Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia

Festa do Pulpo: O Carballiño saborea una tradición de 60 años de historia

Se recuperó el formato tradicional de la Festa do Pulpo tras dos años de COVID

Familias enteras acuden a la villa como tradición anual. I. Osorio

Agosto es sinónimo de fiesta en toda Galicia y, también, en la provincia de Ourense, donde la gastronomía ya es más que costumbre, es casi religión. Con esa idiosincrasia festiva que caracteriza al octavo mes del año, O Carballiño saboreó de nuevo su petisco más particular e inteligente, en un evento que suma 60 ediciones. La Festa do Pulpo de la villa carballiñesa recuperó el gusto tras dos años de restricciones y limitaciones por la pandemia, pero con los principios de prevención, cautela y seguridad como seña de identidad para la presente edición.

La festividad se volvió a celebrar en el recinto del parque municipal donde se configuró una capacidad máxima de 800 comensales (antes eran 1.200), que debían sacar una entrada previa para acceder al recinto. Medidas de protección y prevención ante un virus que todavía sigue vivo en la sociedad ourensana, pero con el júbilo de la última edición prepandemia.

Ese fue el escenario donde miles de personas se acercaron a degustar el típico plato de una villa que tiene en sus pulpeiras la esencia de la gastronomía carballiñesa. Precisamente, alrededor de una treintena de puestos, doce restaurantes y más casetas servían de menú para los comensales que se acercaban a la tradición carballiñesa.

Diferentes personalidades políticas, culturales, sociales, económicas y civiles de toda la comunidad gallega, como por ejemplo el Presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices; los conselleiros de Sanidad y Medio Rural de la Xunta, Julio Comesaña y José González, respectivamente, así como otros, se acercaron a una fiesta que está marcada en el calendario y está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional.

No solo de Galicia, sino que ayer durante el convite gastronómico también se escuchaban otros acentos de Europa y de latinoamérica, referencias que evidencian la internacionalización de la celebración desde el interior ourensano.

Para cerrar la jornada de la 60ª edición, el grupo Gin Toni´s puso la música y los acordes para terminar una edición especial y recuperar el contacto, las invitaciones, los abrazos y las sonrisas después de dos años de mascarillas y aislamientos.

Compartir el artículo

stats