Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El prestigioso ranking de universidades de Shanghái deja a Oviedo sin la remontada buscada, tras la caída del pasado año

La clasificación consolida a la asturiana entre las 701-800 instituciones mundiales: "Hay margen de mejora", dice el Rector

Universidad de Oviedo

El ránking de Shanghái, la clasificación de universidades que está considerada como la de más prestigio a nivel mundial aunque utiliza sobre todo medidores científicos, ha llevado a cabo su revisión anual. Y no ha servido para que la Universidad de Oviedo mejore nada la gran caída que sufrió el pasado año. La institución asturiana, que llegó a estar en los años 2019 y 2020 en el grupo de las 500 mejores universidades del mundo, bajó drásticamente en 2021 al grupo de las 701-800 y ahí sigue un año después.

Fijando la vista sólo en el territorio español, el ranking de Shanghái ha colocado a Oviedo en el grupo compartido de los puestos 22-30 de las mejores instituciones académicas del país (el pasado año ese grupo compartido en el que estaba Oviedo iba del 22-29), y su mejor posición la ocupó en el año 2019 estando entre las 8-13 universidades españolas más destacadas.

El rector de la Unviersidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, reconocía ayer que hay que "escuchar y analizar sus resultados de los rankings" pero "sin perder de vista que en ellos no se puntúa la docencia, uno de nuestros pilares fundamentales". Villaverde, que ya había indicado en el inicio de su mandato que le "ocupaba y preocupaba" esa clasificación porque es una medida indudable de reputación ante el mundo académico, añadía ayer que "tenemos margen para mejorar los resultados y potencial para escalar posiciones. Ya este año hemos estado trabajando en esta línea pero sabemos que muchas veces el efecto en los ranking de estos trabajos se reflejan en ejercicios posteriores. Tenemos que seguir en esa línea de esfuerzo e ilusión para empezar a recoger frutos". La lectura positiva también es posible, según el Rector: ya que "nos mantenemos en las mismas horquillas que el año pasado; entre las 30 mejores universidades de las más de 80 que hay en España y entre las 800 mejores de las casi 30.000 que hay en el mundo. Estamos, por tanto, por encima de la media del sistema universitario español y en la élite mundial".

Desde 2003, ARWU (Ranking Académico de Universidades del Mundo) presenta anualmente las mejores universidades basándose en un conjunto de indicadores que se consideran objetivos y con el contraste de datos de terceros. No suelen pedir ningún tipo de datos a las propias instituciones. De los seis indicadores objetivos que usan para la clasificación está el número de exalumnos y personal galardonado con premios Nobel y medallas Fields, el número de investigadores altamente citados seleccionados por Clarivate, el número de artículos publicados en revistas de Nature y Science, el número de artículos indexados en los mejores registros de citas y el rendimiento per cápita de una universidad.

En total son más de 2.500 las universidades clasificadas cada año y se publican las 1.000 mejores. Las primeras cien universidades tienen su número concreto en el listado y el resto se van agrupando por centenas en bloques. España tiene 40 instituciones académicas dentro del catálogo de las mil mejores del mundo, que es algo así como la mitad de las Universidades que hay en España.

En esta edición de 2022, la Universidad de Harvard encabeza la lista mundial de clasificación por vigésimo año; la de Stanford permanece en el segundo lugar y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) escala en esta edición a la tercera posición a costa de la Universidad de Cambridge, que cae al cuarto lugar. En Europa, la Universidad Paris-Saclay (16ª) se mantiene en la mejor posición, seguido por ETH Zurich (20º), mientras que en Asia la Universidad de Tokio (24) lidera esta "liga".

En la presente edición, España tiene cinco universidades entre las 200 mejores del mundo, una más de las que tenía en 2021, destacando un año más la Universidad de Barcelona al ser la única que logra situarse en la horquilla que va del puesto 151 al 200. Inmediatamente después, entre las posiciones 201 y 300 mejores campus del mundo, se encuentran la Universidad Autónoma de Barcelona, la Complutense de Madrid, la de Granada y la Valencia (que ya había estado en ese grupo, al que vuelve). Pero la gran mejoría, dentro de las universidades españolas, la tiene la Pablo de Olavide, de Sevilla, que pasó de estar en el grupo 801-900 a subir más de 200 puestos y quedar situada entre las 16-21 mejores de España (601-700 del mundo)

En el otro extremo, con caídas en su valoración académica en comparación con el ejercicio pasado, figuran la Politécnica de Valencia, la de Salamanca, la Politécnica de Madrid, la Rovira i Virgili y las universidades de las Islas Baleares y de Las Palmas de Gran Canaria. Como novedad en relación a 2021, en esta edición aparecen los campus de Cádiz (901-1000) y la Universidad Miguel Hernández de Elche (801-900).

Una de las tendencias más claras en el ránking es el progresivo descenso de las universidades europeas, que año tras año van abandonando los puestos de cabeza de esta clasificación. Entre otros motivos, los especialistas argumentan la fuerte penalización que el mecanismo de cálculo impone sobre las publicaciones de Ciencias Sociales o Humanidades, que tanta importancia tienen entre las universidades del "viejo continente".

Compartir el artículo

stats