LABoral Centro de Arte ha dado a conocer el fallecimiento de quien fuera su directora, Karin Ohlenschläger, que estuvo al frente del centro gijonés hasta el pasado año. Alemana de nacimiento, nacida en 1959, fue una profesional de referencia en el contexto del nuevo arte en Europa y llegó a Asturias para hacerse cargo de la LABoral en 2016. "Su energía y pasión por cada proyecto en el que se involucraba es su mejor memoria", han recordado desde el centro cultural asturiano.

Ohlenschläger, nacida en Hannover, fue presidenta de la primera asociación interprofesional de arte contemporáneo en España y ejerció como crítica de arte especializada en nuevas tecnologías. Fue cofundadora del programa MediaLab Madrid en el Centro Cultural Conde Duque (2002) y codirectora hasta 2006. También dirigió, entre otros, el Festival Internacional de Arte, Ciencia y Tecnología, Cibervisión 02, en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid (2002), Cibervisión 99 en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (1999) y el Festival Internacional de Infoarquitectura, Ministerio de Fomento, Madrid (1997).

Ohlenschläger se consideraba una apasionada del arte al que llegó muy joven influenciada por un curso de cerámica que seria providencial en su vida. Se licenció en Historia del Arte y se especializó en los nuevos medios: cine, fotografía, vídeo... Tras unas vacaciones en España decidió asentarse en Madrid. Corría el año 1984 y en la capital montó la primera distribuidora de videoarte. Solo un año después participó con su proyecto en la Feria Arco y allí fue donde le contactó el director del Museo Español de Arte Contemporáneo y la invitó a introducir su especialidad en el museo. El siguiente paso fue al Museo Reina Sofía y desde entonces encadenó trabajos destacados como comisaria en exposiciones especializadas en arte contemporáneo, hasta que despegó con el proyecto de Medialab Madrid, en el Centro Cultural Conde Duque. De ahí llegó a Asturias, con el encargo de los responsables regionales de dirigir la Laboral Centro de Arte, un proyecto que consideró que estaba muy en su línea, al basar su interés en los nuevos formatos del arte del siglo XXI. De hecho, cuando llegó a la región ya conocía el proyecto de LABoral, ya que Ohlenschläger había comisariado en el año 2008 la muestra "Banquete_nodos y redes, Interacciones entre Arte, Ciencia, Tecnología y Sociedad en la Cultura Digital Española", una propuesta artística basada en redes.

Fue la quinta directora de LABoral tras Rosina Gómez-Baeza, Erich Berger, Benjamin Weil y Óscar Abril. Tras su marcha, agridulce al no acabar de conseguir que el proyecto de LABoral Centro de Arte dejara de ser cuestionado por muchos sectores, la sucedió Pablo DeSoto.