Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sánchez Lazo medita recurrir la falta leve de la Universidad vinculada al caso Otín: "Choca que cierre mi carrera así"

El Rector deberá responder a una propuesta de sanción de dos meses al profesor Novelli

Pedro Sánchez Lazo y Carlos López Otín.

El catedrático de Biología Molecular Pedro Sánchez Lazo medita recurrir la sanción mínima de apercibimiento que le ha impuesto la Universidad de Oviedo por mantener una conversación "intimidatoria" con una testigo del caso de acoso a Carlos López Otín. La institución académica dejó a principios de este año libre de culpa al ex candidato a Rector y a otro profesor denunciado, Antonello Novelli, de la acusación de "acoso personal y profesional" que había hecho el prestigioso bioquímico en 2021 y que desencadenó en una investigación interna. Sin embargo, en el caso de Sánchez Lazo, el instructor decidió abrirle un expediente por una conversación de naturaleza intimidatoria que mantuvo en octubre de 2021 con una subalterna que hizo de testigo de Otín por la campaña de desprestigio que sufrió. Según el denunciado, la resolución de ahora, consistente en una falta leve, "me da la razón de que este expediente estaba de más". Pero, lamenta, "no deja de ser chocante que toda mi historia académica se cierre con algo así". De ahí que esté entre sus opciones recurrir la resolución.

Con respecto al otro involucrado en el proceso, el profesor de Psicobiología, Antonello Novelli, todavía no hay una resolución firme, pero sí una propuesta del instructor al Rector consistente en dos meses de suspensión de empleo y sueldo, y contra la que todavía hay un plazo para que el acusado presente sus alegaciones finales. A Novelli se le abrió también un expediente relacionado con el caso Otín, tras descartarse su participación en la campaña mediática de ciberacoso contra Otín y en la infección del bioterio. Lo que se investiga ahora es un correo electrónico que Novelli mandó a 33 personas en contra del destacado científico y en el que acaba diciendo: "(...) ese hombre, seguramente muy inteligente, no me merece ningún respeto ni como profesional ni como persona".

El rector, Ignacio Villaverde, no quiso pronunciarse ayer al respecto, al tratarse de "un procedimiento administrativo –según dijo– que aún está pendiente". "Hay un periodo de recurso y, por lo tanto, hasta que no sea un acto firme no me voy a pronunciar", insistió. De lo que sí hablo fue del "trabajo y la figura de Carlos López Otín, que es uno de los científicos señeros de Asturias y de la universidad asturiana".

Compartir el artículo

stats