Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un verano asturiano lleno de moras

Las lluvias de junio seguidas del sol y el intenso calor han favorecido las zarzas, que cubren de frutos los bardiales y han incentivado la recolección, típica en el estío regional

Moras en el monte Naranco de Oviedo. | Irma Collín

Las moras endulzan más que nunca este verano a los asturianos. A poco que uno se fije cuando sale de paseo por el campo y pasa junto a los bardiales que circundan caminos y prados, verá que estos ricos frutos silvestres, típicos de los meses estivales en el Principado, abundan en cantidad como no se veía desde hacía tiempo.

Esto ha hecho que muchos se animen a salir a recoger moras, una práctica tradicional entre las pandillas de niños y adolescentes en los pueblos para llenar las horas en las largas tardes de estío y que quizás había caído en desuso de unos años para acá. Pero todo lo contrario este verano, en el que es habitual encontrarse a mucha gente cogiendo un buen puñado de frutos, tanto para comer sobre la marcha como para hacer el clásico zumo de mora o, los que ya son cocinillas, una mermelada o una salsa.

Un turista francés recogiendo moras. | Irma Collín

Hay muchas y buenas moras, de un tamaño considerable y con un sabor muy dulce. Como todo lo que pasa en la Naturaleza, esto tiene parte de su explicación en el tiempo meteorológico. "El calor es bueno para que salgan", explica la ingeniera agrónoma Cristina Lebrato. "Sin ser especialista ni mucho menos en estos frutos, lo que es evidente es que a las zarzas les ha favorecido, primero, las lluvias de junio, que fue húmedo, y luego el mucho sol y calor que ha hecho, que ayuda a que se conserven".

El caso de las moras silvestres es similar al de frutos rojos como los arándanos, cuya cosecha es este verano de las mejores de los últimos años en Asturias gracias al calor que ha hecho desde junio para acá. Los productores asturianos calculaban a inicios del verano con tener una buena cosecha, tanto en cantidad como en calidad, algo que se está cumpliendo.

Martín Fernández come moras en Baldornón. | A. R.

Pese a que las moras se dan igual o mejor que el arándano, cultivo que ha prendido con fuerza en Asturias, estas no han logrado consolidarse como una oportunidad de negocio todavía. Tienen las moras numerosos beneficios para la salud y propiedades nutricionales. Según los expertos, cuentan en el Principado con unas condiciones muy favorables y su desarrollo como cultivo profesional se avala con estudios llevados a cabos en los últimos años por organismos como el Serida, destinado a la investigación y desarrollo agroalimentario. La abundancia de las silvestres es otra prueba de que en Asturias prenden bien.

Compartir el artículo

stats