Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el centro de un "punto violeta": la experiencia de una asturiana en el festival Regaeton Beach de Nigrán

Integrantes de la asociación Afammer Asturias pasaron el fin de semana en el macrofestival "dando seguridad a las mujeres"

Ambiente el pasado fin de semana en el Reggaeton Beach de Nigrán (Pontevedra). | FdV

"Los ‘puntos violeta’ siguen siendo vitales porque aún hay quien no tiene claro dónde están los límites del respeto hacia la mujer". Lo dice Montse Fernández, presidenta de Afammer Asturias, la Asociación de Familias y Mujeres del Mundo Rural, que este fin de semana, el más festivo en España, ha estado al frente del "punto violeta" de un festival multitudinario, el Reggaeton Beach celebrado en Nigrán, Pontevedra. El balance que hacen desde la organización es "en cierto modo grave". Les tocó atender desde un "pinchazo" a "cosas que no deberían suceder en pleno siglo XXI y que no son agradables ni de ver, ni de vivir en el caso de ser víctima. Aun así, los episodios que se dieron en el evento fueron en un porcentaje muy bajo, pero que no deja de ser indeseable", aclara Fernández.

Precisamente sobre los cada vez más habituales "pinchazos" Fernández asegura que "durante el evento de Nigrán tuvimos constancia de un caso. La chica acudió al ‘punto’ con la marca del ‘pinchazo’ y posteriormente la trasladaron a los servicios sanitarios y no supimos nada más". Sin embargo, desde la asociación aseguran que "aunque no te inoculen ninguna sustancia, solo el hecho de que te pinchen o de que exista esa posibilidad ya asusta a muchas mujeres y ya es una agresión. La víctima no sabe si la han intoxicado con algo o no y preocupa mucho. Algunas no querían ir a la zona donde había más gente por miedo a eso. Al final te están coartando la libertad".

Montse Fernández, presidenta de Afammer.

Afortunadamente, según cuentan desde Afammer, en otros eventos en los que han estado todo ha transcurrido con normalidad. "Lo de los pinchazos es algo reciente. El año pasado, por ejemplo, estuvimos en las fiestas de San Mateo en Oviedo y no hubo ningún problema. En este caso, en un festival con cerca de 50.000 personas, sí se pueden ver más a menudo todos los problemas a los que se enfrentan las mujeres y la falta de concienciación". Sobre esa falta de sensibilidad Montse Fernández observa que son "los más jóvenes" los que parecen tenerlo más asumido, sin embargo, "la gente de mediana edad es la que se lo toma todo más a cachondeo y la violencia de género hay que tomarla en serio, no es una broma".

El papel que juegan los "puntos violeta" en acontecimientos multitudinarios como festivales o conciertos es "determinante para que las mujeres se sientan seguras. Muchas chicas se acercaban para pedir información y decían que debería haber ‘puntos’ en más eventos del estilo, aunque es una lástima que tengamos que estar para que las mujeres se sientan protegidas", explica Fernández.

En cuanto a la franja de edad de las mujeres que se acercaban al "punto" eran, en su mayoría, de "entre 16 y 24 años y acudían sobre todo para saber qué hacer en caso de pinchazo o cómo denunciar si sufren violencia de género. Nuestra labor es que las mujeres sepan de qué herramientas disponen según la situación en la que se encuentren".

Con este objetivo, la asociación lleva colaborando desde el año pasado con distintos ayuntamientos porque, "a pesar de que Afammer desarrolle parte de su actividad con mujeres rurales, no nos limitamos a ese ámbito, procuramos estar presentes allí donde nos necesiten para aportar en materia de violencia de género dentro de nuestras posibilidades".

En medio de cualquier fiesta, los "puntos violeta" se presentan como un espacio de escucha y ayuda. "Llegaban chicas a darnos las gracias por estar ahí. Les transmitimos confianza y sobre todo no las juzgamos, por eso saben que pueden ir a nosotras a contarnos cualquier problema", afirma Fernández. Con una trayectoria de 40 años de apoyo a las mujeres, Afammer considera que el próximo reto es que "ojalá los ‘puntos violeta’ dejen de ser necesarios".

Compartir el artículo

stats