho de que los alumnos «directamente ya no vienen a hacer las pruebas de acceso». Según explica uno de los docentes afectados, normalmente solía haber 16 candidatos en las pruebas de acceso a violonchelo y este año solamente se presentaron dos. «Es una situación que pone en peligro la continuidad del centro», sostienen los denunciantes. 

«Desde Educación se recorta en las disciplinas artísticas sistemáticamente; somos la principal medida de ahorro, y si pueden invertir menos dinero en danza, música y teatro lo hacen. Y con este sistema de contratación es lo que se consigue», afirma uno de los profesores que reclaman de la Consejería que «al menos se nos escuche y se reúnan con nosotros», sobre todo antes de que comience la asignación de plazas para el próximo curso. 

El próximo día 19 saldrá la primera adjudicación y esperan «que no vuelva a pasar lo mismo, aunque seguro que vuelve a ocurrir si no se nos hace caso, porque es lo que sale más barato». 

Compartir el artículo

stats